Baño de color: qué es, diferencias con el tinte y cómo aplicarlo

Conoce todos los detalles acerca de esta alternativa al tinte tradicional.
Baño de color

Actualmente, existen diversas opciones para darle color al cabello. Desde looks muy sutiles hasta los más arriesgados, en los centros de belleza o desde casa, se puede experimentar con colores y estilos diferentes.

Por ejemplo, el baño de color es una excelente alternativa al tradicional tinte. Esta técnica es ideal para quienes apenas están pensando en cambiar el color de su cabello pero aún tienen cierto temor al daño al cabello y al cambio definitivo. Aquí un resumen de qué es y sus ventajas.

Baño de color: las claves de esta técnica

Esta opción para darle color al cabello es ideal para cambios sutiles. Cuando el cabello es virgen, es decir, que no ha sufrido ningún proceso químico como tinte y decoloración, el temor por cambiar su color o tono se debe a que los productos suelen ser agresivos con el cabello.

Debido a esto, muchas mujeres se han inclinado por el baño de color. Esta técnica es más noble y tiene varias diferencias respecto al tinte. Por esta razón, traemos en este texto todo lo que hay que saber acerca del baño de color antes de aplicarlo.

¿Qué es el baño de color?

El baño de color es una técnica para realzar el tono del cabello. Se utiliza un producto especial de venta en el mercado que es diferente al tinte tradicional. Con este baño de color se da brillo al cabello y se potencia el color. Cuando el cabello no está previamente pintado con tinte, este baño de color le da un tono más claro o más oscuro, según se haya elegido.

No obstante, el baño de color también se utiliza sobre el cabello procesado con tinte. En estos casos sirve para darle intensidad al color o darle un realce cuando está comenzando a deslavarse el tinte. También se aplica sobre las mechas o listones, o para realzar el tono, intensificar el brillo y para aplicar color de forma semi temporal.

Este producto se puede adquirir fácilmente. Junto a los tintes y los productos de belleza y cuidado para el cabello, se encuentran sin problema los productos para el baño de color. No requiere de ningún otro producto extra, y su aplicación es sencilla. La duración es de 6 a 10 lavadas, por lo que se le considera un tinte semi-permanente.

Cabello mujer

Diferencias del baño de color con el tinte

Entre estas opciones para dar color, hay también similitudes. Ambos se aplican en un centro de belleza o en casa. Incluso siguiendo algunas pautas sencillas, se puede hacer por uno mismo. Y además, como ya se ha mencionado, se pueden comprar fácilmente y sin ninguna restricción. Por otro lado, entre el tinte y el baño de color, también existen grandes diferencias.

Aunque los dos productos sirven para modificar el color natural del cabello, sus usos, aplicaciones y resultados no son iguales. Ninguno es mejor o peor que el otro, pero hay que conocer las diferencias del baño de color con el tinte, y saber si es el ideal, o si obtendremos el resultado que buscamos.

1. No tiene amoníaco

La mayor diferencia entre el tinte y el baño de color es que este último no tiene amoníaco. Por esta razón también se le conoce como baño de color orgánico o tinte sin amoníaco. Debido a esta diferencia, al baño de color no se le considera un tinte como tal.

2. Daña menos el cabello

El baño de color no daña tanto el cabello como el tinte. El que no tenga amoníaco es la principal causa de que no lastime o reseque. Por esta razón es que es una opción ideal para el cabello virgen o para aquellas personas que quieren evitar un daño mayor en la cabellera.

3. No necesita decoloración

Debido a que no es un tinte, no necesita decoloración. Si bien se puede aplicar sobre cabello con proceso de decoloración, para obtener los resultados deseados, no se necesita de este paso. En realidad, el baño de color solo matiza o intensifica el color.

4. Desaparece con el lavado

Al baño de color se le considera un tinte semi-permanente, porque desaparece con el lavado. Tiene una duración de entre 6 y 10 lavadas. Después de esto no queda ningún residuo y el color natural o el color del tinte de base, vuelve a surgir.

5. No cubre las canas

A diferencia del tinte, el baño de color no cubre las canas. Este producto se utiliza para intensificar el tono de un tinte. Y en el caso del cabello virgen, le da brillo e intensidad y modifica un tono más claro o más oscuro, pero no cubre las canas.

Cómo aplicar el baño de color

Aplicar el baño de color es muy sencillo y se puede hacer en casa. Una de las ventajas de este producto es que no se requiere de herramientas especializadas o profesionales para su aplicación.

Si bien un especialista puede realizar el proceso del baño de color, los productos que se venden son suficientes para hacerlo uno mismo. Basta seguir unas sencillas instrucciones para que el resultado sea óptimo.

1. Tener los utensilios necesarios

Para aplicar el baño de color se necesita un recipiente y una brocha. El producto, normalmente trae, además de la crema de color, un revelador de color. La brocha y el recipiente de plástico no están incluidos. También será necesario tener guantes y una capa para cubrir la ropa.

2. Mezclar el producto

Hay que combinar el baño de color con el revelador. En el recipiente de plástico, hay que vaciar el tinte sin amoníaco y la crema reveladora en una proporción de uno a uno y medio. Hay que mezclar con algún utensilio de plástico hasta que sea homogénea.

3. Cuidados antes de aplicar

Antes de aplicar el producto hay que tomar ciertas precauciones. Lo mejor es usar guantes. También tener una capa que puede ser de plástico, esto es para cubrir la ropa para que no se manche. Se sugiere aplicar crema hidratante en todo el nacimiento del cabello.

4. Aplicar el tinte

Con ayuda de la brocha, hay que aplicar el tinte. Hay que esparcir la mezcla por todo el cabello. Tiene que quedar completamente cubierto. La recomendación es recogerlo todo en una pinza y dejar que el producto actúe alrededor de 30 minutos.

5. Enjuagar

Una vez que haya pasado el tiempo de actuación del baño de color, hay que retirar. Simplemente hay que enjuagar con abundante agua. Preferentemente, el agua debe estar fría o templada. Lo mejor es usar solo acondicionador y no champú.

Referencias bibliográficas

  • Sherrow, Victoria. (2001). For Appearance' Sake: The Historical Encyclopedia of Good Looks, Beauty, and Grooming. Greenwood.
Paz Beltrán

Paz Beltrán

Socióloga

Paz Beltrán nació en Sevilla en 1991. Estudió el Grado de Sociología en la Universidad Pablo de Olavide y desde entonces ha adquirido mucha experiencia en la redacción de textos por diferentes medios digitales españoles y franceses. Colabora en La Guía Femenina desde 2017 aportando su conocimiento en temas de sociedad, género y economía, principalmente.