8 errores al maquillar los ojos que debes evitar

1 year ago

Carlota Serrano

Estos son los fallos que debes evitar al maquillarte si quieres lucir una mirada increíble.

Algunos errores de maquillaje pueden estropear nuestra mirada
Algunos errores de maquillaje pueden estropear nuestra mirada Fuente: ©GTRESONLINE

Sea por las prisas o porque no nos hemos parado a preguntarnos cómo hacer una u otra cosa, seguro que quien más quien menos comete errores al maquillar los ojos.

¿Quieres comprobar si hay aspectos que puedas mejorar a la hora de realzar tu mirada? Pues revisa los siguientes puntos que te comentamos a continuación para descubrir si puedes mejorar alguna cosita a la hora de maquillarte los ojos.

Errores al maquillar los ojos que debes evitar

Repasa tus automatismos a la hora de maquillar tus ojos y comprueba si cometes fallos que arruinarían tu look:

1. Cejas muy perfiladas y de tono inadecuado

Unas cejas definidas son el marco perfecto para realzar la mirada. Sin embargo, cuando nos empeñamos en perfilarlas excesivamente mediante el uso de un lápiz o la aplicación de sombras mediante brocha y usando una plantilla corremos el riesgo de que queden excesivamente artificiales.

¡Ojo! Lo ideal es rellenar mediante el trazado de pelitos con ayuda de un lápiz que sea del mismo tono de nuestro color de cejas o como máximo un par de tonos más claro (para las más morenas) o más oscuro (para las más rubias). Imprescindible cepillarlas con un cepillito especial para cejas en el mismo sentido de crecimiento del pelo.

Otro de los errores al maquillar los ojos muy frecuente entre quienes se retocan las cejas es que comienzan a rellenarlas con bastante intensidad justo en el comienzo de la ceja, es decir, en el extremo que empieza sobre el lagrimal.

2. Eyeliner excesivamente grueso y largo

El sentido del eyeliner es realzar el ojo y potenciar la línea de las pestañas. Podemos delinear el ojo mediante sombra y un pincel perfilador, un lápiz o con un eyeliner líquido, pero dependiendo de lo que usemos obtendremos un efecto u otro.

En polvo queda más natural porque se funde con la sombra que apliquemos al ojo, el lápiz proporciona un trazo más grueso y en líquido podemos obtener mayor precisión.

El error al maquillar los ojos habitual en este caso es que, para nuestra forma concreta de ojos, quede demasiado grueso y largo el trazo, y es algo que suele pasar en aquellas que los tienen poco rasgados (es decir, más bien tirando a redondos).

Si es tu caso, vigila que no quede exagerada la curvatura de esta línea. Intenta usarla para almendrar un poco la forma de manera sutil. Recuerda el lema: menos es más.

3. Utilizar los aplicadores de los estuches de sombras como brocha

Olvídate de ellos si quieres maquillar bien tus ojos. Piensa que están hechos con una especie de esponja muy porosa que se cargará con demasiado pigmento y una vez en contacto con la piel el exceso será difícil de retirar.

Lo ideal es una brocha, porque lo que interesa es poder ir aplicando poco a poco la cantidad de sombra que necesite tu párpado y ser capaz de difuminarla bien.

4. Remarcar mucho las pestañas inferiores con sombra o eyeliner

¿Cuál es el problema? Simple, que retrocedemos todo lo que habíamos avanzado al sombrear el ojo. Porque al hacerlo reducimos visualmente la amplitud de la mirada o daremos sensación de ojos muy cansados.

En su lugar, es preferible aplicar un poco máscara de pestañas, pero de forma muy sutil y más bien hacia la zona del extremo exterior.

5. Poner el corrector de ojeras antes de maquillar los ojos

¡Error! Porque si lo hacemos en ese orden, cuando apliquemos las sombras y las difuminemos, caerán restos de polvo sobre la ojera, y cuando ésta lleva puesto el corrector, favorecerá que los pigmentos de color se adhieran en ese lugar.

Es preferible comenzar a maquillarse por la zona de los ojos y al terminarlos, limpiar la ojera con cuidado usando un poco de desmaquillante para ojos, y sólo entonces comenzar a maquillarla.

6. Usar sombras brillantes o nacaradas en ojos con arruguitas.

Si la delicada piel de tus párpados ha perdido jugosidad y presenta arruguitas finas, olvídate de escoger sombras con acabado brillante o satinado.

Y es que éste es uno de los errores al maquillar los ojos más recurrentes en el caso de las mujeres maduras, ya que el efecto del brillo remarca muchísimo los pliegues de la piel.

Si es tu caso, no te preocupes; hoy por hoy existe una amplia gama de tonalidades con acabados mate entre las que escoger tus favoritos y poder lucir unos ojos muy bonitos igualmente.

7. Sombras muy contrastadas y mal difuminadas

No integrar bien las sombras de ojos entre sí es algo que puede arruinar tu look y suele ser uno de los errores al maquillar los ojos más habituales entre nosotras.

Suele pasar que utilizamos un color excesivamente oscuro para cubrir el párpado móvil y lo hacemos llegar hasta casi el arco de la ceja donde se encuentra de golpe con el color claro que se pone para darle supuestamente un puntito de luz (al final queda como una banda clara).

Es preferible añadir el color de la sombra poco a poco con el pincel e ir difuminando y extendiendo los pigmentos para que se fundan con el tono de fondo de la piel y marcar un poco la banana (o cuenca del ojo) con un poco de sombra negra. Mejor eso que aglutinar demasiado color que nos haga parecer un panda. Respecto a la ceja, sólo un puntito de luz bajo su arco.

8. Aplicar más de dos capas de máscara de pestañas y no cepillarlas bien

Para conseguir el acabado perfecto del sombreado de ojos, si con las sombras hemos conseguido dar amplitud a la mirada, el rímel terminará de darle profundidad junto al efecto de la banana creado antes.

Pero aquí es donde suelen cometerse uno de los errores de maquillaje de ojos más frecuentes: aplicar tanta máscara de pestañas que queden aglutinadas en pequeños manojitos al pegarse entre sí y encima con grumos por estar en exceso.

Lo ideal es rizarlas previamente mediante la presión del rizador, y justo después, aplicar la máscara desde la base, subiendo por la pestaña hasta el extremo y haciendo movimientos suaves en zigzag, enfatizando sobre las del extremo.

Después, cepillarlas con un pequeño cepillo (sin máscara) para eliminar los grumos, separarlas y alargarlas. Para las inferiores, sólo dar un toquecito y más bien desde las del centro hacia las del exterior.

Esperamos que al leer este artículo hayas podido aprender algo más sobre los errores al maquillar los ojos que todas algunas veces cometemos. Y si no, ¡felicidades! porque seguro que luces ya una mirada de lo más arrebatadora.

Carlota Serrano