Cómo limpiar las brochas de maquillaje (paso a paso en 4 puntos)

4 months ago

Amanda Coeting

Saber limpiar las brochas de maquillaje de forma correcta es básico para mantenerlas cuidadas, pues sino podrían afectar la piel o estropear nuestro maquillaje.

Tener una rutina de limpieza para nuestras brochas también es necesario.
Tener una rutina de limpieza para nuestras brochas también es necesario. Fuente: Unsplash

De nada sirve que tu maquillaje sea el más caro y el más eficaz si no mantienes las brochas con la que lo aplicas bien limpias y cuidadas. Sabemos que es una tarea pesada y que muchas veces, al maquillarnos con prisa antes de salir a la calle, podemos dejarlas sin limpiar y de cualquier manera en nuestro neceser.

Y aunque las cuides habitualmente, ¿sabes cómo limpiar las brochas de maquillaje de forma correcta? Para que no tengas ninguna duda y puedas tener tus brochas y pinceles bien cuidados, te enseñamos cómo limpiar las brochas de maquillaje paso a paso en 4 consejos.

Cómo limpiar las brochas de maquillaje paso a paso

Mantener las brochas limpias es necesario para el mantenimiento de tu piel, puesto que unas brochas sucias no solo pueden estropear nuestro maquillaje, sino que además pueden llegar a causar irritaciones, infecciones o acné en la piel de nuestro rostro.

Toma nota de esta rutina para limpiar las brochas de maquillaje correctamente que te enumeramos a continuación, que además de limpias las mantendrá duraderas.

1. Reserva un día para la limpieza

Primero de todo, debes saber que las brochas deben lavarse cada tanto para que no acumulen suciedad o restos de pigmentos que pueden estropear tu maquillaje. El tiempo depende de la frecuencia con la que las utilices, pero si eres de maquillarte a diario se recomienda lavarlas una vez a la semana.

Así que escoge un día a la semana para que ese sea el día de limpiar las brochas, para poder dejarlas listas y preparadas el resto de la semana. Ten en cuenta que muchas las tendrás que dejar secando durante unas horas o un día, así que no olvides escoger un momento en el que no tengas que maquillarte luego y las puedas dejar reposando.

2. Productos para limpiar las brochas

¿Y qué productos son mejores para lavar tus brochas? Para aquellas brochas que contienen cerdas de fibra natural lo más recomendable es utilizar un champú suave, especialmente uno con pH neutro o un champú para niños. Lo mejor es usar agua tibia y lavar suavemente.

En el caso de las fibras sintéticas puedes utilizar en cambio un lavavajillas líquido o jabón, pero asegúrate de aclararlo bien al finalizar. En este caso la limpieza puede ser más intensa y con agua más caliente, para que los restos de la brocha salgan mejor.

3. Cómo lavar la brocha

Para limpiar las brochas, coloca unas gotas del producto sobre tu mano y aplícalo sobre las cerdas del pincel, frotando y masajeando con movimientos suaves para retirar el producto. Se recomienda hacerlo sobre la palma de la mano.

Al limpiar la brocha es importante también seguir la dirección de las cerdas o fibras, y lavarlas desde la base del pincel hasta la punta. Si las lavas con otros movimientos bruscos o en sentido contrario las podrías estar doblando y estropeando. Hazlo siempre con cuidado y evitando presionar mucho la brocha, pues también podrían desprenderse las fibras.

Una vez hayas limpiado bien la brocha, aclara con agua tibia y vuelve a repetir el proceso hasta que el pincel esté totalmente limpio. Es importante aclarar bien la brocha y retirar todos los restos de producto, pues esto podría apelmazar o endurecer las cerdas de la brocha y reducir su eficacia a la hora de maquillar.

Para limpiar las brochas correctamente tampoco olvides lavarlas con las cerdas del pincel hacia abajo y el mango hacia arriba. Esto evita que la empuñadura no se moje y se pudra, si ésta es de madera, ni que entre agua en el interior del pincel, ya que podría acumularse la humedad y acabar estropeando la brocha. Lo mismo ocurre con la parte metálica que une el mango y la brocha, pues el exceso de humedad puede provocar que el pegamento se desprenda y se caiga la brocha.

4. Secar bien

Después de lavar bien las brochas, debemos secar bien los pinceles, pues es de las partes más importantes del proceso, ya que un mal secado podría afectar el resultado de la brocha o estropearla.

Primero debes quitarles la humedad envolviéndolas con una toalla o con papel de cocina absorbente. Hazlo con mucho cuidado, con movimientos suaves y sin presionar mucho. Y no olvides mantener siempre el pincel boca abajo, ya que mientras lo secamos también podría entrar agua en el interior del mango.

Luego debes colocar los pinceles en posición horizontal sobre una superficie, procurando que la brocha o las cerdas no estén en contacto con nada, pues se podrían deformar o tardar más en secarse. Para ello lo mejor es dejarlas junto al borde de una mesa o encimera, con la punta del pincel hacia fuera.

Según el tipo de brocha que estemos limpiando, puede tardar unas horas o días en secarse, por lo que debes tener eso en cuenta para un secado eficaz. Existen formas de acelerar el secado, con la ayuda de aparatos eléctricos específicos.

Amanda Coeting