Manicura francesa: ¿en qué consiste y cómo realizarla?

Explicamos todo lo que debes conocer sobre esta forma de lucir las uñas.
Manicura francesa

¿Conoces la manicura francesa? Se trata de un tipo de manicura muy elegante. Esta manicura, como su nombre indica, nació en los años 70 en Francia; más concretamente, en París.

Su creador fue Jeff Pink, empresario fundador de la empresa ORLY (1975), quien nombró a su creación “Manicura Francesa”. En este artículo te contamos todos los detalles de este tipo de manicura: origen, pasos para realizarla, consejos, curiosidades, etc.

El origen de la manicura francesa

La empresa ORLY de Jeff Pink se dedicó a productos para el cuidado de las uñas para el aumento de la durabilidad de los esmaltes, adherencia, resistencia al desgaste, brillo y reducción del tiempo de secado.

Este tipo de manicura tuvo gran tendencia inicialmente en las pasarelas de moda. Así, Jeff Pink ideó este tipo de manicura para complementar el vestuario de las estrellas de Hollywood, por ser un tipo de look natural pero a la vez elegante.

Un poco de historia...

Como ya hemos comentado, la época dorada de la manicura francesa fue durante los años 70. Previamente, en la década de los 60, las grandes estrellas de cine o televisión lucían uñas largas, con forma ovalada y un poco de brillo. Llevar las uñas cortas se asociaba más a gente corriente o de otros grupos sociales.

En la década de los 70, la forma cuadrada en las uñas era la más popular. A partir de entonces empezaron a hacerse conocidas las técnicas de construcción, que implicaban alargarse las uñas de forma artificial, haciéndolas más resistentes y mostrando diversos diseños. Este movimiento se conoció como el “nail art”.

Manicura francesa: ¿en qué consiste?

La manicura francesa se caracteriza básica y tradicionalmente por dos colores: por un lado, el color natural rosa (algunas veces incoloro) de base de la uñas y las puntas de color blanco. De esta forma, da un acabado muy natural.

Generalmente se aplica una tercera capa de color transparente para dar brillo y hacer que el esmalte permanezca más tiempo.

Pasos para hacerse la manicura francesa

Aquí os dejamos una lista de 10 pasos desglosados y detallados para lucir una manicura francesa perfecta.

1. Dar forma a las uñas

Primeramente es importante dar forma a las uñas con una lima. De forma tradicional, la manicura francesa siempre se ha llevado con las uñas en forma de cuadrado, aunque la forma redondeada, o en punta también se estila mucho con la manicura francesa.

2. Pulir y limar las uñas

El siguiente paso importante en la manicura francesa es el pulir las uñas, así como limarlas para que acaben de tener la forma que desees. Hay productos que se aplican posteriormente al paso de limar las uñas, para darles un toque de brillo.

3. Proteger las uñas

Antes de aplicar la primera capa de color, es importante aplicar una capa finita de base protectora o brillo. De esta forma se evita que les uñas acaben volviéndose de un color amarillento, y además alargan el tiempo de duración del esmalte.

4. Desplazar e hidratar las cutículas

Es importante tener en cuenta que las cutículas no deben cortarse, ya que constituyen la raíz de las uñas y por tanto, a partir de ellas crecen.

Por lo tanto, para que queden mejor a nivel estético, existen unos palillos (palillos de naranjo se llaman) que lo que hacen es tirar hacia atrás las cutículas. Posteriormente es buena idea hidratarlas con algún producto específico, para asegurar que no se sequen y crezcan fuertes.

5. Aplicar la base

La base se utiliza como paso previo al color, y su función es endurecer la uña. Paso especialmente útil en personas con uñas frágiles y débiles con tendencia a que se partan con facilidad.

6. Usar el esmalte de base: rosa o rosa pálido

Este es el primer paso básico de la manicura francesa; escoger el color de la uña. Hay quienes se decantan por colores más parecidos al color natural de la propia uña.

Estos colores dan un efecto de ‘uñas desnudas’. Este tipo de manicura imita los tonos reales y los resalta.

Otra opción son los colores rosa pálidos. Este tipo de tonalidad es la estrella de la manicura francesa, ya que es mucho más visible y contrasta más con el color de las manos. Como colorea más que los colores más claritos o transparentes, es importante aplicar el color de forma precisa: aplicando una gota en el centro de la uña y esparciéndola hacia los lados.

7. Usar el esmalte blanco en las puntas

Este es otro de los puntos más representativos de la manicura francesa. Se usan esmaltes con el pincel muy fino, con tal de tener facilidad al realizar la línea blanca de las puntas de las uñas.

Hay varias maneras de aplicarla: o a pulso, a utilizar guías, rotuladores… Lo ideal es que vayas probando varias opciones hasta dar con la que mejor te quede

8. Aplicar la tercera capa

Este paso es muy opcional. Sencillamente consiste en aplicar una capa transparente fijadora para favorecer que la manicura francesa dure más.

9. Brillo

Para proteger el acabado y hacerlo más profesional, es buena idea aplicar una última capa para que dé brillo a tus uñas. Es importante aplicar esta última capa cuando las capas anteriores estén bien secas.

10. Dejar secar y hidratar manos

Finalmente, se deja secar y se hidratan las manos para dar un acabado de manicura francesa perfecto.

Versión reversible

Una tendencia que se ha puesto de moda, (sobre todo en verano) en cuanto a la manicura francesa, es llevarla en sentido inverso. Es decir, con la línea blanca en la parte inferior de la uña, y el color rosado en el resto de la uña.

Esta es una buena manera de conservar más tiempo la manicura francesa, ya que el sol, el agua o la arena (que nos acompañan siempre durante el verano) suelen estropear muy rápido el acabado clásico. Además, es tendencia cambiar el color blanco de las puntas por colores más vivos como el rojo, el azul....

¿Con qué manicura quedarse?

Como has visto, ideas para hacerte la manicura no te van a faltar, pues la era de la manicura está en alza; ¿te has fijado que hay negocios dedicados al servicio de manicura en todas partes? Desde precios económicos a precios un poco más elevados, con instalaciones y productos más sofisticados.

Así que si prefieres innovar, con la gran multitud de colores, formas, tipos, diseños y estampados, tienes muchas opciones para escoger. Desde diseños naturales hasta extremos. Según tu personalidad, estilo o época, seguro que sabrás con cual quedarte. ¡De uñas no hay nada escrito!

Aunque claro que si prefieres decantarte por el estilo tradicional pero a la vez elegante de la manicura francesa, que sepas que ésta no ha perdido seguidores y sigue siendo tan popular como lo era en la década de los 70.

Laura Ruiz Mitjana (Barcelona, 1993) es graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Se especializó en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil y es redactora de contenidos de psicología y neurociencias en portales como MedSalud y Psicología y Mente.