Microblading: la técnica de pigmentación de cejas más natural

3 months ago

Ingrid Dalmau

Te contamos todo sobre el microblading, la técnica de pigmentación de cejas que muchas prefieren a la micropigmentación, por su acabado natural y preciso.

El microblading permite perfilar y rellenar las cejas con un acabado natural.
El microblading permite perfilar y rellenar las cejas con un acabado natural. Fuente: Pixabay

¿Quieres unas cejas siempre perfectas sin necesidad de tatuarte? Existe una técnica para lograr rellenar tus cejas de forma semipermanente y con un acabado muy natural: el microblading.

Esta técnica de pigmentación de cejas se aplica pelo por pelo y es muy poco agresiva con tu piel. Te contamos todo sobre el microblading, cuanto dura y sus beneficios frente a otras técnicas como la micropigmentación.

¿Qué es y cuánto dura el microblading?

El microblading es una técnica de pigmentación semipermanente, que permite lograr unas cejas pobladas y perfiladas, de acabado natural y con una larga duración. Se utiliza sobre todo para dar forma y rellenar las cejas, pero también existe el microblading de labios o incluso para fijar el eyeliner.

Esta técnica de pigmentación permite rellenar las cejas menos pobladas o carentes de pelo de forma semipermanente, con un resultado similar a los métodos con tatuaje pero mucho menos agresivo. El microblading se realiza pelo a pelo y el resultado es mucho más natural y preciso.

¿Cuánto dura el microblading? Su duración depende mucho del tipo de piel y de los cuidados, pero este tipo de pigmentación puede llegar a durar entre 1 y 2 años. Es ideal para aquellas personas que se maquillan las cejas a diario, pero que no quieren arriesgarse con tatuajes permanentes.

Microblading o micropigmentación, ¿Qué es mejor?

Aunque son técnicas similares y se suelen confundir, existen muchas diferencias entre el microblading y la micropigmentación o los tatuajes.

La técnica de micropigmentación se consigue mediante un dermógrafo, un aparato eléctrico que realiza la pigmentación de los pelos. En cambio con el microblading se realiza el trazo de forma manual y pelo a pelo, mediante una pluma compuesta de agujas mucho más finas.

Al trabajar pelo por pelo de la ceja, la técnica del microblading tiene un resultado más natural y preciso. En cambio en el caso de la micropigmentación o los tatuajes, el acabado es uniforme, dejando un aspecto más artificial.

La única desventaja del microblading frente a la micropigmentación es la duración, puesto que la pigmentación mediante el microblading es más superficial y tan solo dura de 1 a 2 años. En cambio con la técnica de micropigmentación el resultado puede aguantar hasta 5 años con los cuidados adecuados. En el caso de los tatuajes la pigmentación es permanente.

El antes y después de utilizar la técnica microblading para cejas.
El antes y después de utilizar la técnica microblading para cejas. Fuente: Commons

Cómo se realiza esta técnica de pigmentación

Lo primero que debes tener en cuenta si quieres un buen resultado de microblading es asegurarte de acudir a un buen profesional, que utilice las herramientas adecuadas y material homologado.

Para realizar el microblading primero se debe definir un diseño de la ceja que se adecúe a tus necesidades y a tu rostro, para que el resultado sea natural. El profesional realizará una prueba a làpiz para que puedas ver cómo quedará. También es importante escoger bien el color del pigmento, para que las cejas tengan un tono natural y acorde con tu vello.

Antes de iniciar el tratamiento se aplica una crema anestésica, que permitirá que las pequeñas incisiones de la aguja se sientan tan solo como pequeñas molestias.

Una vez haya actuado la anestesia, el profesional empieza a dibujar y rellenar la ceja mediante una pluma, que va realizando pequeños cortes en la epidermis pelo a pelo. Posteriormente se irá cubriendo la ceja con el pigmento para que sea absorbido. Para finalizar, se limpia bien la zona y se aplica una silicona protectora en la ceja.

En total una sesión de microblading suele durar unas 2 horas, pero para completar el tratamiento se recomienda volver pasadas unas 4 o 5 semanas para retocar la ceja y rellenar los huecos que hayan podido quedar sin pigmentar. Sin embargo, lo que determinará un buen resultado y una mayor durabilidad son los cuidados posteriores para una buena cicatrización, que el experto deberá indicarte.

Cuidados después del microblading

Si bien los resultados del microblading son inmediatos, es importante seguir una serie de cuidados posteriores para un buen proceso de curación de las cejas, especialmente durante los primeros días. Debes saber que al principio se verán con un color muy intenso, pero este se irá suavizando con el paso de los días.

También debes tener en cuenta que durante el proceso de curación, las cejas empezarán a descamarse y a presentar pieles secas. Esto es completamente natural y forma parte del proceso. Una vez caigan, el color se verá muy suavizado y todavía tendrán que pasar unos días más hasta que aparezca el tono final y definitivo.

En cuanto a los cuidados para la curación, es básico seguir las indicaciones del profesional y aplicar una crema tras el tratamiento. Durante los dos días posteriores evita tocar la zona o el contacto directo con agua. Para la ducha puedes proteger tus cejas con una crema. Es importante mantener la zona siempre bien seca.

Procura evitar también actividades que puedan hacerte sudar, como practicar deportes o tomar el sol; o que bien puedan suponer un contacto inadecuado con las cejas, como conducir vehículos al aire libre, como bicicletas o motos.

Evita también utilizar cremas o tratamientos faciales que puedan ser agresivos con la piel, o aquellos que incluyan ácido glicólico. Procura proteger la zona del sol, incluso una vez se haya curado, pues los rayos UVA pueden reducir o alterar el color.

Contraindicaciones

Se trata de un método seguro y poco agresivo, pero no todo el mundo puede beneficiarse de él, pues existen una serie de contraindicaciones. Por ello es importante que consultes con el profesional qué personas no pueden utilizar el microblading y que se realice un test previo para descartar posibles alergias a la pigmentación.

No pueden recibir el microblading las personas con diabetes, problemas de circulación, hepatitis, enfermedades como el VIH, hemofilia, enfermedades de la piel como la dermatitis seborreica o aquellas que tengan facilidad para presentar queloides. Está contraindicado para las mujeres embarazadas, y debes saber que a las mujeres en periodo de lactancia no se les puede aplicar la crema anestésica.

También se recomienda no utilizarlo si has recibido tratamientos depilatorios químicos o peelings, o si presentas alteraciones en las cejas, como pueden ser verrugas o cicatrices.

Ingrid Dalmau