Multimasking: ¿Qué es y cómo lo hago?

1 year ago

Rosa Bengall

Descubre esta tendencia en cuidado del rostro y la mejor forma de hacerlo para lucir una piel perfecta,

El multimasking nos permite trabajar individualmente diferentes zonas del rostro.
Personaliza el cuidado de tu rostro con diferentes máscaras. Fuente: POPSUGAR photography / Benjamin Stone

Contouring, baking, strobing… y más recientemente el multimasking. En los últimos años las tendencias en belleza no cesan de presentarnos conceptos nuevos que primero incorporamos a nuestro vocabulario coloquial y después a nuestra piel.

Y es que no sabemos resistirnos a probar cualquier cosa (lo que sea) si lo que nos prometen es realzar nuestra belleza natural y además entretenernos con el proceso.

¿Qué es el multimasking?

Esta técnica cosmética consiste en sustituir la aplicación de una única mascarilla facial por una combinación de varias de ellas que se aplicarán en las diferentes regiones de la cara.

Con el multimasking nos olvidamos de dar un tratamiento generalizado a toda la piel del cutis, primando el hecho de tratar de forma específica cada zona según las necesidades que presente su piel.

A la hora de aplicar un producto observaremos el estado de cada lugar y seleccionaremos uno u otro producto en función de lo que deseemos conseguir: Desintoxicar, reafirmar, limpieza profunda…

Diferentes tipos

Además de entender la técnica del multimasking como la forma combinada y simultánea de los distintos tipos de mascarilla, también hay quienes se refieren a ella como el tratamiento de belleza en el que se realizan diferentes aplicaciones de productos específicos, en distintas fases (retirando la anterior antes de aplicar la siguiente), pero de extendiéndolos de forma generalizada por toda la cara.

Realmente esta opción de multimasking no sería la más optimizada, ya que no sólo estamos tratando zonas de una forma que realmente no necesitan, sino que además por ese motivo estaremos desperdiciando parte importante de los productos.

¿Cómo hacerlo?

Es una realidad que, aunque el concepto de multimasking se ha ido generalizando, cada marca de cosméticos (Loreal, Boscia, MaryKay…) ha ido creando su propia línea de productos específica para cada tipo de piel, variando en función de su estado y de lo que se desea obtener, además de influir también la zona del cutis sobre la que se actúa.

Es decir, los pasos para llevar a cabo esta técnica vendrán en gran medida determinados por el propio fabricante de las mascarillas, aunque nuestra capacidad de detectar los diferentes tipos y necesidades de nuestra piel influirá en nuestra elección de los productos a utilizar y la forma de aplicarlos cada uno de ellos.

1. Zonas más grasas de nuestro cutis

Parte inferior de la frente, nariz y barbilla. Es decir, para la zona T. Suelen ser las más propensas a ensuciarse al tener mayor tendencia a generar grasa. Los poros están más dilatados y pueden obstruirse más en esa zona. Las mascarillas de multimasking purificadoras o de limpieza profunda son una gran ayuda para estos casos.

2. Zonas que sean más secas

Mejillas, parte superior de la frente, alrededor del contorno de los ojos. Lo ideal es aplicar una hidratación más intensiva y con acción nutritiva para estas áreas y recurrir a los tratamientos que se usan en multimasking para renovar las células de la piel donde la sequedad fomenta especialmente la descamación.

La vitamina C puede ser un gran inyector de vida para las pieles más apagadas debido a la sequedad.

3. Piel sensible

Las zonas más delicadas son el contorno de los ojos y los labios. Para ellos se puede aplicar algún tipo de tratamiento reparador si están algo dañados o revitalizante si lo que necesitas es un poco de frescor en la mirada y o quieres una apariencia más pulposa para la boca.

4. Necesidades específicas de nuestro rostro

Nos referimos a aquellas que presentan ciertas imperfecciones más pronunciadas que requieran una actuación más intensiva; gracias al multimasking podremos intercalar un tratamiento específico para el problema en esas regiones o puntos concretos del rostro. Por ejemplo, donde las arrugas de expresión sea muy marcadas, como en las líneas de marioneta, o donde haya manchas solares que deseemos aclarar.

Consejos para hacerlo perfecto

Te damos algunas pequeñas pautas para que puedas aplicar con acierto y sacarle más partido a las mascarillas de tu tratamiento multi máscara.

1. Capas gruesas

Crea capas gruesas y homogéneas de la crema escogida en cada caso cuando la apliques sobre la zona que desees tratar.

2. Duración

Procura tenerlas puestas como mínimo media hora, o bien hasta que estén completamente secas. La excepción es cuando el propio fabricante te indica una pauta concreta de tiempo; en ese caso sigue sus recomendaciones.

3. Retirar

Si al secarse forman las típicas máscaras que se pueden retirar tirando de ellas, hazlo cuidadosamente desde los bordes hacia abajo, y no te preocupes si quedan restos ya que puedes terminar de quitarlos con agua tibia.

4. Ojo con algunas zonas

Ten especial cuidado de que no entre en contacto con ojos, cejas, nacimiento del pelo y los labios, salvo que hayas aplicado un tratamiento específico de multimasking para estos últimos.

5. Constancia

Y para terminar, mantén tu rutina semanalmente, ya que la constancia es la base para obtener los resultados que esperas.

Si te apetece, prueba a compartir ese momento con tu pareja o tus amigas, aunque cada cual tendrá unas necesidades diferentes según su tipo de piel. Pero si el multimasking ofrece una gran ventaja, es que es adaptable y totalmente personalizable para cada uno.

Rosa Bengall