Intercambio de parejas: beneficios y desventajas del swinging

5 months ago

Paz Beltrán

El intercambio de parejas o swinging es cada vez más popular entre muchas parejas abiertas.

La práctica del swinging se ha extendido en los últimos años.
La práctica del swinging se ha extendido en los últimos años. Fuente: Unsplash

¿Te atreverías a formar parte de un intercambio de parejas? Para muchos es una decisión controversial nada agradable, pero para otros es más bien un poco de diversión para salir de la rutina en la cama a través del swinging.

Lo cierto es que el intercambio de parejas ya no es más un tabú que tiene que esconderse en lugares clandestinos. De hecho, cada vez más parejas optan abiertamente por este tipo de relación abierta en la que, a la hora del sexo, no necesariamente deben ser los mismos siempre.

De qué se trata el intercambio de parejas o swinging

Su mismo nombre nos lo indica, el intercambio de parejas es un estilo de vida sexual por el que optan las parejas que tienen relaciones abiertas, en donde valga la redundancia, intercambiamos a nuestra pareja en una noche determinada para tener sexo o actividades relacionadas con el sexo.

Pero tampoco es tan sencillo como simplemente elegir a una pareja al azar y pedirles que intercambien por una noche. Las parejas swinger (como se les llama a quienes hacen intercambio de parejas) tienen un protocolo, en el que se incluye la visita al club o fiesta swinger, el intercambio con la gente del lugar y se siguen las reglas de la pareja.

Los clubs o fiestas swinger de las que has escuchado hablar existen, y son lugares que buscan dar un escenario y un entorno para este tipo de encuentros, que empiezan y terminan allí durante la misma noche.

Hoy en día ya hay más de 600 lugares de estos en Europa y la práctica del intercambio de parejas está ahora pasando a otro tipo de escenarios, como webs especializadas y redes sociales. Pero para que lo entendamos mejor, seguiremos con el ejemplo del club swinger.

Cómo funciona este tipo de relación

Cada pareja que se decide por ser swinger llega hasta donde ellos quieran, y esto incluye desde la seducción hasta el sexo en sí. En todo caso, algo que sí podríamos decir en general en los swingers es que, cuando llegan al bar, les encanta y les excita ver cómo las otras parejas miran a la suya, la desean, y cómo la sensualidad atrapa a su pareja. Es el paso número uno de un intercambio de parejas, y hay quienes solamente llegan a este punto, observar cómo su pareja es el centro del deseo para otras.

Después hay otras cosas que se pueden hacer en una fiesta swinger: El soft swinger o intercambio suave, permite que haya besos, caricias y en algunos casos sexo oral con la otra persona, pero no se llega a la penetración; full swap o intercambio completo, que es cuando realmente una pareja intercambia con otra; y luego están las personas que prefieren observar mientras su pareja tiene sexo o simplemente observar cómo otras parejas tienen sexo.

Características para ser swinger

En todo caso y lo más importante para poder hacer un intercambio de parejas es respetar el acuerdo que hayas hecho con tu pareja. Se puede llegar hasta el punto que quieran en el swinging, pero respetar y estar de acuerdo en lo que hacen es fundamental.

Es por esto que tener una relación abierta no es tan sencillo como muchos creen, pues se necesita tener un alto grado de madurez emocional, responsabilidad y respeto entre la pareja para no afectar la relación. Y es que cómo no, ya entrados en el calor de la pasión y con el instinto animal a flor de piel las cosas se podrían salir de control si no eres lo suficientemente responsable.

Las leyes irrompibles del intercambio de parejas son: nunca romper las reglas que se han pactado con la pareja, pensar siempre en que el otro esté bien, nunca llevar lo que pase en la noche swinger a otro terreno, no olvidarte del placer del otro y no olvidarte de que el disfrute es para los dos, así que nada de hacerlo sin tu pareja.

Beneficios del intercambio de parejas

Como en todo en esta vida, el intercambio de parejas tiene puntos negativos y puntos positivos, según la perspectiva con la que se le mire.

Muchas parejas que lo han probado y han salido victoriosos del intento, a través de las fiestas swinger han podido romper con la monotonía y la rutina que después de muchos años juntos llega hasta a la cama, incluso si la aproximación al intercambio es solo observar o ser observados. El hecho de participar en esto permite que se erotizen nuevamente y se vuelva a despertar el deseo.

Al mismo tiempo, se abre un escenario de mayor libertad y transparencia entre las parejas, pues al ser tan importante la comunicación en ellos para acercarse al intercambio de parejas, pueden hablar tranquilamente de sus fantasías. Esta misma libertad y mejor comunicación se traslada a otros escenarios de la vida en pareja.

Desventajas del intercambio de parejas

Pero existe también la otra cara de la moneda, en la que el intercambio de parejas se ha convertido en la fuente de los problemas a causa de los celos y la desconfianza, llegando incluso a romper relaciones. Es por esto que hay tanto énfasis en la responsabilidad con la pareja, la comunicación clara y la madurez emocional para poder vivir este estilo de vida sin que afecte el vínculo afectivo de la pareja.

Cuando las parejas no están bien consolidadas, con un vínculo fuerte y una excelente comunicación, es posible que las inseguridades, miedos y celos aparezcan después de un encuentro swinger.

En todo caso, estamos en un momento de apertura en la que la diversidad es más que bienvenida en nuestra sociedad, aunque todavía nos cueste romper con ciertos juicios e ideas que nos han acompañado durante siglos, como la relación entre la monogamia y el amor. Lo cierto es que el intercambio de parejas es una realidad que le ha funcionado a cada vez más personas.

Paz Beltrán