10 posiciones sexuales difíciles (que no debes dejar de probar)

6 months ago

Amanda Coeting

Te damos ideas para arriesgar en la cama, pero estas posturas no son para aptas para todas las parejas.

Posturas para arriesgar en la cama y subir el nivel con tu pareja.
Posturas para arriesgar en la cama y subir el nivel con tu pareja. Fuente: ©GTRESONLINE

El sexo es una de las experiencias más gratificantes que existen, pero para sacarle un mayor provecho se debe arriesgar y probar cosas nuevas en la cama, como pueden ser nuevas posturas.

Por ello te descubrimos 10 posiciones sexuales difíciles que puedes probar con tu pareja, para aumentar de nivel vuestro juego en la cama y descubrir de lo que sois capaces.

10 posiciones sexuales difíciles pero placenteras

Estas son algunas de las posiciones sexuales más complicadas que puedes practicar, así que no olvides probarlas con precaución.

1. La X

Lo que hace a esta posición sexual difícil es la penetración, pues las piernas de la mujer quedan muy cerradas. Sin embargo esto facilita una mayor sensación de placer para ambos.

Para realizar esta postura la mujer debe colocarse de espaldas sobre una superficie alta, como una mesa o una encimera, para quedar a la altura de la pelvis de la pareja.

Ella debe elevar las piernas hasta los hombros de la pareja, para luego cruzar las piernas formando una x, de ahí el nombre. Esta posición sexual es algo complicada, pero permite mucho control de penetración al hombre.

2. El puente

Esta es una de las posiciones sexuales más difíciles, especialmente para el hombre, pues requiere de mucha fuerza y flexibilidad por su parte. Se trata de la clásica postura de la mujer vaquera, pero en este caso el hombre debe estar haciendo un puente de espaldas.

Esta postura permite una penetración muy profunda en la mujer, pero es complicada para ambos, puesto que el hombre debe permanecer en una postura complicada y la mujer aguantar el equilibrio. Solo apta para los más flexibles.

3. El helicóptero

El nombre de esta postura sexual ya suena de lo más llamativo y nos da una pista de por qué se trata de una las posiciones sexuales difíciles. Para ponerla en práctica la pareja debe empezar por colocarse en la clásica postura del misionero, con la mujer tumbada sobre su espalda y el hombre arriba.

Una vez se ha realizado la penetración, el hombre debe girar el cuerpo sin dejar de penetrar. También existe una variación de esta postura en el que la mujer se encuentra de espaldas.

4. El remolcador

Lo que hace esta posición sexual difícil es el control que ambos tienen sobre los movimientos, pues requiere que ambos estén tumbados sobre sus espaldas en extremos opuestos.

Para llevar a cabo esta postura el hombre debe sentarse en primer lugar, para que la mujer se pueda sentar de frente sobre su pene, colocando las piernas a los lados de la cadera de él. Después de entrelazarse las manos, él debe dejar caer su tronco hacia atrás hasta quedar estirado. La mujer debe hacer lo mismo, también quedando tumbada de espaldas.

5. El acordeón

Para esta postura complicada es el hombre el que debe tumbarse de espaldas y estirar las piernas sobre sus hombros, por lo que requiere mucha flexibilidad por su parte. La mujer se debe sentar entonces sobre él para realizar la penetración, con los pies apoyados en la cama o el suelo, a los lados de las caderas de él y con las rodillas flexionadas.

En este caso quien tiene total control sobre la penetración es la mujer, que deberá marcar el ritmo. Es una posición sexual difícil para ambos, pues él necesita flexibilidad y ella aguante para realizar las sentadillas.

6. Trapecio

Esta es otra postura compleja para los dos miembros de la pareja, ya que requiere fuerza por parte del hombre y flexibilidad por parte de la mujer, que deberá dejarse llevar por las embestidas de la pareja.

Para realizar esta postura el hombre debe empezar sentado en el borde de la cama o de una silla con las piernas abiertas. La mujer debe sentarse encima y de frente, rodeándolo con las piernas.

Cuando se ha hecho la penetración, el hombre debe tomar por las muñecas a la mujer, mientras esta se inclina hacia atrás, quedando estirada por completo. A partir de ahí es el hombre quien marca y controla el ritmo.

7. De pie y cargando

Otra de las posiciones sexuales difíciles para ambos es esta otra, que no es apta para todas las parejas. En este caso se trata de hacerlo de pie, pero la mujer debe mantenerse abrazada a la pareja y rodearle el cuerpo con las piernas, a la altura de la pelvis. Requiere de mucha fuerza por parte del hombre para poder mantener esta postura en el aire.

8. De cabeza

Esta postura debe realizarse con precaución, puesto que aparte de ser una posición sexual difícil de mantener, puede producir daños si no se realiza correctamente. Para llevarla a cabo la mujer debe permanecer estirada sobre su espalda, más concretamente su cuello, y elevar el cuerpo hacia arriba, apoyándose en los hombros del hombre. El hombre debe apoyarse sobre las rodillas y sujetarle el cuerpo mientras la penetra.

Es una postura peligrosa, puesto que si no se realiza bien, la mujer puede sufrir contractura en el cuello (que es la base en la que se apoya) y el hombre puede dañarse el pene con un mal movimiento.

9. Las dos pinzas

Esta postura sexual también es complicada y algo arriesgada. En primer lugar, la mujer debe permanecer de lado y apoyada en el suelo por una mano. El hombre la debe sujetar y elevar por la cadera, manteniendo una de las piernas de la mujer entre sus muslos mientras la penetra. Es una versión de las tijeras pero mantenida en el aire.

Es complicada porque requiere fuerza para que el hombre sujete a la mujer, y ésta debe mantener casi todo el cuerpo en el aire apoyándose solo en una mano.

10. Superman

Una de las posiciones sexuales más difíciles de realizar es la de Superman, también conocida como The Triple Lindy. Para esta postura, el hombre debe permanecer de pie mientras sujeta a la mujer de espaldas, que debe mantenerse en el aire y paralela al suelo, apoyada solamente en la pelvis del hombre y con las piernas estiradas.

Para poder llevar a cabo esta postura en la cama se necesita mucha fuerza por parte del hombre, ya que de lo contrario ambos podrían sufrir lesiones.

Amanda Coeting

Tags