Squirt o squirting: qué es y cómo lograr la eyaculación femenina

3 weeks ago

Maria Weevs

El squirt o squirting se produce durante la eyaculación femenina, pero no todas las mujeres lo experimentan. Te contamos cómo lograr un squirt paso a paso.

El squirting sigue siendo tabú para muchas mujeres.
El squirting sigue siendo tabú para muchas mujeres. Fuente: Pexels

Un nuevo territorio de nuestra sexualidad anda llamando mucho la atención. Un tanto gracias a la industria del porno, pero otro tanto debido a que los tabúes se van cayendo y ahora nos sentimos más libres para hablar de sexo. Ahora es el turno del controversial squirt.

El squirt o squirting, como algunos le llaman, más que una forma de eyaculación femenina es una práctica en la que las mujeres expulsamos un “chorro” intenso de líquido, como su nombre indica. Pero, ¿existe realmente? Te contamos todo sobre el squirting y te enseñamos algunas claves para lograr un squirt.

¿Qué es el squirt?

El squirt es una expulsión fuerte a modo de chorro o torrente intenso de líquido que se acumula en la vagina, que sale mayoritariamente durante el orgasmo, aunque no siempre. A veces este líquido que conforma la eyaculación femenina, sale antes de que lleguemos al climax, o después de este cuando proseguimos a orinar al haber terminado la relación sexual.

Empezamos a hablar sobre el squirting debido a las escenas de las películas porno, en las que las mujeres son capaces de lanzar chorros interminables de líquido a propulsión por su vagina. Así empezó la controversia, pero es a raíz de esto que muchas mujeres (alrededor de un 40%) empezaron a asegurar que también habían experimentado un squirt, aunque muchas de ellas sentían vergüenza de hablarlo, especialmente porque algunas lo confunden con orina. Ahora, múltiples investigaciones se han dado alrededor del squirt y el placer femenino en general.

Dentro de los hallazgos más importantes está el de la eyaculación femenina. Todas las mujeres eyaculamos con el orgasmo así como los hombres, pero no necesariamente de esta manera tan contundente. Sin embargo, podemos aprender cómo lograr un squirt, esta forma de eyaculación que tiene fascinados tanto a hombres como mujeres.

Ahora bien, el otro gran hallazgo es el de la eyaculación femenina y las glándulas de Skene, popularmente llamadas “próstata femenina”. Las glándulas de Skene se encargan de lubricar la uretra y de nuestra eyaculación. Están ubicadas alrededor de la uretra y a 2 cm de la entrada de la vagina hacia el interior. Además, contiene un conducto bífido, ubicado a lado y lado del meato urinario, por el que sale la secreción o líquido de la eyaculación femenina y el squirt.

¿Cómo lograr un squirt?

Lo que sucede con la eyaculación femenina es que muchas veces la contenemos porque pensamos que es orina, y en lugar de dejar salir ese chorro de líquido y de placer, lo enviamos hacia adentro a la vejiga y lo eliminamos con la orina.

Pero si el squirting se ha convertido en tu objetivo, es posible practicarlo y aprender cómo lograr un squirt digo de escena de película porno. Lo importante es aprender a estimular el punto G, una mente abierta al placer y ponerte a practicar hasta que el squirting sea parte de tu vida sexual.

1. Con la mente en el juego

Recuerda que para nosotras las mujeres la mente juega un papel fundamental para lograr el orgasmo y, por ende, el squirting. Así que relaja tu mente, déjate llevar por la excitación y disfruta sin tampoco enfocarte solamente en cómo lograr un squirt, sino en sentir, escuchar a tu cuerpo y disfrutar.

2. Dónde tocar para estimular

El squirting se logra por medio de la masturbación por cuenta propia o con ayuda de nuestra pareja. Se sabe de muy pocas mujeres que lo han logrado con la penetración, pues hay que estimular muy bien el punto G, pero además, porque la cercanía del cuerpo de nuestra pareja no nos dejará ver cómo sale esa placentera expulsión de nuestro vagina.

El famoso punto G existe y es el que debemos estimular con mucho ánimo, después de que ya estés entrada en calor y excitada, estimulando el clítoris primero, por ejemplo. El punto G lo encontramos a unos 3 o 5 centímetros hacia adentro de la vagina. Cuando lo masajeamos, estamos estimulando las raíces del clítoris con sus miles de terminaciones nerviosas, pero aún más importante, estimulamos las glándulas de Skene que se encuentran allí también y que son las encargadas de producir el squirt.

Para que tú o tu pareja reconozcan exactamente la zona que deben estimular, ten presente que se siente como una textura rugosa y que con la excitación tiende a engrosarse.

3. Cómo debemos tocar

Túmbate boca arriba y con las piernas abiertas de manera que estés más cómoda y que tu pareja te pueda estimular mejor. Ahora, ¿recuerdas el gesto que hace spiderman con la mano para sacar telarañas? Pues así es la postura de la mano con la que van a estimularte, por eso recibe ese nombre.

Tu pareja debe penetrarte con los dedos corazón y anular con la palma de la mano mirando hacia arriba; con ellos debe masajear y presionar la zona en dirección al ombligo. Mientras tanto, puede intentar estimular tu clítoris con el dedo gordo, al mismo ritmo de los dedos que están dentro y la palma de la mano quedará en una ubicación perfecta para estimular tu vulva. ¡Todas las zonas erógenas cubiertas!

Si te gustan los juguetes sexuales, también pueden utilizar uno de estos que están hechos para estimular el punto G, el clítoris y lograr el squirting más fácilmente.

4. Los movimientos pélvicos

Es importante que acompañes la estimulación con movimientos pélvicos tensando y relajando rítmicamente. Intenta levantar la cadera y apretar las nalgas, esto resulta muy útil para cumplir con el objetivo de lograr un squirt.

5. Sensación de orinar y el momento del squirt

A este punto es posible que con toda la estimulación sientas ganas de orinar, pero sigue adelante hasta que verdaderamente no puedas aguantar más, has llegado al momento del squirt. Aquí puedes seguir adelante con los dedos penetrados y dejar salir tu squirt, o sacar rápidamente los dedos y empujar hacia adelante, como en un parto, y en este momento el chorro intenso de líquido o squirt saldrá.

Es posible que no lo logres a la primera, sin embargo, puedes volver a intentarlo en ese momento o en otra ocasión, de todas formas el placer habrá sido espectacular. Ten en cuenta también que el squirting requiere práctica, porque muchas no estamos acostumbradas a él. La sensación es diferente, intensa, un tanto extraña para quienes nunca la han tenido. En algunos casos, se puede tener una sensación de placer-dolor, pero sigue adelante, pues este es uno de los indicadores de que el squirt está muy cerca.

Maria Weevs

Tags
sexualidad