¿Por qué triunfan actrices como Emma Stone o Jennifer Lawrence?

1 year ago

Carlota Serrano

El público las adora y Hollywood se ha rendido a sus pies. ¿Qué hace triunfar a estas jóvenes actrices?

Emma Stone y Jennifer Lawrence triunfan allá donde van.

La idea actual sobre referentes personales ha cambiado. Ha dejado de ser algo exclusivo de los personajes de la comunidad científica, pensadores, políticos y escritores. El abanico se abre dando cabida a quienes tienen una capacidad innata de conectar con las personas que los siguen.

En ese sentido, Hollywood está repleto de ejemplos, y para muestra un botón, nuestras dos protagonistas, Jennifer Lawrence y Emma Stone. Pero ¿de dónde nace ese charm que las hace brillar más allá de modas efímeras y corrientes temporales?

¿Por qué triunfan actrices como Emma Stone o Jennifer Lawrence?

La meca del cine siempre ha supuesto un escaparate desde el que sus estrellas se han expuesto mostrando su lado más glamuroso, para convertirse en la aspiración de quienes suspiraban por ser como ellas.

La llegada de las redes sociales ha supuesto el puente de conexión directa, diaria y sin intermediarios de esa esfera platónica con la del resto de los mortales. Una oportunidad al alcance de todos, pero que algunos las han sabido aprovechar mejor que otros.

Estamos en la era de las it girls y las influencers, mujeres jóvenes carismáticas y visibles. Con gran capacidad de influir y ser seguidas por millones de personas. Aunque no todas recurren a compartir su día a día con sus fans a través de Instagram, ni tampoco parecen necesitarlo, como es el caso tanto de Jennifer Lawrence como de Emma Stone.

J-Law y Emma Stone: mucho más en común de lo que parece

A pesar de que desde el Festival Internacional de Toronto, cuando se produjo el famoso gélido abrazo entre las dos actrices, no han cesado las especulaciones sobre las razones de su distanciamiento, hubo un tiempo en que J-Law y Emma Stone fueron uña y carne.

Woody Harrelson, el que fue compañero de reparto primero de Jennifer en Los juegos del hambre y más tarde de Emma en Bienvenidos a Zombieland, fue quien las presentó con el convencimiento de que conectarían muy bien entre ellas.

Quizás no por un motivo en concreto, pero sí porque percibiera esa afinidad entre las personalidades de estas dos chicas más allá de lo evidente de que ambas son actrices, jóvenes y con gran talento. Y es que tienen mucho más en común en su fondo de lo que lo parecería a simple vista.

En una ocasión Jennifer Lawrence reconoció que desde que conoció a Emma Stone sintió una conexión muy especial con ella, hasta el punto de protagonizar su propia versión de “El diario de Noah” porque durante un año estuvieron intercambiando mensajes diariamente.

Lawrence valora la suerte de trabajar en algo que adora y cree que compartir esa pasión con alguien que lo siente exactamente igual es algo que suele acercarlas, aunque depende de la persona. En relación a Emma, dice que fue muy sencillo, porque “es una chica muy normal y cariñosa”. Y cuando vio a Stone cantando y bailando en La la land, llegó a pensar: “Si no fuera su mayor fan, pediría a Tonya Harding que le rompiese las rodillas”.

Por su parte, la admiración de Emma Stone por su amiga era tal que al principio se sentía bastante intimidada por ella, al percibir el talento y el carisma natural de Jennifer, por el que llegó a dudar de sus propias posibilidades al moverse por los mismos ámbitos. Afortunadamente no se desanimó y recuperó su confianza viendo que sus estilos diferentes les permitiría a ambas encontrar su hueco en la industria.

Características que las hacen triunfar

Ha pasado el tiempo y, sea cual sea el motivo por el que se ha producido ese distanciamiento entre las dos amigas, ambas siguen compartiendo ciertas similitudes que seguro han supuesto una base para el vínculo creado entre ellas. Estas parecen ser además decisivas en su escalada hacia el éxito:

1. Reivindicativas

Jennifer Lawrence, la actriz sin pelos en la lengua, nunca se ha cortado a la hora de poner el foco sobre uno de las denuncias más repetidas entre las actrices de la industria del cine. Se ha mojado hablando abiertamente de un tema tabú durante décadas, la diferencia salarial entre hombres y mujeres en Hollywood. Y eso a pesar de haber llegado a ser una de las actrices mejor pagadas.

Por su parte, cuando en la última ceremonia de los Oscar, Emma Stone sabía que todas las miradas se posarían sobre ella, no desaprovechó la oportunidad de hacer un guiño reivindicativo para que todos aquellos que están a la caza de los detalles y la lectura que se hace sobre ellos; sobre su increíble vestido dorado de Givenchy de inspiración años ‘20 (en el que ella misma parecía convertirse en la icónica estatuilla) aparecía un pin, el de la asociación estadounidense 'Planned Parenthood', que promueve la educación sexual y defiende el aborto entre otros derechos de la mujer, uno de los motivos por los que el gobierno de Trump ha retirado los fondos destinados a esta ONG.

2. Genuinas

En una industria como la de Hollywood, cuando se está constantemente bajo el punto de mira, y como cada vez se sienten más expuestos, sus actores y actrices no dejan de buscar mostrar una imagen perfectamente construida sobre ellos mismos, o mejor dicho, de la versión optimizada de ellos que desean mostrar ante el mundo.

Pero si bien hay gente que admira la belleza, el idealismo o el recorrido profesional de estas dos grandes actrices, los hay que lo que más aprecian es su autenticidad y su capacidad de seguir siendo genuinas.

Y así son: personas reales. Emma es dulce y sensible, hasta el extremo de llegar a reconocer su necesidad de lidiar con la ansiedad desde pequeña; Jennifer es espontánea, divertida, impulsiva, bromista y malhablada. Y por todo ello, las dos son encantadoras, como si sus rasgos más humanos realzaran aún más lo divinas que llegan a ser.

3. Belleza diferente

Ambas acaparan portadas tanto de revistas femeninas como masculinas, mostrando que no sólo son las más deseadas entre los hombres del planeta, sino también un referente para muchas mujeres que desean ser como ellas y siguen su estilo a la hora de vestir, peinarse o maquillarse.

Rompen cánones estéticos presentando un tipo de belleza menos estandarizada pero indudablemente cautivadora. Mucho se ha hablado de los ojos de Emma Stone como los más bonitos del cine o de su melena del color del fuego al vuelo mientras camina como una bailarina que casi no toca el suelo. Casi tanto como las veces que ha sido comentada la curvilínea y sensual silueta de Jennifer Lawrence.

Gracias a su privilegiada posición comienza a normalizarse lo que nunca debería haberse desnaturalizado, que es la idea de que una mujer tiene curvas y que es algo tan bello como femenino.

3. Jóvenes, pero preparadas

Forman parte de la pequeña élite de ganadoras de un Oscar antes de los 30, Emma con La la land a los 28 y Jennifer Lawrence más joven aún con su papel en El lado bueno de las cosas a los 22.

Queda con ello patente que abrirse un hueco en la historia de Hollywood entre las estrellas galardonadas con la dorada estatuilla no es algo exclusivo de los más experimentados. Y con semejante hazaña, también invitan a luchar por conseguirlo algún día a quienes sueñan con hacer de su pasión su profesión y lograrlo, sea en el mundo de la interpretación o cualquier otro ámbito.

3. Anti redes sociales

J-Law reconoce abiertamente su negativa a dejarse invadir su privacidad. Ni está dispuesta a vivir pensando en los 50 selfies diarios que se hacen algunas hasta lograr el que consideran perfecto, ni se deja fotografiar por sus fans, alegando que son extraños a los que no conoce, y que por tanto prefiere ser tachada de maleducada que dejar en manos de desconocidos la posibilidad de interferir en su esfera personal.

Con un tono diferente pero con la misma claridad, la actriz Emma Stone también se declara anti redes sociales, no sólo por el hecho de velar por su vida privada, que también, sino porque considera que éstas no reflejan la verdadera esencia natural de las personas.

Seguro que a estas alturas se te ha disipado toda duda de por qué cautivan de la forma en que lo hacen estas dos estrellas. Y es que está claro que brillan con luz propia.

Carlota Serrano

Tags