Los 12 elementos del Teatro más importantes (y para qué sirven)

Te desvelamos los entresijos del arte teatral.
Elementos del teatro

El teatro es, a la vez, un arte y un género literario. Está formado por una serie de elementos: los actores y actrices, el texto (o guión), el vestuario, el maquillaje, la iluminación, el sonido, el director o directora, la escenografía, la audiencia (público), los objetos, la coreografía y la voz en over.

En este artículo conoceremos los 12 elementos del teatro más importantes. Explicaremos en qué consisten, sus características y para qué sirven.

La tradición teatral

Etimológicamente, la palabra “teatro” proviene de “theatron”, que en griego significa “un lugar para mirar”. El teatro, también denominado “género dramático”, es un género literario escrito por dramaturgos (se denomina “dramaturgos” a aquellas personas que escriben obras de teatro).

El objetivo de este género es representar una historia a través de uno o más personajes que se comunican entre ellos mediante diálogos (guión de la obra teatral). La obra teatral se expone ante un público.

Los elementos más importantes del teatro

De los 12 elementos del teatro ya mencionados al inicio, encontramos 3 que son aún más imprescindibles que los demás: los actores y actrices, la audiencia (el público) y el texto (o guión). Es por ello que nos extenderemos más en sus apartados.

Los otros 9 elementos del teatro, pero, también son importantes, y enriquecen la obra o espectáculo. Vamos a ver en qué consiste cada uno de estos 12 elementos del teatro:

1. Actores y actrices

El primero de los elemento del teatro, y de destacada importancia. Los actores y las actrices son personas que han estudiado artes dramáticas, y que presentan la obra y su historia a través de los guiones, las escenas, las acciones, la vestimenta, etc. Es decir, tienen la misión de transmitir esa historia al público a través de sus palabras, acciones, gestos, etc., dando vida a los diferentes personajes.

En toda obra de teatro existe como mínimo un actor o actriz, siendo frecuente que haya más de uno/a. Sin embargo, debemos destacar que una obra teatral también puede ser desarrollada a través de marionetas o títeres (es decir, no es imprescindible que sean personas). En este segundo caso, se trata de obras especialmente destinadas al público infantil.

La entonación de los actores suele ser enérgica, de un tono contundente y con un volumen moderadamente alto, para que la voz llegue a todo el público (y para dar contundencia al personaje). Tanto su lenguaje verbal como no verbal influyen enormemente en el relato de la historia, en las acciones del actor y en cómo la audiencia percibe su papel o rol.

Actrices

2. Texto (o guión)

El siguiente de los elementos del teatro es el texto de la obra. El texto se denomina guión cuando dicha obra va a ser desarrollada en el cine o en el escenario. En él se plantea y se explica la historia; incluye, así, el desarrollo de los hechos, las escenas, los diálogos (o monólogos), etc.

Es decir, engloba toda la trama, dividiéndose en: planteamiento, nudo (o clímax) y desenlace. Un detalle a conocer del texto es que utiliza paréntesis para precisar la acción que sucede mientras se pronuncia el fragmento en cuestión.

El texto es dividido en actos (sería el equivalente a los capítulos en las novelas); los actos, a su vez, se dividen en fragmentos más pequeños, denominados cuadros. Sin el texto la obra no existiría, así que es otro de los elementos del teatro considerado imprescindible.

3. Vestuario

El vestuario incluye la ropa y los complementos que llevan puestos los actores y las actrices (o los títeres). El vestuario es un elemento clave para identificar a los personajes, ya que forma parte de su rol, historia, personalidad, características personales, estatus social, profesión, estatus económico… Además, también permite identificar la época en la que se desarrolla la historia. Es decir, ofrece muchísima información a la audiencia.

De esta forma, vemos cómo a través del vestuario se puede crear un personaje. Este trabajo lo desarrolla un/a profesional del estilismo de forma coordinada con el/la maquillador.

4. Maquillaje

El maquillaje es otro de los elementos del teatro, que permite caracterizar al actor o actriz a través de su aspecto físico (especialmente facial). Como veíamos, se relaciona con el vestuario; es decir, debe ir “acorde” a él o al menos debe tener un sentido conjunto.

El maquillaje se utiliza para potenciar las cualidades de los actores (o “defectos”, según el tipo de personaje), así como para disimular algunas facciones. Además, permite corregir las distorsiones que produce otro elemento, la iluminación; estas distorsiones pueden ser un exceso de brillo, una pérdida de color…

El maquillaje se realiza principalmente a través de productos cosméticos, pinturas, cremas… Además de potenciar o resaltar facciones, también permite simular heridas, cicatrices, lunares, pecas...

5. Iluminación

La iluminación incluye la manera de mover las luces, y se utiliza para que los focos iluminen una u otra zona del escenario (o actor). Además, incluye todas las luces y focos utilizados durante la obra. Así, permiten transmitir determinadas emociones, resaltar (o esconder) actores, etc.

Iluminación teatral

6. Sonido

El sonido está formado principalmente por la música y por efectos sonoros diversos (por ejemplo el sonido de pajaritos en una escena de primavera). Permite dar énfasis a la historia y enriquecerla. Además, incluye también los micrófonos.

7. Director/a

El director o directora es la persona que coordina la obra para que todos los elementos del teatro funcionen correctamente. A su vez, puede o no ser actor. Su trabajo incluye coordinar las escenas, a los actores, el maquillaje, etc. Se trata de la persona máxima responsable.

8. Escenografía

La escenografía engloba los diferentes decorados que se utilizan para ambientar la historia. Es decir, decora el espacio donde actúan los actores. El objetivo de la escenografía es representar la época histórica de la trama, así como el espacio temporal, social y geográfico donde se desarrolla la misma.

9. Audiencia (público)

La audiencia es el público, es decir, las personas a las que se les expone la obra teatral, que acuden a verla. El objetivo del teatro es entretener al público de diversas maneras, además de transmitir ideas y valores sociales, políticos, históricos, reivindicativos… Es por ello que, aunque el público no intervenga en la obra, se le considera un elemento importante de la misma.

Audiencia

10. Objetos

Los objetos, también denominados objetos de utilería, son objetos que los actores y actrices utilizan a lo largo de las diferentes actuaciones. Pueden moverlos, tirarlos, esconderlos, etc., en función de la acción. Aunque se consideran parte de la escenografía, también se consideran elementos del teatro distintivos.

11. Coreografía

El siguiente elemento del teatro es la coreografía; esta incluye los bailes (o las luchas) que aparecen a lo largo de la historia (en el caso de que aparezcan). La coreografía es fundamentan en las obras musicales (también denominada “musicales” a secas). Los movimientos y los bailes de los actores deben ir acorde a la música y a la historia.

12. Voz en over

El último elemento del teatro es la voz en over. También denominada “voice over” (en inglés), consiste en la voz “de fondo” que va explicando lo que está sucediendo en el escenario (aunque no tiene por qué explicar todas las escenas) o que ofrece información extra. La voz es de una persona que el público no puede ver, aunque, de hecho, normalmente se trata de una grabación de voz.

Referencias bibliográficas

  • Féral, J. (2004). Teatro, teoría y práctica: más allá de las fronteras.Editorial Galerna. Buenos Aires.

  • Pavis, P. (1998). Theatre Art. En P. Pavis, Dictionary of Theatre. Terms, Concepts and Analysis (pág. 388). Toronto: University of Toronto Press Incorporated.

  • Salvat, R. (1983). El Teatro como texto, como espectáculo. Barcelona: Montesinos.

Violeta Suárez

Violeta Suárez

Filóloga y Escritora

Violeta nació en Montevideo en 1985. Estudió Filología Clásica en la Universidad de Buenos Aires (UBA), y ha trabajado en diferentes sectores dentro y fuera del país charrúa. Nunca ha dejado de lado sus mayores devociones: viajar y escribir. La Guía Femenina representa una forma de expresarse libremente al mundo sobre diversos temas que le interesan.