Los 17 tipos de conocimiento (y sus características)

No todos los saberes son iguales.
tipos de conocimiento

El conocimiento es una facultad del ser humano, y a su vez, un conjunto de informaciones y conceptos que vamos aprendiendo a lo largo de los años. Sin embargo, existen diferentes tipos de conocimiento, según el ámbito al que hagan referencia, sus características, forma de adquisición, etc.

En este artículo conoceremos los 17 tipos de conocimiento más importantes. Explicaremos en qué consiste cada uno de ellos, sus características, funciones y cómo se adquieren.

¿Qué es el conocimiento?

El conocimiento se considera una facultad del ser humano, que nos permite indagar y comprender la realidad y el entorno a través de la razón. Sin embargo, el conocimiento también tiene otro significado, que alude a ideas o habilidades que vamos adquiriendo a través del aprendizaje.

Así pues, cuando aprendemos cosas nuevas, o cuando tenemos acceso a la cultura, estamos adquiriendo conocimiento. Por otro lado, como ya hemos visto, el conocimiento en sí se puede considerar una habilidad o una facultad, que nos permite explorar el mundo, entenderlo y ubicar nuestras experiencias en él.

Podemos encontrar diferentes tipos de conocimiento, según los parámetros que utilicemos para clasificarlos.

Los 17 tipos de conocimiento

Como no todos aprendemos de la misma manera, ni pensamos de la misma manera, tampoco existe un único tipo de conocimiento, sino muchos más. Cada uno de ellos tiene unas características concretas, se adquiere de una forma específica y se centra en un ámbito concreto, como veremos a continuación. Teniendo esto en cuenta, los 17 tipos de conocimiento más importantes son los siguientes:

1. Conocimiento científico

El primero de los tipos de conocimientos que proponemos es el conocimiento científico, que es aquel que se puede comprobar a través de la ciencia o del método científico. Incluye hechos, afirmaciones, teorías, etc. Es decir, agrupa informaciones y teorías que se han comprobado a través de experimentos, pruebas científicas, etc.

2. Conocimiento teológico

También denominado conocimiento religioso o relevado, tiene relación con la fe y las religiones. Entre aquellos que lo defienden, es considerado una fuente de verdad absoluta. También tiene relación con las creencias individuales de las personas, siendo estas de índole religiosa.

3. Conocimiento empírico

El conocimiento empírico se obtiene a través de observar el mundo y la realidad que nos rodea, mediante nuestra interacción con el entorno y los seres que contiene, incluyendo a los humanos. Es decir, se produce a partir de las interacciones. A veces también se denomina “conocimiento popular”, ya que los conocimientos empíricos pueden encontrarse a veces dentro de las tradiciones populares.

4. Conocimiento filosófico

Este tipo de conocimiento surge a través de pensar y reflexionar acerca de diferentes cuestiones que incumben al ser humano y los conceptos que le rodean. Es decir, que nace a raíz de reflexionar sobre temáticas subjetivas (e inmateriales). Pretende responder a todas aquellas cuestiones que se han ido planteando a lo largo de la historia de la humanidad (especialmente dentro del ejercicio de la filosofía).

5. Conocimiento intuitivo

El conocimiento intuitivo surge y se genera a través de las reacciones a estímulos, sentimientos, sensaciones, necesidades, pensamientos, etc. Es decir, se trata de un conocimiento alejado de la razón, basado en las sensaciones y en la intuición. Se fundamenta, en gran parte, en el descubrimiento, y en observar las reacciones que provocan nuestras acciones. Además permite relacionar estas reacciones con significados, conocimientos previos, etc.

Tipos de conocimiento

6. Conocimiento lógico

El siguiente de los tipos de conocimiento es el lógico (también llamado “conocimiento de proposiciones”); éste nace a través de la comprensión de la información, de las ideas y de la relación existente entre ellas.

El conocimiento lógico nace de la razón y permite que relacionemos diferentes ideas dentro de un marco lógico. Es de los tipos de conocimiento que mejor nos permiten resolver problemas de la vida cotidiana, a través de relacionar experiencias previas con problemas actuales, actuar usando la razón, etc.

7. Conocimiento matemático

Otro tipo de conocimiento es el matemático; se trata de un conocimiento abstracto y racional, relacionado con conceptos numéricos y alejado del mundo más palpable o tangible. El conocimiento matemático describe el mundo o los acontecimientos de forma relativamente exacta. Este tipo de conocimiento está muy vinculado a otro tipo de conocimiento lógico que ya hemos comentado: el conocimiento científico.

8. Conocimiento semántico

El siguiente de los tipos de conocimiento es el semántico. Éste nace como resultado del aprendizaje de palabras y significados (definiciones). El conocimiento semántico aumenta a medida que aprendemos otros idiomas o que ampliamos nuestro vocabulario; una manera de mejorarlo a través de la lectura.

Un ejemplo que ilustra bien este tipo de conocimiento es el diccionario, ya que contiene el significado de todas las palabras de una lengua, y eso es conocimiento semántico.

9. Conocimiento explícito

Otro de los tipos de conocimiento que podemos encontrar es el conocimiento explícito. Este tipo de conocimiento es aquel que se codifica y se almacena directamente en algún medio (por ejemplo en un documento, de forma escrita). Se transmite a los demás con facilidad y de manera directa. Además, es fácil de recordar.

10. Conocimiento implícito (tácito)

El conocimiento implícito o tácito es un tipo de conocimiento más práctico, y en comparación con el anterior, es más difícil de codificar o almacenar. Se aprende a través de las experiencias.

Algunas de sus características es que es un conocimiento intuitivo y muy vivencial (es decir, se basa en las vivencias que va experimentando la persona). Es por ello que a medida que vamos viviendo experiencias, nuestro conocimiento tácito aumenta.

11. Conocimiento sistémico

El conocimiento sistémico se aprende a través de combinar elementos semánticos o matemáticos; es decir, se obtiene del resultado de agrupar elementos y formar sistemas. Una de sus funciones es dar significado a grupos de elementos.

12. Conocimiento sensible

Este tipo de conocimiento se aprende o se adquiere a través de los sentidos y de las sensaciones. Es decir, nace de la percepción de diferentes estímulos (que suelen ser corporales), una vez los asimilamos.

Este tipo de conocimiento se relaciona con la memoria corporal, o con la memoria emocional, que va ligada a las sensaciones corporales. El conocimiento sensible se puede fomentar a través de estimulación sensorial. Un ejemplo de conocimiento sensible es el conocimiento de los colores, de las olores, de los sabores, etc.

13. Conocimiento directo

El conocimiento directo se adquiere a través de experimentar de forma directa algún fenómeno con algún objeto. Esta experimentación permite obtener una información directa de aquella fuente de conocimiento, y no se basa en interpretaciones.

14. Conocimiento indirecto

Este tipo de conocimiento, a diferencia del anterior, se aprende de forma indirecta; es decir, obtenemos información de alguna fuente pero no del objeto de conocimiento en sí (por ejemplo leyendo un libro sobre un determinado tema).

15. Conocimiento público

El conocimiento público es accesible, y se puede llegar a él de forma directa; es decir, es información “abierta al público” que podemos encontrar en la sociedad (en libros, películas, cursos…).

16. Conocimiento privado

En cambio, el conocimiento privado se obtiene a través de experiencias propias y personales. Al ser éstas experiencias privadas no todas las personas pueden acceder a ellas, y por lo tanto se trata de un conocimiento de más difícil acceso (privado).

17. Conocimiento incorporado

Finalmente, el último de los tipos de conocimiento es el conocimiento incorporado, que se encuentra inherente a diferentes fenómenos, objetos, estructuras, productos, etc. Éste, a su vez, puede ser de dos tipos: formal o informal. Si se aplica de forma intencional es formal, y si resulta más espontáneo es informal.

Referencias bibliográficas:

  • Castillero, O. (2018). Los 14 tipos de conocimiento: ¿cuáles son?. Psicología y mente.
  • Mayor, J. (1984). Psicología del pensamiento y del lenguaje. UNED. Madrid.
  • Sun, Y. (2011). Aprendizaje Implícito: Aspectos Críticos de su Definición y algunas de sus Implicaciones.. Psykhe, 7(2).

Laura Ruiz Mitjana (Barcelona, 1993) es graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Se especializó en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil y es redactora de contenidos de psicología y neurociencias en portales como MedSalud y Psicología y Mente.