¿Cómo quitar el gotelé? 10 soluciones, paso a paso

5 days ago

Paz Beltrán

Al parecer ya casi nadie quiere tener paredes con gotelé en casa.

Quitar el gotelé

El gotelé fue una técnica muy popular en las casas en la década de los 70’s. En su momento fue una solución para ocultar las imperfecciones de las paredes de las casas y darles un toque interesante. A muchos les pareció que tenía un toque decorativo sugerente... y se puso de moda.

Pero después de casi 50 años, la verdad es que a casi nadie le gusta ya. Actualmente una pared lisa en color y textura es lo que todos valoran al entrar a un piso. Por esa razón es que algunas personas quieren quitar el gotelé. ¿Cómo quitarlo? Aquí explicamos cómo lograrlo.

¿Cómo quitar el gotelé? 10 soluciones

Para lograr la técnica gotelé se esparce pintura mucho más espesa que la que normalmente se utiliza. Debido a esto, la pintura es gruesa y queda sobre la pared con burbujas y grumos que le proporcionan una textura rugosa.

Existen dos tipos de gotelé y cada uno requiere maneras distintas de quitarse. Por un lado esta el gotelé al temple que es sencillo de retirar. Y el gotelé plástico o acrílico que es el más común de encontrar. Para quitar el gotelé, tenemos el paso a paso para cualquiera de los dos.

Gotelé

¿Cómo quitar el gotelé al temple?

El gotelé al temple tiene una base de agua. El color se aplica en esta mezcla que se hace de pintura y pasta para que al final la pared tenga el tono que se desea. Para saber si se trata de gotelé al temple hay que sumergir un trozo en agua, si se diluye, entonces sí lo es.

En ocasiones se le aplica una última capa de pintura acrílica. En este caso el gotelé deja de ser al temple y se considera que es gotelé plástico. La buena noticia es que el gotelé al temple es el más sencillo de quitar, así que manos a la obra para seguir los pasos y deshacerse de él.

1. Cubrir los muebles

El primer paso para quitar el gotelé es cubrir muebles y otras áreas. Aunque sea relativamente sencillo de retirar el gotelé al temple, no deja de ser un trabajo “sucio” por lo que los muebles, el suelo y otros objetos pueden verse dañados.

Por esta razón lo primero es cubrir con plástico los muebles, así como enchufes e interruptores que pueden protegerse con cinta adhesiva. Las ventanas y puertas también deben estar cubiertas y el suelo puede protegerse con cartón o también con plástico.

2. Ablandar

Para quitar el gotelé con mayor facilidad, se requiere ablandarlo. Para lograr esto se puede utilizar una hidrolavadora con una potencia baja, aunque debe cuidarse que solo se humedezca un poco y no que quede empapada.

Una solución más sencilla es solamente salpicar a lo largo de la pared. Hay que realizarlo por pequeñas secciones para humedecer y comenzar a trabajar sin que se seque antes de tiempo. Después de esto se podrá continuar con el proceso de quitar el gotelé.

3. Retirar

Después de humedecer el gotelé al temple, se podrá retirar con mayor facilidad. Para este paso se necesita una espátula y comenzar a retirar de abajo hacia arriba en las zonas que se hayan humedecido previamente.

Una vez que se haya terminado con la sección, se procede a humedecer otra, se deja reblandecer un poco y entonces se usa la espátula nuevamente para quitar el gotelé. Es importante recordar que esta técnica solamente funciona con el gotelé al temple.

4. Imprimar

Antes de volver a aplicar pintura en la pared es necesario imprimar. Una vez que todo el gotelé haya sido retirado, es indispensable aplicar un producto para preparar la pared para una nueva capa de pintura o cualquier otro acabado como papel tapiz o vinilo.

Existen en el mercado muchas alternativas de producto para imprimar y de esta forma sellar la pared. Es importante no olvidar este paso pues esto ayuda a mejorar el acabado e incluso a optimizar en pintura.

5. Lijar

Después de quitar el gotelé e imprimar, se debe lijar. Este último paso asegurará que la textura y acabado de la pared queden totalmente lisas sin grumos, burbujas o pequeños bordes. Esto es especialmente importante si se va a aplicar papel tapiz o vinilo.

Lo ideal para este paso es contar con una lijadora orbital, de esta forma es más rápido lijar toda la superficie y el polvo no se esparce por toda la casa. Pero si no se cuenta con esta herramienta, se puede hacer con lija de forma manual.

¿Cómo quitar el gotelé con pintura acrílica?

El otro tipo de gotelé es el que se recubrió con pintura acrílica. Parece ser el más común y también el más complicado de eliminar y sustituir por una pared lisa. Debido al grosor de la pasta que se utiliza y la adherencia del producto, es difícil quitar el gotelé.

Por esta razón, existen productos especiales en el mercado para aplicar por encima del gotelé plástico y dejar una textura lisa que pueda pintarse o recubrirse. También es cierto que necesita más trabajo para lograr un resultado ideal.

1. Cubrir los muebles

Antes de comenzar con el trabajo de quitar el gotelé es importante proteger los muebles. Debido al tipo de material con el que se va a trabajar, lo mejor es cubrir los muebles con plástico. De la misma forma que para retirar el gotelé al temple.

Para cubrir el gotelé acrílico se usa una pasta. Si esta pasta cae sobre textiles puede mancharlos y resulta difícil sacar esa mancha. Las ventanas y puertas también conviene protegerlas para no tener que retirar la pasta seca al terminar el trabajo.

2. Preparar la pasta

Para eliminar el estilo gotelé que se realizó con acrílico se utiliza una pasta para recubrirlo. Existe un producto especial, se consigue en diferentes marcas y se llama pasta cubregotelé. Para saber cuánta utilizar hay que medir el alto por el ancho de la habitación de la que se va a quitar el gotelé.

El aproximado de rendimiento es de 1 kilogramo por metro cuadrado de pasta. Antes de aplicarla se necesita mezclar perfectamente, así que se puede hacer con un bastón o con una varilla removedora para facilitar esta tarea.

3. Aplicar la pasta

Una vez que esté debidamente mezclada la pasta cubregotelé se aplica directo sobre la pared. La recomendación es aplicarla con un rodillo y hacerlo de forma uniforme y en una sola dirección, para que resulte lo más parejo posible.

Si el gotelé es delgado, bastará con una capa de pasta para cubrir la textura rugosa. Si acaso es más gruesa, hay que aplicar dos capas. Esto se determina a la simple vista pues la pasta debe cubrir por completo y dejar una textura más lisa y uniforme.

4. Lijar

Antes de pintar hay que aplanar y lijar la pared. Con una llana hay que repasar toda la superficie para dejar aún más firme y lista la textura de la pared. Después de esto hay que lijar toda la superficie para eliminar irregularidades y bordes.

Al igual que en el paso de lijado para quitar el gotelé al temple, es muy útil contar con una lijadora orbital con aspiradora. De esta forma el trabajo se realiza más rápido y con mayor precisión además de no dejar caer polvo en exceso.

5. Imprimar y pintar

Para dar por olvidado el gotelé hay que pintar la pared no sin antes imprimar. Una vez que la pasta cubregotelé lo ha ocultado por completo y se puede decir que se terminó con la tarea de quitar el gotelé, se debe imprimar para preparar la pared antes de recibir la pintura.

Primero hay que limpiar la pared para liberarla de polvo, posteriormente se aplica la imprimación y posteriormente se aplica el color o se coloca el tapiz. Ahora la pared ha quedado lisa y firme dándole un toque actual y renovado.

Paz Beltrán