12 divertidos juegos para dos personas (para niños y adultos)

Para pasarlo bien sólo se necesita un juego divertido y un poco de imaginación.
12 divertidos juegos para dos personas (para niños y adultos)

En ocasiones no se nos ocurre cómo pasar un buen rato con alguien. A veces sucede durante un domingo o un día de vacaciones, y uno siente que quiere hacer algo más estimulante que ver una serie o una película. Para estos casos hay juegos muy entretenidos para activar la mente.

Ya sea en pareja o entre amigos, cuando la fiesta solamente es de dos también existen opciones. Existen divertidos juegos para dos personas, para niños y adultos, que permiten pasar un buen rato sin necesidad de hacer cosas extravagantes ni gastar dinero.

12 divertidos juegos para dos personas (para niños y adultos)

Hay muchos juegos que no requieren demasiados accesorios o material costoso. Los juegos para dos personas son divertidos para niños y adultos, y despiertan la creatividad y el ingenio. Jugar es una buena actividad para pasar un buen rato tanto si es con una buena amistad como en pareja o con algún mienbro de la familia.

En este artículo se puede encontrar diferentes opciones para olvidar el aburrimiento. En algunas propuestas se necesita necesita algún tipo de material, como una baraja o un bolígrafo y un papel. Son objetos ordinarios que no cuestan de conseguir.

1. Tutti Frutti

El juego Tutti Frutti es muy popular en todo el mundo. También se le conoce como "Alto el lápiz", y tiene variantes muy divertidas. Se necesita una hoja y un bolígrafo para cada persona. En una hoja se dividen columnas con categorías como "nombre", "apellido", "flor o fruto" y "país".

Para empezar sencillamente se escoge una letra al azar y se empieza a escribir durante una cantidad de tiempo limitado. Las variantes pueden ser infinitas y muy divertidas, pues consisten en cambiar las categorías por nombres de artistas, series de televisión, palabrotas, palabras en otros idiomas, etc.

2. Dominó para dos

El dominó para dos es una variante del dominó tradicional. Básicamente se juega de la misma forma, y el objetivo es quedarse sin ninguna ficha o con el menor número de puntos posible. Para comenzar el juego se eligen 6 fichas que deben estar boca abajo.

El juego empieza con quien tenga la ficha de doble seis o en su defecto otro doble de alto valor. El siguiente jugador tira una ficha que contenga por un lado el mismo número de la primera ficha. Si no la tiene debe tomar una ficha extra hasta que se consiga poner una. Gana quien se quede sin fichas.

3. ¿Quién soy?

¿Quién soy? es un divertido juego de adivinanza. Para jugarlo se necesita papel con adhesivo (como los post-it) y un bolígrado. El jugador que empieza el juego debe anotar en un papel el nombre de algún personaje famoso o sin que el otro jugador lo vea.

Debe colocarlo en la frente del contrincante y éste tiene que hacer preguntas para adivinar quién es. Por ejemplo: ¿soy hombre o mujer?, ¿estoy vivo o muerto?, ¿soy escritor o político?. Y así hasta adivinar el nombre del personaje.

4. Dos mentiras, una verdad

Dos mentiras, una verdad es un juego divertido para conocerse mejor. No se necesita ningún material pero sí creatividad y ánimo para pasarlo bien. En este juego uno de los dos comienza haciendo tres declaraciones sobre sí mismo. Dos serán falsas y una verdadera.

El reto consiste en que la otra persona debe adivinar cuál de las tres declaraciones es la verdadera. El juego se vuelve más divertido si las declaraciones no son tan obvias o conocidas por los demás, con lo que se adquiere más interés en las respuestas.

5. La escoba

La escoba es un juego de cartas muy entretenido. Se necesita un juego de naipes donde cada carta tiene el valor de su número. Las excepciones son: la sota son 5 puntos, un caballo 9 puntos, y un rey 10 puntos. Para empezar se reparten tres cartas y se dejan sobre la mesa 4 cartas boca arriba.

Se deben hacer conjuntos de 15 puntos. Cuando toca el turno se baja una sola carta, y así en cada turno para completar 15 puntos. Cuando se terminan las tres cartas, se reparten otras tres. Así hasta que se acaban y se realiza el conteo de quien hizo más juegos de 15 puntos.

6. El escondite

El escondite es un juego típico de niños, pero pueden divertirse también los más mayores. No hay porque limitarse, y se puede jugar para divertirse con quien sea. Todo el mundo lo conoce, y sin duda ofrece muchas posibilidades.

Si el lugar lo permite, se puede apagar la luz y esconderse mientras el otro busca. Resulta más divertido en la noche y si además la casa o el lugar se encuentra en una zona alejada o silenciosa, resultará aún más emocionante.

7. Nombres de...

Nombres de… es un juego muy sencillo pero divertido. Es un clásico juego de niños al que se le puede añadir algún castigo para darle mayor emoción. Simplemente se necesita que alguien asigne una categoría, por ejemplo: “Nombres de películas de terror”.

La otra persona dice una película de terror, y luego la otra persona también, y así sucesivamente hasta que alguno de los dos repita un nombre o diga algo fuera de la categoría. Los castigos pueden ser varios, pero lo recomendable es que sea algo leve.

8. Montar historias

Montar historias requiere grandes dosis de creatividad. De hecho no se necesita nada más que la imaginación. Para comenzar uno de los dos comienza a narrar una historia totalmente inventada. Llegado un punto detiene la narración para que el otro continúe como mejor se le ocurra.

De la misma forma la otra persona continúa el relato hasta que decide detenerse. Cuando se detiene el otro debe continuar la historia otra vez. Así se realiza sucesivamente dando lugar a historias muy divertidas e inverosímiles que pueden causar mucha diversión.

9. El ahorcado

El ahorcado es un juego de adivinanza que requiere de ingenio. Sólo se necesita una hoja y un bolígrado o un lápiz. Para dar comienzo al juego se necesita que uno de los jugadores dibuje en la hoja un muñeco sencillo con cabeza, tronco, brazos y piernas. Por otro lado, debe elegir una palabra y guardarla en su mente; se colocarán una consecución de líneas una detrás de otra (una por cada letra).

El otro concursante tiene que adivinar de qué palabra se trata e intentar colocar cada letra en cada línea. Si falla, entonces se borra o se marca una parte del cuerpo al muñeco. Para no perder hay que adivinar la palabra antes de que se borren o se marquen todas las partes del muñeco.

10. ¿Qué falta?

¿Qué falta?, además de ser divertido, estimula la memoria. Para jugar no se requiere ningún tipo de material. Una persona que tiene que salir de la habitación o bien vendarse los ojos asegurándose que realmente no vea nada. Esta será la que tenga que adivinar algo.

Mientras la otra persona está fuera la otra persona oculta un objeto de la habitación (sin hacer ruido ni dar pistas). Entonces la persona que no vió el amago deberá adivinar qué falta. Cuanto más pequeño sea el objeto más difícil es adivinarlo.

11. Echar un pulso

Echar un pulso es un famoso juego de fuerza física. Sentados sobre una mesa uno delante del otro, se ponen los codos de la misma mano sobre la mesa y se unen las manos. Es interesante que las personas tengan una fuerza parecida, pues sino el juego termina temprano.

Cuando se dice "ya" hay que hacer fuerza para intentar mover la mano del otro y llevarla hacia la mesa. Gana quien lo logre. Se pueden asignar premios o castigos a quien lo logré y variar algunas reglas como hacerlo parado, en cuclillas o utilizar las dos manos.

12. Caras y gestos

Caras y gestos no puede faltar en la lista de juegos para pasar un rato divertido. Solamente se requiere la habilidad de actuación y no se debe hablar. Consiste en que una persona debe adivinar lo que el otro quiere decir sin que ésta pueda hablar ni emitir sonidos.

Se pueden elegir categorías como nombres de canciones o películas. Quien vaya a realizar los gestos debe pensar un nombre y actuar o hacer mímica para que el otro adivine. Hay que limitarlo a uno o dos minutos, y si no lo adivina ha perdido. Un divertido juego para dos personas que es para niños y también adultos.

Referencias bibliográficas

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.