Los 9 tipos de plantas carnívoras (fotos y características)

Las plantas carnívoras son fascinantes y exóticas.
Tipos de plantas carnívoras

Se les llama carnívoras porque se alimentan de insectos y otros animales pequeños. Sin duda son diferentes al resto de las especies que se puedan encontrar entre la flora de todo el mundo, por esta razón se han vuelto tan populares y todos quieren saber más de ellas.

¿Cómo hacen para alimentarse? Una vez que los insectos o cualquier pequeño anfibio se acerca a ellas, las plantas carnívoras se cierran, se enroscan o se mueven para atraparlos y no dejarlos salir. Existen básicamente 9 tipos de plantas carnívoras, te las mostramos aquí.

Los tipos de plantas carnívoras que existen

La mayoría de estas plantas son muy llamativas y hasta un poco impactantes. Para atrapar a sus presas, tienen superficies pegajosas, pequeñas espinas que asemejan dientes y/o líquidos viscosos y azucarados, atractivos para los insectos.

En las últimas décadas mucha gente ha elegido a estas plantas para tenerlas en casa. Y es que el hecho de que se alimenten de insectos y que se muevan, las hace muy atractivas. Aunque no todos los tipos de plantas carnívoras pueden tenerse en el hogar, algunas son sencillas de cuidar y pueden estar en interior.

1. Drosera

La planta carnívora drosera, también conocida como “rocío de sol”, es parte de una de las familias de plantas carnívoras que más subespecies tiene, con 194 diferentes variedades conocidas. La forma en la que esta planta atrapa su alimento es segregando una gotas ricas en azúcares que atraen a los insectos.

Este líquido además es muy pegajoso, por lo que una vez que llegan los pequeños insectos a alimentarse, quedan atrapados. La planta drosera reaccionan cerrándose y no deja que salgan, por lo que terminan asfixiándose hasta que al final son digeridos.

Drosera

2. Nepenthes

Las nepenthes son plantas que se encuentran en zonas tropicales. Tienen una forma y color llamativos, ya que se asemejan a pequeños jarros. En algunos lugares se les llama plantas jarro o copas mono pues los monos llegan a tomar agua de ahí, aunque para ellos no supone ningún riesgo.

Estas plantas segregan un líquido que es el que atrae a los mosquitos. Por su forma de jarro e interior resbaladizo, es difícil que los insectos puedan salir de la planta una vez que entran, acabando por morir dentro del saco. Algunas de las plantas Nepenthes llegan a tener tamaños realmente grandes, de hasta 15 metros.

Nepenthes

3. Cephalotus follicularis

Las plantas carnívoras Cephalotus follicularis son pequeñas pero mortales para sus víctimas. Son originarias de Australia y como parte de su estructura natural, tienen una pequeña “tapa”, diferenciada de la propia planta carnívora.

Esta trampa consiste en una especie de jarros que almacenan agua, donde los insectos terminan ahogándose. Después de esto la planta, que es flexible, se inclina y termina absorbiendo lo que haya quedado atrapado.

Cephalotus

4. Sarracenia

Sarracenia es un tipo de planta carnívora típico de Norteamérica. Son plantas que lucen muy bonitas y tienen una forma de tubo muy alargado. En el fondo de ese tubo la sarracenia genera un néctar.

Los insectos se acercan buscando ese néctar. Como esta planta parece una flor común, los mosquitos y otras especies entran al tubo para beber el líquido. Después de esto es imposible salir de ahí para ellos y la planta termina por digerirlos.

Sarracenia

5. Dionaea muscipula

La Dionaea muscipula también es conocida como la Venus atrapamoscas, una de las plantas carnívoras más famosas. Se trata de una de las plantas carnívoras más famosas en el mundo ya que su forma es muy peculiar e incluso un poco atemorizante.

Sus hojas parecen mandíbulas rodeadas de pequeños y filosos dientes. Cuando perciben que algo se ha posado dentro de ellas, se cierran automáticamente. Regularmente llegan a sus fauces insectos pero también pequeños anfibios, que rara vez se liberan de las fauces de la Dionaea.

Dionacea

6. Drosophyllum

Drosophyllum es también conocida como atrapamoscas (De hecho, su nombre significa algo así como “Amante de las moscas”). Es una planta difícil de cultivar porque además requiere de climas muy secos para poder crecer. Tiene hojas alargadas y altas, que están cubiertas por mucílagos.

El mucílago es una sustancia altamente viscosa y pegajosa. Por esta razón es que las hojas de la atrapamoscas son una trampa mortal para los insectos, sobre todo moscas que se posan ahí. Cuando un insecto llega, las hojas se enroscan y terminan devorándolo.

Drosophilum

7. Pinguicula grandiflora

La Pinguicula grandiflora es una planta carnívora con una flor muy llamativa. Se le conoce también como violeta de agua o flor de las fuentes. Se encuentra en climas templados y su flor es grande, bonita y con pétalos pegajosos.

Esta planta carnívora, a diferencia de la mayoría, no tiene una trampa diferenciada de manera obvia. Lo que ocurre en esta planta es que los insectos terminan por quedar pegados en sus pétalos. Sin posibilidad de escapar, la flor los absorbe y se alimenta de ellos.

Pinguicula

8. Darlingtonia californica

La planta carnívora Darlingtonia californica es, por su forma, una de las más exóticas. También es conocida como “planta cobra”, debido a que realmente asemeja a una serpiente levantada y sacando la lengua.

Sin duda su aspecto es muy imponente y es una trampa por sí misma para los insectos. Debido a su forma tubular y cerrada, los insectos entran, quedan atrapados y enseguida quedan digeridos.

Darlingtonia

9. Aldrovanda vesiculosa

Esta planta, la Aldrovanda vesiculosa, es una planta carnívora acuática. Se le conoce también como rueda de agua y se le encuentra en lugares de agua pacífica. Su apariencia no es tan llamativa ni atemorizante como las demás, excepto por unos pequeños dientes alrededor de sus hojas.

Al final de cada hoja están sus trampas. Cuando llega un insecto, inmediatamente se cierran y atrapan a sus presas. Comienzan a digerirlas y ya no hay escapatoria. A pesar de ser plantas pequeñas, no dejan de ser mortales para los mosquitos que llegan a posarse en sus trampas.

Aldrovanda

Referencias bibliográficas

  • Darwin C (1875). Insectivorous plants. London: John Murray. ISBN 978-1-4102-0174-4.
  • Albert, V.A.; Williams, S.E.; Chase, M.W. (1992). "Carnivorous plants: Phylogeny and structural evolution". Science. 257 (5076): 1491–1495.
Violeta Suárez

Violeta Suárez

Filóloga y Escritora

Violeta nació en Montevideo en 1985. Estudió Filología Clásica en la Universidad de Buenos Aires (UBA), y ha trabajado en diferentes sectores dentro y fuera del país charrúa. Nunca ha dejado de lado sus mayores devociones: viajar y escribir. La Guía Femenina representa una forma de expresarse libremente al mundo sobre diversos temas que le interesan.