12 rasgos y actitudes de las mujeres valientes

Las mujeres valientes siempre brillan con luz propia.
Rasgos de las mujeres valientes

La valentía es un atributo que distingue a muchas mujeres alrededor del mundo. Por diversos tipos de circunstancias, sociales, culturales, individuales o económicas, las mujeres salen al mundo a enfrentar batallas y lo hacen con mucho valor.

Nelson Mandela ya lo dijo: “Valiente no es el que no siente miedo, sino aquel que conquista el miedo” y en eso radican los rasgos y actitudes de las mujeres valientes. ¿Qué es lo que las hace salir al mundo a enfrentar lo que les toque? Te explicamos aquí qué es lo que las distingue.

12 rasgos y actitudes que poseen las mujeres valientes

Las mujeres van ganando cada vez más representación en todos los ámbitos. Y aunque su lucha no ha sido fácil, ellas se han determinado a conquistar sus metas y sueños. Esto implica vencer muchos obstáculos y solo las mujeres más valientes lo han logrado.

Si tu eres una mujer valiente o quieres llegar a hacerlo, debes observar dentro de ti y potenciar todo aquello que te da fuerza y motivación para ir más allá de tus propios límites. Inspírate de otras mujeres y aprende a reconocer los rasgos y actitudes de las mujeres valientes.

1. Reconocen sus miedos

Las mujeres valientes sí sienten miedo. No es que sean temerarias y vayan por la vida actuando sin temor, lo que ocurre es que tienen la capacidad de reconocer muy claramente a qué le temen.

Si estás consciente de cuáles son tus miedos, será más sencillo comenzar a hacerte de herramientas para enfrentarlos. Una mujer valiente reconoce su miedo, lo analiza y planea estrategias para confrontarlo.

2. No se obsesionan con el resultado

Si vamos a intentar algo, hay que pensar en el proceso más que en el resultado. Uno de las actitudes más asertivas de las mujeres valientes es que cuando inician el camino para lograr algo, piensan más en el trayecto que en lo que obtendrán al final.

Parece sencillo, pero no lo es. Es una actitud que debe cultivarse para dejar de enfocarse en lo que vamos a obtener, pues la presión y el miedo a no lograrlo nos absorben y paralizan. En cambio pensar en el camino como una forma de éxito, nos da mayor seguridad.

3. Arriesgadas

Una mujer valiente es arriesgada. No es que no le tema a los riesgos, es que sabe que solamente tomándolos es como se llega a mejores oportunidades y se obtienen resultados. Ser demasiado precavida para no perder lo que se tiene, limita muchas oportunidades y crecimiento.

Si nos enfrentamos a una toma de decisiones y nos preocupamos demasiado sobre lo que podamos perder, entonces terminamos por elegir no arriesgarnos. Pero una mujer valiente toma riesgos porque sabe que siempre hay mucho más por ganar que perder.

4. Saben decir que no

Ser valiente es saber decir que no. Cuando somos muy seguras de nosotras mismas y conocemos nuestros límites y alcances, entonces tenemos la capacidad de decir no cuando simplemente no estamos dispuestas a hacer algo que no queremos.

Sin importar hacer sentir mal a otro a costa de nuestra propia seguridad e integridad, las mujeres debemos aprender que decir no también está bien y debe ser respetado. Por eso un rasgo notable de una mujer valiente es su capacidad de decir que no.

5. Resilientes

La resiliencia es uno de los rasgos más característicos de las mujeres valientes. Esta cualidad se refiere a la capacidad de las personas de adaptarse positivamente a las diferentes circunstancias.

Una persona resiliente sabe sacar provecho de las situaciones a su favor y sin dañar a terceros. Sin duda es un rasgo complejo, pero las mujeres valientes van adelante enfrentando sus miedos, porque se saben con la capacidad de sacar el mejor provecho a lo que venga.

6. Comprueban los límites

Una mujer valiente comprueba o analiza por ella misma los límites. Antes de creer lo que los demás le dicen acerca de los riesgos de seguir adelante, las mujeres valerosas lo comprueban por ellas mismas para cambiar el “no se puede” por el “Lo intenté y no pude”.

No siempre se requiere comprobar los límites vivencialmente, pero sí hacer un propio análisis y llegar a nuestras propias conclusiones. Así que para ser valientes hay que tener presentes que no podemos dejarnos llevar completamente por las personas que nos dicen que no lo intentemos.

características de las mujeres valientes

7. Asumen las consecuencias

Ser valiente y madura es aceptar las consecuencias de nuestras acciones. Esta es una buena forma de eliminar el miedo. Saber que ocurra lo que ocurra estamos dispuestas a enfrentarlo y a asumir las consecuencias, ayuda a reducir la incertidumbre y el miedo.

Hay que estar conscientes que aquello que vamos a intentar tendrá resultados y consecuencias, y somos nosotros quienes lo vamos a asumir. Esto lejos de inundarnos de temores, nos brinda seguridad y certeza, cosa que las mujeres valientes saben y aprovechan.

8. No buscan la aprobación

Vivir esperando la aprobación de los demás nos limita en nuestras decisiones. Por esta razón nuestras decisiones y acciones no deben estar sujetas a las opiniones o comentarios de personas ajenas.

Una actitud común en las mujeres valientes es que siguen adelante sin importar lo que digan los demás. Tienen la capacidad de escucharse a ellas mismas para discernir si lo que hacen es lo correcto o no para ellas.

9. Van tras sus metas

Una forma de cultivar la valentía es tener metas y enfocarse en ellas. Cuando tenemos un objetivo vital que realmente nos emociona y nos hace vibrar positivamente, somos capaces de muchas cosas con tal de llegar a él.

Incluso los miedos quedan atrás cuando nuestra mirada está puesta en nuestras metas. Esta es la razón de que las mujeres valientes luzcan tan seguras de sí mismas para seguir adelante, aun cuando haya miedos y obstáculos en el camino.

10. Reconocen sus logros

Así como reconocemos nuestros miedos y limitaciones, hay que reconocer nuestros logros. Es una forma de obtener seguridad en nosotras. No tengamos demasiada humildad en reconocer a nosotras mismas cuando hemos hecho algo bien y hemos obtenido un logro.

Aunque nos parezca mínimo, debemos tener la capacidad de vernos a nosotros mismas que lo hemos hecho bien. Esta es una gran herramienta para enfrentar nuestros miedos, cuando sabemos que somos capaces de lograr grandes cosas.

11. Aprenden de los fracasos

Para dejar de temer hay que entender los beneficios de tener fracasos. Se trata de algo complejo de entender pues siempre nos han dicho que es malo fracasar. Pero si cambiamos la mirada, podemos darnos cuenta que cuando no logramos algo, podemos aprender mucho.

Esto reduce mucho la ansiedad y el miedo al fracaso. Las mujeres valientes no temen a arriesgar y fracasar porque saben que habrá una gran lección que le ayudará en sus siguientes decisiones.

12. Son conscientes de sus fortalezas

Conocernos a nosotras mismas nos ayuda a convertirnos en mujeres valientes. Si sabemos y reconocemos nuestros límites y nuestras fortalezas, entonces tenemos mayor certidumbre para enfrentar sin miedo lo que se venga en nuestra vida.

Las mujeres valientes creen y ejercitan el autoconocimiento. De esta forma podemos reconocer las herramientas que tenemos para enfrentar cualquier cosa a la que tengamos temor. Hay que estar en conscientes de nuestras capacidades y limitaciones.

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.