85 frases célebres de Salvador Dalí

Genio y figura, la personalidad de este artista español fue controvertida en su tiempo.
Frases de Salvador Dalí

Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domènech, más conocido como Salvador Dalí, fue un pintor, escultor, grabador, escenógrafo y escritor español del siglo XX, considerado como uno de los máximos exponentes del género llamado Surrealismo.

Grandes frases de Salvador Dalí

Salvador Dalí es conocido por sus imágenes surrealistas, sus habilidades pictóricas y como experto dibujante. Este famoso artista español es posiblemente una de las personas más icónicas del siglo XX y por ello merece todo nuestro respeto y admiración.

Para aquellos que no conozcáis su obra o su persona podréis saber un poco más de él a través de las siguientes 85 frases célebres de este gran artista que fue Salvador Dalí. ¡Esperamos que las disfrutéis!

Salvador Dalí

1. No tomo drogas. Yo soy una droga.

Dalí fue famoso por su personalidad, a la que comúnmente se le atribuía el consumo de drogas recreativas y alucinógenos.

2. Saber cómo mirar es una manera de inventar.

Encontrar la perspectiva adecuada nos puede aportar un nuevo enfoque sobre una obra de arte.

3. Para ser interesante, uno tiene que provocar.

Buscar el sentimiento en la otra persona es lo que puede hacer de nosotros alguien interesante.

4. La libertad de cualquier tipo es lo peor para la creatividad.

Cuando nos distraemos o socializamos no estamos pendientes del trabajo y de cómo innovar en él.

5. Los genios nunca deben morir, el progreso de la humanidad depende de nosotros.

Las grandes obras son fruto de unos pocos genios, y cuando estos mueren su obra se paraliza para siempre.

6. El genio tiene que pasar por encima de la locura y la locura por encima del genio.

Una cita transgresora típica de Salvador Dalí intentando confundir a la persona receptora y a la vez reconociendo su propia locura.

7. Creo que la vida debe ser una fiesta continua.

Salvador Dalí era conocido como un hombre muy sociable y dedicado a su propio esparcimiento.

8. La inteligencia sin ambición es un pájaro sin alas.

La ambición puede impulsarnos a lograr objetivos que de otra forma no hubiésemos conseguido.

9. Hay algunos días en los que creo que voy a morir por una sobredosis de satisfacción.

Una cita de Dalí en la que juega con el reconocimiento de sus adicciones y el placer que en ese momento siente.

10. Un gran vino requiere de un loco para hacer crecer la vid, de un hombre sabio para velar por ella, de un poeta lúcido para hacerlo, y de un amante para beberlo.

Aquí Dalí nos habla sobre todo el transcurso de la vida de un vino y los hombres que lo acompañan.

11. Creo que el momento está cerca cuando por un método de pensamiento activo y paranoico, es posible sistematizar la confusión y contribuir al descrédito total del mundo de la realidad.

Una frase muy surrealista sin duda de este genio del surrealismo que fue Dalí.

12. Un día tendrá que ser admitido oficialmente que lo que hemos bautizado como ‘realidad’ es una ilusión aún mayor que el mundo de los sueños.

La realidad no es más que aquello que percibimos por nuestros sentidos, no representa la totalidad de aquello que nos rodea.

13. Dame dos horas al día de actividad, y seguiré las otras veintidós en sueños.

Dalí nos habla aquí de como este disfruta dentro de su particular mundo onírico pues este le inspiraba. .

14. Es fácil o imposible.

Una cita muy transgresora sin duda, hacer fácil lo complicado puede ser nuestro deber o de otra forma puede ser imposible.

15. No es necesario que el público sepa si estoy bromeando o si estoy serio, al igual que no es necesario para mí saberlo.

Dalí nos habla de su espontaneidad y de cómo ni él mismo sabe cómo se siente en cada momento.

16. El primer hombre en comparar las mejillas de una joven con una rosa fue obviamente un poeta; el primero en repetirlo fue posiblemente un idiota.

Aquel que inventa algo es el auténtico genio, por el contrario quien lo repite carece de valor como persona.

17. ¡Piel nueva, una nueva tierra! ¡Y una tierra de libertad, si eso es posible! Elegí la geología de una tierra que era nueva para mí.

Dalí nos habla sobre su necesidad de encontrarse a sí mismo más allá del lugar donde se encontrase.

18. Estoy haciendo cosas que me inspiran con una profunda emoción y estoy tratando de pintar con honestidad.

Dalí realizaba con sus obras aquello que más le llenaba, era sin duda un artista nato.

19. No te preocupes por ser moderno. Desgraciadamente es la única cosa que, haga lo que hagas, no se puede evitar.

Ser demasiado transgresor en ocasiones puede perjudicarnos, pero también es aquello que nos hace únicos y diferentes.

20. Picasso es un pintor, como yo; Picasso es español, como yo; Picasso es un comunista, yo no lo soy.

Dalí nos muestra en esta cita una parte de su profunda enemistad con Pablo Picasso, también un icono de la misma época.

21. Del mismo modo que me sorprende que un empleado de banco nunca coma un cheque, también estoy sorprendido de que ningún pintor antes que yo jamás pensara en pintar un reloj blando.

Dalí nos habla en esta cita sobre una de sus obras más famosas: La persistencia de la memoria.

22. Cuando las creaciones de un genio chocan con la mente de un laico, y producen un sonido vacío, no hay duda de que está en un error.

Muchas veces entender las obras de un genio es algo complicado para las personas que no tenemos esa genialidad.

23. El dibujo es la honestidad del arte.

El dibujo es una forma muy sencilla y a la vez muy honesta de plasmar nuestro arte en un lienzo.

24. Quiero percibir y comprender los poderes ocultos y las leyes de las cosas, a fin de tenerlos en mi poder.

La búsqueda de Dalí de la constante innovación lo llevó a una permanente búsqueda de sí mismo.

25. La diferencia entre los recuerdos falsos y los verdaderos es la misma que para las joyas: es siempre falso el que parece más real, el más brillante.

Cuando algo es demasiado bueno para ser verdad suele ser porque sencillamente no es cierto.

26. La vida es demasiado corta como para pasar inadvertida.

Debemos vivir intensamente y aprovechar cada minuto de nuestras vidas para ser nuestra mejor versión.

27. Las guerras nunca han herido a nadie, salvo a las personas que mueren.

Las guerras siempre han sido una de las peores etapas en la vida de todos los hombres, incluido Salvador Dalí.

28. Llévame, yo soy la droga; llévame, yo soy el alucinógeno.

Dalí siempre se representaba a sí mismo de esta forma, él era la droga.

29. La belleza debe ser comestible, o nada en absoluto.

También hay belleza en los alimentos que nos rodean, si observamos lo suficiente podemos ver belleza en casi todo.

30. Si te niegas a estudiar la anatomía, las artes del dibujo y perspectiva, las matemáticas de la estética y la ciencia del color, déjame decirte que esto es más un signo de pereza que de genio.

El diseño del arte puede ser una ciencia que nos puede llevar años conocer y dominar.

31. Muy poco de lo que podría suceder sucede.

Sin duda, en la vida podrían pasar muchas más cosas de las que realmente nos terminan sucediendo.

32. Llega un momento en la vida de toda persona en el que se da cuenta de que me adora.

Dalí nos muestra aquí un punto egocentrista de sí mismo, pues todos los genios tienden a ser egocéntricos.

33. Debemos recordar siempre que la Revolución China no fue una revolución de campesinos, sino de la extrema derecha.

Una revolución puede ser vista de formas muy distintas dependiendo del prisma desde donde la veamos.

34. Cada mañana cuando me levanto, experimento una exquisita alegría, la alegría de ser Salvador Dalí, y me pregunto en éxtasis: ¿Qué cosas maravillosas este Salvador Dalí va a hacer hoy?

Salvador Dalí haciendo gala de su particular sentido del humor, algo muy particular de este genio.

35. Todo mi conocimiento de ambas, la ciencia y la religión, las incorporo en la tradición clásica de mis pinturas.

Dalí incorporaba a sus obras todo aquello que pasaba por su mente, temas tales como la religión y la ciencia pasando por muchos otros más.

36. Sólo hay dos cosas malas que pueden pasarte en la vida, ser Pablo Picasso o no ser Salvador Dalí.

Entre estos dos genios contemporáneos siempre hubo una profunda rivalidad, pues el público siempre tendía a compararlos.

37. Seré un genio, y el mundo me admirara. Quizás seré despreciado e incomprendido, pero seré un genio, un gran genio, porque estoy seguro de ello.

Dalí era consciente de que no era igual a los demás y que por ello sería recordado como un genio, quizás no le comprenderían pero su obra perduraría.

38. El problema con la juventud de hoy en día es que uno ya no es parte de ella.

Dalí, con esta frase, nos demostraba que ya era consciente de que sus años de plenitud ya habían pasado.

39. Dios es sólo otro artista, como yo.

Dalí nos habla aquí sobre esta peculiar forma de ver la figura de dios, un tanto excéntrica igual que su propia persona. Una de las frases de Salvador Dalí más repetidas.

40. Aficionarse al dinero como a mí me gusta, es nada menos que mística. El dinero es una gloria.

El dinero puede ser algo muy importante en la vida de cualquiera, y Dalí necesitaba de él para mantener su estilo de vida.

41. El canibalismo es una de las manifestaciones más evidentes de la ternura.

Una cita muy característica que nos enseña el famoso humor negro de Dalí.

42. Que se hable de Dalí, aunque sea para bien.

Aunque hablen mal de nosotros siempre es positivo que lo hagan, pues eso demuestra que están pendientes de nuestros movimientos por admiración o envidia.

43. Cada una de las dos mitades está exactamente unida a la otra mitad, de la misma manera que Gala estaba unida a mí… Todo se abre y se cierra y se interrelaciona con precisión.

Dalí nos habla aquí de Gala, quien fue su compañera de vida y su musa.

44. Empleo las palabras que me has enseñado. Si no significan nada, enséñame otras. O deja que me calle.

Dalí nos hace muestra en esta cita de su forma de ver las relaciones entre personas y de su carácter personal.

45. Una mujer elegante es una mujer que te desprecia y que no tiene vellos bajos sus brazos.

Posiblemente, en esta cita Dalí nos habla de sus gustos personales o lo que le atrajo de su mujer.

46. Es mejor haber amado y perdido que tener que lavar veinte kilos de ropa a la semana.

Dalí aborrecía la rutina y la desidia, siempre llevo un estilo de vida muy bohemio.

47. Todo el mundo debería comer hachís, pero sólo una vez.

Dalí fue famoso por ser un ávido consumidor de drogas, con las cuales llegaba a un estado de trance que después plasmaba en sus obras.

48. Cuando pinto, el mar ruge. Mientras que otros solo salpican en una bañera.

La forma de pintar de Dalí es un reflejo de su alma caótica y sus emociones a flor de piel.

49. Para tener respeto en la sociedad, es bueno tener talento para darle una patada en la espinilla derecha a la sociedad que amas. Después de eso, sé un esnob.

Para alcanzar el estatus de genio es imprescindible tener un gran talento, Dalí sin duda fue uno de los autores más talentosos del siglo XX.

50. En vez de obstinadamente tratar de usar el surrealismo con fines de subversión, es necesario intentar hacer que el surrealismo sea algo sólido, completo y clásico.

El surrealismo fue uno de los géneros que más tocó Dalí y a este le debe algunas de sus obras más famosas, el respeto que Dalí le tenía a este género es patente.

51. La repulsión es la centinela que cuida la puerta de todo aquello que más deseamos.

Algo nos puede resultar repugnante hasta que realmente lo llevamos a cabo, una vez estamos en ello puede resultar quizás como algo placentero.

52. Si entiendes tu pintura antes de haberla culminado, entonces es mejor que no la termines.

Una obra está terminada en el momento que nosotros lo decidimos, ni un segundo antes ni uno después.

53. La gente me metió en la cárcel, y mi vida se volvió divina. ¡Magnífico!.

La excéntrica personalidad de Dalí puede no dejar nunca de sorprendernos.

54. Para despertar mi fervor, era necesario ofrecerme algo que me gustara. Una vez que mi apetito volvió, me volví realmente hambriento.

Dalí, como todos, necesitaba encontrar la inspiración por medios externos y cuando la conseguía la explotaba al máximo.

55. Ya que no fumo, decidí dejarme crecer el bigote es mejor para la salud.

Sin duda, el bigote de Salvador Dalí fue uno de sus rasgos más característicos y con el que todo el mundo lo identifica.

56. El arte progresivo puede ayudar a las personas a aprender, no sólo sobre las fuerzas objetivas de la sociedad, sino también sobre el carácter social de su vida interior.

El arte que realizamos es una expresión de la personalidad del artista y de como este la expresa.

57. ¿Qué es la televisión para el hombre que solo con cerrar sus ojos puede ver lugares accesibles a la vista y a lo nunca visto?

La televisión fue un gran cambio en el siglo XX y Dalí siempre prefirió su propio mundo interior.

58. Le dedico esta novela a Gala, quien siempre estuvo a mi lado mientras la escribía, quien se volvió en el hada de mi equilibrio, quien sacó las salamandras de mis dudas.

Gala fue la musa y esposa de Salvador Dalí, fue fuente de inspiración durante toda su vida.

59. Sin duda, ubico a Freud junto con los héroes. Él despojó al pueblo judío del más grande e influyente de todos los Héroes: Moises.

Dalí nos habla en esta cita de Sigmund Freud y de su labor dentro del campo del psicoanálisis, sin duda nos descubrió una nueva forma de entender la mente humana.

60. Es obvio cuando mis enemigos, mis amigos y el público en general pretenden no entender el significado de las imágenes que me surgen y que transcribo en mis pinturas.

Las obras de Salvador Dalí han sido siempre fuente de debate y controversia, pues estas pueden ser vistas desde muchos puntos de vista diferentes.

61. Desde la revolución francesa se ha desarrollado una tendencia viciosa y cretina a considerar a un genio como un ser humano igual en todos los sentidos a los demás.

Salvador Dalí se consideraba a sí mismo diferente al resto, su obra así lo demostró durante su carrera como artista y tras su fallecimiento.

62. ¿Dónde está lo real? Toda apariencia es falaz, la superficie visible es engañosa. Miro mi mano. Son nervios, músculos, huesos. Profundicemos más: son las moléculas y los ácidos.

Lo que somos realmente como individuos no es visible a simple vista, la persona que somos en su totalidad es mucho más complicada de entender. Otra de las grandes frases de Salvador Dalí.

63. El placer de la carne sólo puede satisfacerse si se crea una dimensión particular, una especie de fenómeno estereoscópico, un holograma imaginario tan real como es la realidad.

Dalí nos habla en esta cita sobre las relaciones interpersonales y de cómo estas necesitan un ambiente propicio para su correcto desarrollo.

64. Soy capaz de proyectarme a mí mismo en mi pequeño cine interno. Me libero a través de una salida secreta de los intentos de asediar a mi propia alma.

Nuestros pensamientos nos pueden llevar hacia la búsqueda de la persona que realmente somos a través de nuestra mente.

65. El asesinato está más cerca del cielo, porque después de convertirse en «recuerdos de nuestra conciencia», se reza, el cielo se abre, y los ángeles dicen: ¡Buenos días!

La personalidad tan peculiar de Salvador Dalí le permitía obtener un punto de vista único de las cosas que le sucedían o le rodeaban.

66. Creo que soy mejor escritor que pintor, y en esto coincidía con mi padre. Lo importante de mi escritura no es el estilo, ni la sintaxis, ni los recursos discursivos. Lo importante de mi escritura es sencillamente lo que digo, y llegará el día en que eso será aceptado.

Dalí era consciente que era un genio quizás fuera de su época, que con el tiempo su obra sería entendida y valorada incluso de mayor forma que como lo hacían en aquel momento.

67. El erotismo, las drogas alucinógenas, la ciencia nuclear, la arquitectura gótica de Gaudí, mi amor por el oro… hay un denominador común en todo eso: Dios está presente en todo. La misma magia está en el corazón de todas las cosas, y todos los caminos conducen a la misma revelación: somos los hijos de Dios, y todo el universo tiende hacia la perfección de la humanidad.

Dalí tenía una particular forma de entender el concepto de Dios que además plasmó en algunas de sus obras.

68. Ahora las obsesiones sexuales son la base de la creación artística. La frustración acumulada conduce a lo que Freud llama el proceso de sublimación. Cualquier cosa que no toma lugar eróticamente se sublima en la obra de arte.

El erotismo siempre ha sido fuente de inspiración para numerosos artistas y una forma de plasmar sus ideas o pensamientos más primitivos.

69. Probé el sexo una vez con una mujer y esa mujer era Gala. Fue sobrevalorado. Probé el sexo una vez con un hombre y ese hombre era el famoso juglar Federico García Lorca (el poeta surrealista español). Fue muy doloroso.

Dalí, a lo largo de su vida, experimentó con todo aquello que creyó debía explorar y eso le llevó a vivir todo tipo de experiencias.

70. El verdadero pintor es aquel que es capaz de pintar escenas extraordinarias en medio de un desierto vacío. El verdadero pintor es aquel que es capaz de pintar pacientemente una pera rodeado de los tumultos de la historia.

Aquel pintor que consigue destacar por sus obras es aquel que consigue un punto de vista particular que le diferencia del resto de las personas.

71. Hoy, el gusto por el defecto es tal que sólo parecen geniales las imperfecciones y sobre todo la fealdad. Cuando una Venus se parece a un sapo, los pseudo estetas contemporáneos exclaman: ¡Es fuerte, es humano!

Durante el siglo XX el arte cambió con respecto a lo que se consideraba arte tiempo atrás, y Dalí no se sentía representado por la forma de entender el arte de la época en la que se encontraba.

72. Cada vez que pierdo un poco de esperma estoy totalmente convencido de que lo he desperdiciado. Siempre me siento culpable después… Ya que, para empezar, no soy tan impotente.

Dalí en citas como esta demuestra que reflexionaba sobre absolutamente todo lo que le sucedía, su mente nunca dejaba de trabajar.

73. Necesito todas estas repentinas imágenes que se me presentan de mi pasado y que forman la fábrica de lo que es toda mi vida.

La inspiración de Dalí muchas veces venía dada por recuerdos de la vida de este que después plasmaba en sus obras.

74. Yo soy el surrealismo.

Sin duda Dalí fue uno de los mayores exponentes del surrealismo, sin su figura este género nunca hubiese llegado a las altas cotas de popularidad que alcanzó.

75. Me rehúso categóricamente a considerar que el surrealismo es otro grupo artístico literario. Creo que fueron capaces de liberar al hombre de la tiranía del mundo “práctico y racional”.

La visión particular del surrealismo de Dalí es algo que siempre caracterizó su obra y que éste entendía como un género sin barreras racionales.

76. El surrealismo sirvió como una demostración de que la esterilidad total y las tentativas de automatización han ido demasiado lejos y han conducido a un sistema totalitario.

En esta cita, Dalí nos habla sobre el surrealismo y de cómo este se encuentra fuera de los límites del arte convencional.

77. Uno podría pensar que a través del éxtasis entramos a un mundo lejos de la realidad y de los sueños. Los repugnantes se vuelven deseables, la afección en crueldad, lo feo en hermoso, etc.

El mundo onírico en el que muchas veces se sumergía Dalí le mostraba a este una forma distinta de ver la realidad que le rodeaba.

78. La vida diaria de un genio, su sueño, su digestión, sus uñas, sus resfriados, su sangre, su vida y su muerte son esencialmente diferentes a las del resto de la humanidad.

Dalí entendía que los genios eran personas hechas de otra pasta y que estos lo demostraban en todas la facetas de vida.

79. La juventud necesita dificultades para conseguir las cosas. Si recibes algo de dinero por esto, algo de dinero por aquello, todo se vuelve mediocre y colapsa.

Durante nuestra juventud es positivo poder luchar para alcanzar nuestras metas, pues con ello aprendemos a valorar aquello que conseguimos.

80. Solo hay una cosa más exasperante que una esposa que sepa cocinar pero no lo hace, y eso sería una esposa que no sepa cocinar pero que lo haga.

Dalí como en todos los aspectos de su vida tuvo una relación muy especial con su mujer y esta es una cita de cómo él veía esa relación.

81. Siempre llevo conmigo una cigarrera adornada con joyas donde, en vez de tabaco, hay pequeños bigotes al estilo Adolphe Menjou. Los ofrezco pero nadie se atreve a tomar uno.

El sentido del humor de Salvador Dalí siempre fue muy peculiar.

82. Los famosos relojes blandos no son más que el tierno, extravagante, solitario y paranoico-crítico camembert del tiempo y el espacio.

La forma en como Dalí narraba una de sus grandes obras nos deja patente su diferente forma de pensar y de entender su propio arte.

83. Nunca fui un alumno promedio. Parecía refractario a cualquier enseñanza y parecía que podría ser realmente tonto o que podía sorprender con un trabajo asombroso.

Los genios siempre han destacado en ciertas áreas y han sido desastrosos en otras, pues la particular forma del genio de entender lo que le rodea le conlleva este tipo de problema.

84. Antes de entrar a prisión, estaba nervioso y ansioso. No sabía si debía pintar o, quizá, hacer un poema, ir al cine o ir al teatro.

Si fuéramos a ir a la cárcel todas las personas nos podríamos nerviosos y Dalí no sabía en ese momento a qué dedicar sus últimos instantes de libertad.

85. Dalí es un pintor magnífico, pero en la vida real es un payaso increíble- normalmente más interesante para todos.

Dalí destacó tanto por su obra como por su persona, su personalidad hizo de este genio alguien muy querido y del cual aún nos maravillamos.

Violeta Suárez

Violeta Suárez

Filóloga y Escritora

Violeta nació en Montevideo en 1985. Estudió Filología Clásica en la Universidad de Buenos Aires (UBA), y ha trabajado en diferentes sectores dentro y fuera del país charrúa. Nunca ha dejado de lado sus mayores devociones: viajar y escribir. La Guía Femenina representa una forma de expresarse libremente al mundo sobre diversos temas que le interesan.