Los 23 mejores y más divertidos Trabalenguas para niños

Los trabalenguas pueden convertirse en una ingeniosa forma de ejercitar el habla infantil sin que ellos se den cuenta.
Trabalenguas

¿Cuál es el trabalenguas que más recuerdas? ¿Tienes algún trabalenguas favorito con el que puedas desafiar a tus amigos?

Estas frases cortas que te enredan la lengua son muy divertidos para todas las edades y un gran recuerdo de la infancia, donde celebrabamos cuando lográbamos decir uno correctamente e incluso presumíamos un poco si algún amigo no podía, era casi como un poder obtenido.

Pero ¿Sabías que los trabalenguas pueden traer beneficios para los más pequeños? Ayudan a fortalecer el habla y agilizar el cerebro, de manera que puedan captar más rápido las cosas, procesarlas y tener una comunicación más fluída. Incluso pueden aumentar su confianza.

Por ello es importante que le enseñes y practiques con tu hijo, algunos de los mejores trabalenguas que te mostraremos a continuación.

¿Qué es un trabalenguas?

En definición, un trabalenguas se trata de una o varias oraciones breves pero con un cierto grado de complejidad al pronunciarlas con fluidez y de forma correcta. Tienen una característica divertida y atractiva a los oídos que despiertan la curiosidad humana en querer repetirlo. Además son considerados como un tipo de literatura popular ya que, sin importar el idioma o la región del mundo, siempre encontraremos un trabalenguas.

Se combinan con algunas alteraciones orales o incluyen palabras que de por si, no concuerdan en una frase cotidiana. Sin embargo, esto es para otorgar dificultad al trabalengua.

Los 23 mejores trabalenguas para niños

Una buena idea de iniciar a tus niños a practicar los trabalenguas es ir de menor a mayor dificultad, acompáñalos y anímalos a que sigan practicando hasta que puedan dominarlo.

1. Trabalenguas cortos

Estos trabalenguas sirven para familiarizar a los pequeños con este tipo de literatura y a iniciarse de una manera sencilla, que sientan que pueden dominar.

‘Pablito clavo un clavito ¿qué clavito clavó pablito?.’ ‘Como poco coco como, poco coco compro’. ‘Pancha plancha con cuatro planchas. ¿Con cuántas planchas plancha Pancha?’.

‘Compré pocas copas, pocas copas compré, como compré pocas copas, pocas copas pagaré’.

‘El perro en el barro, rabiando rabea: su rabo se embarra cuando el barro barre,y el barro a arrobas le arrebosa el rabo’.

‘La gallina cenicienta en el cenicero está, el que la desencenice buen desencenizador será’.

‘Cómo quieres que te quiera si el que quiero no me quiera no me quiere como quiero que me quiera’.

‘Tres tristes trapecistas con tres trapos troceados hacen trampas truculentas porque suben al trapecio por trapos y no por cuerdas’.

2. Trabalenguas largos

Cuando adquieren más experiencia practicando trabalenguas cortos, los niños pueden ir interesándose en trabalenguas más complejos y que se conviertan en todo un reto a superar.

‘Doña Panchívida se cortó un dévido con el cuchívido del zapatévido. y su marívido se puso brávido porque el cuchívido estaba afilávido’.

‘Teresa trajo las tizas ¿y cómo las tizas trajo? Hechas trizas las tizas trajo’.

‘El amor es una locura, que ni el cura lo cura, y si el cura lo cura es una locura del cura’.

‘Tres tristes tigres, tragaban trigo en un trigal, en tres tristes trastos, tragaban trigo tres tristes tigres’.

‘El anillo del llavero no tiene llaves. ¿Quién se ha llevado las llaves del anillo del llavero?’.

‘Me han dicho que he dicho un dicho y ese dicho no lo he dicho yo. Porque si lo hubiera dicho, estaría muy bien dicho por haberlo dicho yo’.

‘Los cojines de la reina, los cajones del sultán. ¡Qué cojines! ¡Qué cajones! ¿En qué cajonera van?’.

‘A Cuesta le cuesta subir la cuesta, y en medio de la cuesta, va y se acuesta’.

‘Cuando cuentes cuentos cuenta cuantos cuentos cuentas, porque si no cuentas cuantos cuentos cuentas nunca sabrás cuántos cuentos sabes contar’.

‘Pedro Pérez pintor pinta preciosos paisajes por pocas pesetas para poder partir para París’.

‘Erre con erre, guitarra; erre con erre, carril: rápido ruedan los carros, rápido el ferrocarri’l.

‘Mariana Magaña desenmarañará mañana la maraña que enmarañara Mariana Magaña’.

‘El gato araña a la araña y la araña araña al gato pobre gato lo araña la araña pobre araña que lo araña el gato’.

‘El Dragón tragón tragó carbón, y quedó panzón. Panzón quedó el dragón por tragón. ¡Qué dragón tan tragón!’.

‘El perro de San Roque no tiene rabo porque Ramón Ramírez se lo ha cortado. Y al perro de Ramón Ramírez ¿quién el rabo le ha cortado?’.

Beneficios de los trabalenguas para los niños

Existen un grado de profesores que han ido en aumento en estos últimos años que agregan los trabalenguas como una forma de practicar el lenguaje y las habilidades comunicativas. Mientras que expertos en entrenamiento oral lo utilizan para mejorar el desarrollo del habla de sus pacientes.

También podemos encontrar otros beneficios que pueden otorgar los trabalenguas a los niños.

1. Fortalece las habilidades superiores

Con la complejidad de los trabalenguas, debemos poner en práctica nuestras capacidades mentales de memoria, atención y concentración, no solo para decirlo correctamente, sino para transmitirlo a otra persona, poder escribirlo o repetirlo cuando queramos. Lo cual ayuda a los niños en otras áreas de su desarrollo, tales como la resolución de problemas o atreverse a explorar cosas nuevas.

Incluso, en la edad adulta, puede ayudar a crear nuevas conexiones neuronales y prevenir la oxidación celular del cerebro. Así que no solo obtendrán beneficios en la infancia, sino también para toda su vida.

2. Confianza personal

Cuando los niños hacen bien algo se sienten como si pudieran alcanzar las estrellas saltando. Ahora imagina cómo se pueden sentir cuando dicen un trabalengua complicado una y otra vez sin enredarse ¡Es como si tuvieran un superpoder!. Lo cual ayuda a que ganen confianza con sus capacidades de aprender cosas nuevas y aumentar su autoestima.

Además los ayuda a buscar motivaciones para superarse, cuando quieren conocer más trabalenguas y no parar de practicarlos hasta decirlos a la perfección. Lo cual puede ayudar a que superen en otras áreas de interés.

3. Mejora el habla

Como ya pudiste leer con anterioridad, mencionamos que algunos expertos como los profesores y los patólogos del habla y del lenguaje, utilizan los trabalenguas para fomentar la fluidez y la comunicación tanto en los niños en la escuela, como los pacientes infantiles que padecen de algún trastorno o dificultad de este tipo.

El practicar trabalenguas relaja los músculos de la boca, a ordenar las ideas antes de expresarlas y controlar la interacción, en pro a beneficiar a estos niños con la comunicación social.

4. Ayuda a expresarse

Los trabalenguas también pueden utilizarse como una forma de entrenamiento para la expresión oral, ya que los niños pueden comenzar a trabajar la dicción, la claridad del tono, pronunciación adecuada, proyección del habla y fluidez al hablar para que todos entiendan lo que están diciendo. Lo cual ayuda a encontrar literalmente su voz y hacer que se escuche en cualquier momento y no se sienta retraído por expresar su opinión.

Otro beneficio que podemos destacar en la expresión oral que los niños adquieren con los trabalenguas es a expresar sus sentimientos, describir su estado emocional y mejorar la comunicación con las personas a su alrededor. Ya que adquieren confianza en sí mismos y en mostrarse como son ante el mundo.

5. Interés por la literatura

Como es un tipo de literatura, ingeniosa y divertida, los niños pueden interesarse en un futuro por otras características de la literatura, apreciar la lectura y satisfacer su instinto de curiosidad de una manera provechosa y positiva. Logran además conectar con su lengua de origen y por descubrir cómo serán estos trabalenguas en otros idiomas y quién sabe, hasta pueden aprender otro idioma gracias a ello.

Consejos para enseñar trabalenguas a los más pequeños

Ve de a poco, con trabalenguas cortos y de menor dificultad, esto ayudará a que los niños puedan lidiar mejor con la frustración y los prepara para afrontar con éxito el siguiente nivel.

Toma tu tiempo para enseñarle a tu hijo de qué se trata los trabalenguas y cómo pueden aprenderlo. Ve al ritmo del aprendizaje de tu pequeño, incluso si tienes que ir palabra por palabra.

Busca algún juego extra que ayude a tu hijo a leer los trabalenguas. Incluso puedes ayudarte en alguna herramienta web , como en las aplicaciones móviles.

Ayudalo a manejar la frustración, es importante que los niños no se sobreesfuercen porque eso solo hace que se molesten consigo mismo, se crean incapaces y abandonen de seguir practicando y mejorar.

incluye otros tipos de literatura como adivinanzas, chistes, poesías o cuentos, para que los niños calienten sus habilidades orales, expresivas y mentales para que puedan captar mejor los trabalenguas.

Cuando se trata de los niños y su educación,** debes ver los juegos y los trucos populares de la literatura como un aliado en la enseñanza de valores** y el aumento del desarrollo personal en la infancia.

Recuerda que a los pequeños les encanta divertirse todo el tiempo y pueden aburrirse fácilmente, así que si puedes hacer la educación más dinámica. Aprovecha cada ventaja que puedas obtener, ten la mente abierta, mira el mundo desde otra perspectiva. Tu hijo lo apreciará y lo sabrá aprovechar al máximo.

Elvira Cuesta

Elvira Cuesta

Psicóloga clínica

Elvira Cuesta (Madrid, 1994) es Graduada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y es Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad de Barcelona. Está especializada en periodismo científico, y es colaboradora habitual en revistas como La Guía Femenina y MedSalud.