Mito de la caverna de Platón: explicación de esta alegoría

4 weeks ago

Maria Weevs

Descubre el trascendente significado del mito más rememorado de la obra de Platón

Mito de la caverna de Platón: explicación de esta alegoría

Platón fue el creador del mito de la caverna, el cual trata de una alegoría que permite simbolizar una idea bastante abstracta como vamos a ver. De entrada es algo que no mucha gente se plantea en su día a día, pero que es ciertamente trascendente en nuestras vidas.

El mito de Platón parte de unos recursos narrativos fácilmente inteligibles, por lo que podemos representarnos mejor la idea abstracta en cuestión. Vamos a ver, pues, este mito que ha influenciado a la filosofía occidental a lo largo de los siglos y su explicación

El mito de la caverna de Platón

Este mito tiene como idea central la relación que tenemos entre el mundo físico y el mundo de las ideas. La historia empieza explicando que existen unos hombres que se encuentran encadenados en una cueva. Estos han nacido en la propia cueva, y siempre han estado ahí sin poder salir ni ver nada del mundo exterior. De hecho, sus cadenas incluso les impide girar sobre sí mismos para mirar atrás.

Por lo tanto, estos hombres siempre están mirando al frente. Delante de ellos hay una pared, y en ella se proyectan sombras que se mueven. Estas, como no puede ser de otra manera, son una proyección invertida de objetos que impiden el paso de una luz.

El origen de esta luz es una hoguera que hay situada detrás de los hombres, a unos cuantos metros de distancia y a una altura superior a la de sus cabezas.

Entre la hoguera y los hombres hay un pequeño muro, y en él se encuentran unos hombres agachados. Estos hombres utilizan objetos que alzan por encima del muro, y esto hace que sus sombras se proyecten hasta la pared que los hombres encadenados tienen al frente y que sí pueden mirar.

Es así como los hombres encadenados ven siluetas de animales, árboles, montañas, etc. Un juego de luces y sombras que va creando una realidad ficcionada para ellos, pues no conocen ni pueden imaginar lo que está pasando detrás de ellos.

Reflexión de la alegoría

Los hombres que estaban encadenados habían estado toda la vida creando un tipo de representaciones sobre el mundo en su mente que poco tenían que ver con lo que pasaba. La realidad en la que pensaban era artificiosa, engañosa y superficial, pues las sombras eran una ficción que les distraía de la realidad que no conocen y de la que se les priva.

En caso de que un hombre consiguiera desencadenarse y mirase atrás, probablemente lo que le pasaría es que se asustaría mucho al ver el fuego. En cambio, si mirase a la pared encontraría sus familiares siluetas moviéndose.

Pero si esta persona se atreviese a acercarse a la hoguera y caminar hasta la salida, lo que le aterraría sería la luz del sol, que le dejaría encegado. Volver a la zona oscura sería la opción más probable, pues allí encontraría cobijo y seguridad en su familiar y particular realidad.

De todos modos, ahora sabría que existe algo ahí detrás que es espeluznante y no estaría igual de tranquilo. Sus compañeros probablemente tampoco lo creerían.

Igual con el tiempo algo haría hacerle investigar lo que está pasando ahí detrás, y por fin saldría a fuera y se acostumbraría a lo que veía. Una vez la persona saliera de la cueva y volviera al cabo de un tiempo a la cueva, nada volvería a ser igual. Su visión del mundo sería otra, mientras que la de sus compañeros permanecería igual. Dirían que está loco o se burlarían de él.

Explicación del significado del mito de la caverna

Con esta historia Platón trataba de hacernos ver que los seres humanos caemos con facilidad en trampas cuando tratamos de interpretar el mundo de las ideas. Él era defensor de unas ideas que representaban la filosofía idealista, y en este caso destacamos las más relevantes para explicar el mito:

1. De verdad solamente hay una

La verdad es una y única, y existe más allá de las opiniones que tengan los diferentes seres humanos. Cuando la conocemos queremos rebelarnos contra las cadenas que ni siquiera veíamos antes.

Un ejemplo muy claro de esto es en situación de revolución social, que ha pasado en diferentes momentos de la historia. Cuando la clase obrera ha percibido que sus condiciones de vida no eran “normales” y que la clase dirigente los estaba explotando surgen para cambiar el paradigma.

2. El engaño está muy presente

Existen una serie de engaños que nos imposibilitan acercarnos a la verdad. Estos son resultado de una voluntad para que las personas estén desinformadas y no puedan poseer el poder que otorga tener conocimiento de causa.

El ser humano necesita capacidad de cuestionamiento a nivel filosófico, científico, humanista, etc. Si no es así la superficialidad que envuelve la vida material impide acceder al mundo de las ideas, donde podemos encontrar la verdad.

3. No hay marcha atrás

Platón sabía que una vez se conoce la verdad es imposible hacer marcha atrás. Una persona que se de cuenta de la falsedad y el engaño que le ha estado nublando la vista tiene entonces la obligación moral de difundir la verdad.

Lo difícil es que pueda tener éxito, pues los dogmas que tienen los otros son muy fuertes. La confusión puede volverse en menosprecio hacia quien los cuestiona.

Es por eso que Platón no concibe el acceso al conocimiento como un deber individual. No todo el mundo está dotado de las herramientas o tiene la suerte de salir de la caverna. Por lo tanto, el que alcanza el conocimiento tiene que propagarlo a los demás, y así contribuir en la mejora de la calidad de vida de la sociedad.

Maria Weevs