21 modas masculinas que no gustan a las mujeres

1 year ago

Carlota Serrano

No por ser tendencia nos va a gustar. Algunas modas de hombre nos atraen muy poco y muchos no lo saben.

Los pantalones demasiado ajustads.... ¡ay!
Los pantalones demasiado ajustads.... ¡ay! Fuente: Wikimedia Commons

Para gustos, ¡colores!, que dirían algunos. Estilos y modas, las que queráis. Ahora, que no os engañen. Que estén (o hayan estado) en boga no es sinónimo de elegante, favorecedor o sexy. Un secreto: hay modas masculinas que no gustan a las mujeres.

¿Quieres descubrirlas? Te lo contamos todo sobre estas modas absurdas que quieren parecer cool y realmente nos echan para atrás.

Modas masculinas que no gustan a las mujeres

Toma nota y piensa en tu armario. ¿Te daríamos el visto bueno?

1. Pantalón super-skinny

¡Y tan skinny! Como que parece una segunda piel. De hecho, tanto tanto que nos recuerdan a los leggins que solemos llevar nosotras. No, no nos gustan los hombres con leotardos.

2. Camiseta-sábana

No es una versión XXL de camiseta, es una sábana con mangas. Sus inseparables, los super-skinny negros y la gorra que levita (este último te lo contamos luego).

3. Chaquetas de punto

Sí, la rebequilla de toda la vida propia de un viejoven. La misma que en la imagen que tenemos de las señoras de antes de los pueblos se cerraban sobre sí mismas con las manos cuando el frío apretaba o antes de contar un cotilleo. Puede parecer sinónimo de hombre con estilo para vestir, pero recuerda: estamos hablando de modas masculinas que no gustan a las mujeres y sorprendentemente esta es una de ellas.

Cardigans, rebecas... ¡tampoco!
Cardigans, rebecas... ¡tampoco! Fuente: Unsplash

4. Bigote

Ya sean bigotes frondosos, bigotillos finos... ¿Pero a quién se le ocurrió? ¿Comenzó como una broma perversa y se acabó instalando como una moda viral? Por favor, no, que da como risa y vergüenza ajena a la vez. Los años setenta nos quedan muy atrás.

Más hombres de los que crees lucen bigotillo a lo Michael Cera
Más hombres de los que crees lucen bigotillo a lo Michael Cera Fuente: https://ca.news.yahoo.com

5. Pareo

Que no os engañe ningún blogger que disfruta usándolo como falda larga con americana y una especie de bolso de mano. En serio, no te imagines esas cosas que se te ocurrirá probarlas.

Hong Kong blues (Instagram)

6. Riñonera

Ya pueden sacar una versión más estética y hacer posar al modelo de turno con ella, que no cuela. La riñonera llegó en los 90 para ofrecernos imágenes para el olvido de esos bultos sobrellenados situados a la altura del paquete, en su versión más chunga por debajo de la barriga cervecera y sobre el bañador multicolor. Aun de vez en cuando, algún nostálgico la rescata y se la pone como cuando era joven.

Pero no, lo sentimos, por mucho que intenten darle otro toque más casual, con una forma más sutil, descendiendo y girando hasta un lateral de la cadera con aspecto de cinturón de herramientas comprado en Coronel Tapioca... ¡no cuela! Seguimos viendo la denostada bolsa-bulto atrayendo todas las miradas.

7. Pantalón corto de vestir

Situémonos. Pantalón tipo pinza de planchado impecable con cinturón estrecho como cierre perfecto. Detalle: Es un short. No nos preguntéis qué nos pasa, pero algo nos chirría en la mirada cuando lo vemos puesto, sobre todo cuando lo acompañan unos elegantes zapatos de cordones.

Nota: Sólo para valientes ¿Queréis completar el look? Echaros un jersey de punto sobre los hombros, o sea.

NOPE
NOPE Fuente: ©GTRESONLINE

8. Camiseta con escote

Y si es en pico, ya apaga y vámonos. Apaga la luz, queremos decir. No, chicos, ni depiladitos ni con a lo pecho-lobo, lo sentimos, a nosotras no nos gusta especialmente miraros el escote.

9. Camisas ajustadas abrochadas hasta arriba

Sí, haced memoria, nos referimos a esas de solapas mínimas que se cierran hasta el último botón alrededor del cuello, que en la versión de manga corta éstas realmente lo son y también estrechitas.

Para que os hagáis una idea, son las que una vez puestas dan la sensación de habérselas quitado a un niño, con cuerpo de niño pero más o menos de vuestra estatura. Mmm… quedarían más o menos como a Wolowitz de The Big Bang Theory.

10. Barbas muyyy largas y tupidas

No dudamos que la barba es algo indiscutiblemente masculino, sexy en su versión de tres días sin afeitar (aunque pinche), más o menos cuidada o a su libre albedrío. Pero eso de tener más pelo en la cara que encima de la cabeza… no nos termina de hacer. ¡Todo necesita su moderación!

La sonrisa forzada de la chica la delata.
La sonrisa forzada de la chica la delata. Fuente: Unsplash

11. Bañador slip

David Gandy ha hecho mucho daño con su anuncio de Light Blue de Dolce & Gabbana; muchos dedujeron que el secreto del éxito de este hombre estaba en su bañador slip de color blanco. Y ahí tenemos el drama veraniego, donde los que se lo creyeron y van marcando el territorio con una prenda que deja poco a la imaginación… y que quita las ganas de mirando.

12. Traje exageradamente ajustado

Que vendría a ser el típico traje de comercial de la luz. Los has tenido que ver más de una vez, a lo mejor hasta le has abierto la puerta y sin unos mínimos preliminares te ha soltado eso de “Deme la factura de la luz” mientras sigue llamando a los timbres de las otras viviendas de tu misma planta.

Nos referimos a esos trajes de chaqueta completamente ajustados que hacen parecer a quien lo lleva un niño disfrazado de adulto pero en versión cani. Bien pensado… lo mismo no es culpa del traje…

13. Cejas hiper-depiladas

Son esas inconfundibles cejas tan perfectamente perfiladas que te hacen pensar: "pues a mí no me salen así de bien". Que por cierto, en ocasiones hacen juego con el perfecto depilado de cuerpo entero.

¿Sabéis qué pasa? En el fondo es que no nos gusta mucho eso de que os lo curréis más que nosotras…

14. Camisetas de tirantes

Aunque la imagen de tipo duro, sudado y con rasguños por todas partes quede genial en las pelis de acción, en la vida real las camisetas de tirantes fuera del ámbito deportivo nos inspiran a etiquetarlo con el universal hashtag #chulopiscina. Y ahí acaba la inspiración.

15. Moñete en la coronilla

Ya sea como una madeja de pelos liados a modo ovillo (cual pelusa por el pasillo al volver de vacaciones) o como una coleta tupida sin terminar de soltar (porque el melenón sea considerable), no nos convence este look.

Colin Farrell también tuvo su época de moño.
Colin Farrell también tuvo su época de moño. Fuente: http://www.executivestyle.com.au

16. Pantalón con los bajos remangados

O preparados para pescar ranas, también sirve. Pero con la intención de que queden bien, lo que se dice bien… no quedan. Es como si nos inquietara y chocara veros aparecer los tobillos, ¡así sin avisar! Lo sentimos, pero son detalles que encontramos raros, como demasiado delicados.

17. Sandalias

Recuerda el mantra: las modas masculinas que no gustan a las mujeres también existen. Y eso va también por los pies.

Fuera de la playa, piscina… nos impresiona veros con sandalias. Pero para mal. Principalmente cuando los usáis para complementar un outfit desenfadado y queréis dar ese toque diferente. Sucede como con los tobillos… hay algo en todo ello demasiado delicado para que nos guste.

18. Cadenita en el cuello

Nos da grima. Así de sencillo. Tanto si eres devoto de la virgen de tu pueblo o de Camarón de la Isla y los tienes en oro o plata colgando de tu cuello, como si la usas porque se lo has visto a tal famoso al que admiras, si a ti te gusta y te apetece ¡póntela! Ahora, no esperes que nos resulte sexy.

19. Gorra que levita sobre la cabeza

No es una ilusión, si debajo de la gorra está Justin Bieber o alguno de sus seguidores, la gorra está tocando la cabeza. Poco, lo justo para apoyarse encima y ganar ópticamente unos 15 centímetros de altura, pero no es una ilusión. ¡Pero que no nos gusta NADA! Ya está dicho.

Muchos sufren el síndrome de la gorra gravitatoria.
Muchos sufren el síndrome de la gorra gravitatoria. Fuente: Unsplash

20. Pendiente extensor

Lo sentimos mucho, pero no es disgusto… es desagrado. Cuando vemos esa clase de pendientes que sirven para dilatar el agujero que los contiene, sólo podemos imaginar un trozo de carne con piel forzado y dado de sí. Da mucha cosica.

21. Peinado Pompadour o Undercut

A este peinado se le llama Pompadour o Undercut, pero muchos lo conocen como el peinado "Pidgeotto". ¿Eres de la época de Pokemon? ¿Recuerdas a Pidgeotto? ¿No? Pues búscalo. ¡Sí! ¡Ése mismo! Ahora piensa, un corte de pelo inspirado en un Pokemon en forma de pájaro con el flequillazo cardado y peinado para atrás. Sin comentarios.

El peinado Pompadour es otra de las tendencias con más detractoras que amantes.
El peinado Pompadour es otra de las tendencias con más detractoras que amantes. Fuente: http://ringmyfashion.com

Carlota Serrano