Todo sobre el cárdigan de 95 euros que ha conseguido 30.000 personas en lista de espera

11 months ago

Redacción

El modelo 'Barry' de la firma Sezáne se ha convertido en la prenda más deseada del mundo

Cardigan 'Barry' de Sézane
Cardigan 'Barry' de Sézane Fuente: ezane.com

 

Ni Zara, ni Primark, ni H&M: la prenda más deseada del mundo la tiene la firma Sézane, una marca francesa que ha conseguido que un cardigan de lo más sencillo cuente con una lista de espera de 30.000 personas tras agotarse en más de una ocasión. 

Desde que salió a la venta en el mes de septiembre, la firma ha tenido que colgar el cartel de agotado de forma casi constante. Y ahora, según afirma 'The Independent', tiene una lista de espera de decenas de miles de personas. 

Un éxito que se debe muy probablemente a una estrategia que cada vez más marcas llevan a cabo: la de fomentar el «sold out» para crear expectación entre sus clientas y compradoras. 

Las claves de 'Barry'

Pese a su popularidad, lo cierto es que la prenda en sí no es un diseño que pertenezca a una línea exclusiva o limitada, si no a su sección de básicos permanente, razón por la que a pesar de su larguísima lista de espera, hacerse con una no es imposible. 

De hecho, se trata de jersey de mohair y alpaca que se vende por un precio de 95 euros, aspecto que hace aún más llamativo que haya conseguido una victoria tan rotunda como esta, ya que casos así solo suelen verse habitualmente en productos «low-cost». 

 

 

In the middle of nowhere.

Una publicación compartida de JULIE SARIÑANA (@sincerelyjules) el

 

Contra el escepticismo, la firma lo tiene claro: «Es imposible aburrirse de Barry, porque ya sea en gris claro, crudo, nude o negro, es perfecto para cualquier ocasión». En este sentido, su diseño se presenta como otra de las claves del secreto de su triunfo. 

Por último y no menos importante, cabe destacar su presencia en las redes sociales. Algunas de las instagramers con más seguidores ya han lucido su cardigan de Sézane por las calles de Nueva York o París, desatando aún más el furor por él gracias a una curiosa variante: ponerla del revés para que la espalda quede ligeramente descubierta. 

 

Redacción