Amor a primera vista: qué es y 5 señales para detectar un flechazo

6 months ago

Ingrid Dalmau

Cruzarte con alguien en un bar o en el metro y experimentar una atracción instantánea. ¿Lo has vivido?

Seguro que has experimentado en algún momento un flechazo que te ha enamorado al instante.
Seguro que has experimentado en algún momento un flechazo que te ha enamorado al instante. Fuente: Disponible en: imdb.com

¿Crees en el amor a primera vista? Muchas personas han sentido alguna vez esa sensación de atracción instantánea y mariposas en el estómago al ver a alguien por primera vez.

Aunque es una idea muy romántica, muchos aseguran vivirla a diario en el metro o por la calle. Pero ¿existe realmente?¿Lo has experimentado alguna vez? En este artículo te contamos qué significa el amor a primera vista y las señales que indican que estás ante un flechazo instantáneo.

¿Qué es el amor a primera vista?

Tal y como señala su nombre, se trata de una experiencia en la que sentimos amor a primera vista hacia alguien a quien vemos por primera vez. Es lo que algunos conocen como flechazo, haciendo alusión a las flechas que lanza Cupido para enamorar.

Ya sea cruzarse por la calle, verla en el metro o en algún evento, sentimos que esa persona nos atrae inmediatamente nada más verla. Pero el amor a primera vista no trata solo de atracción, ya que también tiene un componente romántico por el cual sentimos una química indescriptible hacia esa persona, como si pudiera haber algún tipo de conexión especial entre ambos.

El amor es algo que iría más allá de la atracción física y que podría requerir tiempo en desarrollarse, pero en el caso de un flechazo de este tipo, sentimos una sensación de enamoramiento instantáneo hacia esta persona a la que acabamos de conocer. ¿Lo has sentido alguna vez? A continuación te hablamos de sus síntomas.

Las 5 señales de un flechazo

Cuando experimentamos la fuerza de un amor a primera vista, simplemente lo sabemos. Pero si no estás muy segura de haberlo experimentado, te contamos cuáles son las señales que lo identifican.

1. Impacto

Cuando sientes amor a primera vista por una persona con la que te acabas de cruzar, lo sabes porque te impacta intensamente. Al ver a esa persona, nuestro cuerpo libera la hormona de la oxitocina, relacionada con el enamoramiento y que nos hace sentir exaltados. Nuestros sentimientos se intensifican y nuestro cuerpo siente un chute de adrenalina que nos hace sentir mariposas en el estómago. Básicamente te deja sin aliento.

2. Nervios

Este chute de adrenalina que experimentamos lo notamos también porque nuestro corazón da un vuelco y nuestras pulsaciones se aceleran. Los latidos se aceleran, aumenta la temperatura corporal y sientes nervios al estar delante de tu flechazo. Puede que te ruborices o que incluso sientas un bloqueo que te impida actuar.

3. Atracción intensa

Esa persona te hace sentir una atracción intensa inmediata, pero no solo a nivel físico. No puedes dejar de apartar la mirada y sientes la necesidad de decirle algo. Sientes muchas ganas de acercarte a hablar con ella y querer saberlo todo sobre tu nuevo amor a primera vista.

4. Conexión inmediata

Aunque la acabes de conocer, sientes como si ya conocieras a esta persona. Te da la sensación de tener una conexión o química especial con ella, y es posible que incluso creas que tendréis cosas en común o que vuestra pasión no tendrá límites.

5. No te lo puedes quitar de la cabeza

Una de las señales más claras de un amor a primera vista es que no te lo puedes quitar de la cabeza. Aunque sea una persona a la que acabas de conocer o con la que te has cruzado durante un instante, no puedes dejar de pensar en ese momento y en si la volverás a ver.

Qué es un flechazo según la ciencia

Podemos llegar a sentir todo eso, pero ¿existe realmente el amor a primera vista? Si el amor es ya de por sí una materia compleja para el estudio, más difícil de comprender puede ser el fenómeno del flechazo a primera vista. Pero esto no ha impedido que unos investigadores lo trataran de analizar.

Un grupo de investigadores del departamento de Psicología Social de la Universidad de Groningen, en los Países Bajos, publicaron en 2017 un estudio sobre qué experimentan las personas cuando dicen sentir amor a primera vista. Los datos permitieron diferentes conclusiones acerca de qué es y cuando se da este flechazo.

En primer lugar, esta experiencia sería el resultado de una simple atracción física inmediata. Esta atracción inmediata nos llevaría a idealizar a la otra persona con otras cualidades que nos enamoran aún sin conocerla, en lo que han llamado “efecto halo”. Además encontraron que se daban más casos de este tipo de flechazos cuanto más atractiva era la persona.

Por otro lado, el amor a primera vista también podría tratarse de una construcción o un falso recuerdo creado a posteriori en una relación, para dar una significación romántica al primer encuentro y que reforzara el amor que existe en la pareja. También concluyeron que un flechazo podría ser una manifestación de infatuación, un estado de amor irracional y de mucha pasión inicial en un enamoramiento, que se suele dar en los inicios de una relación romántica.

¿Existe realmente el amor a primera vista?

Este estudio sugiere que el concepto de amor a primera vista existe y se puede experimentar. Sin embargo, este no representa la concepción romántica que le asociamos de haber encontrado a nuestra media naranja o de estar realmente enamorados. Tan solo se trataría de una atracción muy intensa, en la que las características principales de lo que entendemos por amor no se ven reflejadas.

El amor tal y como lo entendemos va asociado a un vínculo afectivo, en el que interactúan factores como la intimidad, la pasión y el compromiso. En una persona a la que acabamos de ver o conocer como mucho podría darse el de pasión asociado a la atracción física que nos despierta.

Por lo tanto, la próxima vez que te obsesiones por un flechazo o amor a primera vista en el metro, en el bar o en ese concierto, recuerda que se trata de una simple “pasión a primera vista” y que si no has podido llegar a decirle nada, tampoco es el fin del mundo, muy probablemente volverás a experimentarlo.

Ingrid Dalmau