Las 5 etapas del desamor que existen tras una ruptura

1 year ago

Rosa Bengall

Estas son las 5 fases por las que todas hemos pasado tras una ruptura amorosa. ¿Las reconoces?

Todas pasamos por estas etapas tras una ruptura.
Todas pasamos por estas etapas tras una ruptura. Fuente: Unsplash

Como iniciar una relación de pareja supone de forma implícita la posibilidad de que algún día se acabe, te mostramos cuáles son las etapas del desamor, sólo por si acaso.

Etapas del desamor por las que pasamos tras una ruptura

Éstas son las diferentes fases que atraviesa, de manera general, cualquier persona que ha perdido a su ser amado:

1. Confusión

Durante esta etapa del desamor, la persona afectada se encuentra en shock, tanto si ha sucedido de forma súbita y le ha pillado de sorpresa como si ha sido una situación largo tiempo meditada y finalmente ha llegado el momento de poner fin a la relación.

Es un momento en el que, aunque la realidad que rodeaba a esas dos personas haya cambiado completamente, algo dentro de uno mismo continúa con la inercia de los sentimientos compartidos intacta, hasta que chocan con la evidencia de que ya no se está con la persona amada.

Este proceso se repite una y otra vez, recordándonos que las cosas han cambiado para siempre. Y ésa evidencia necesita confrontar continuamente las veces que sean precisas en nuestro interior para calar poco a poco en nosotras y pasar a siguiente etapa del desamor en el que estamos en proceso.

fsdfds
Al principio nos puede costar aceptar que la relación ha terminado.    Fuente: Unsplash

2. Pena

La desesperanza llega durante esta etapa del desamor. Una vez pasada la confusión inicial, la persona que atraviesa este proceso comienza a afrontar la idea de que nada volverá a ser lo mismo.

Junto a la aceptación de que ya no está esa persona también se produce la pérdida de esperanzas que podía haber en un principio, cuando se llegaba a fantasear con la posibilidad de no perder a su ser amado. Llega la objetividad que permite avanzar por desprenderse del autoengaño, aunque la tristeza puede llegar a ser realmente intensa y dificultar el avance si el sufrimiento se instala de forma patológica.

3. Adjudicación de culpa

La sensación de enfado suele ser habitual en esta etapa. La emoción de ira se hace más patente conforme la aceptación de la nueva situación se va produciendo. Se está pasando mal y emerge la pregunta: ¿Quién es el responsable de todo lo que ha sucedido?

Conforme se va gastando esa pena por lo sucedido (y por el consecuente cambio de situación en la vida de la persona que atraviesa estas etapas del desamor), comienza a preguntarse quién es el responsable de haber llegado a ese punto; ella misma, su pareja, hechos de su pasado juntos que no fueron resueltos en el momento oportuno por ninguno de los dos…

La adjudicación de culpas es natural y puede llegar a ser constantemente cambiante, la reflexión es necesaria para comprender los hechos, y por supuesto, se precisa de humildad para reconocer la parte de responsabilidad que pueda haber en uno mismo de todo lo sucedido.

Por decirlo de alguna forma, es el momento de desatar los cabos mal atados para descubrir el origen de los problemas que se ocultaban ante nuestros propios ojos.

Todas pasamos por estas etapas tras una ruptura.
Fuente: Unsplash

4. Resignación

La aceptación de la realidad es completa y sólo permite rendirse a la veracidad de los hechos. Llegados a este punto, se ha estado confuso porque todo cambia y nuestro interior se resiste a darse cuenta, ha aparecido la tristeza profunda ante la evidencia de que ya no está nuestra pareja a nuestro lado ni lo va a volver a estar, se ha confrontado la verdad y atribuido las responsabilidades oportunas.

¿Qué queda? Resignarse a que la nueva situación es ésta. Ya no hay lo que hubo y el punto de partida es el actual. Familiarizarse con las sensaciones de este momento es necesario para ir dejando de percibirlas como algo incómodo o extraño.

Por eso, evadirse de la auténtica realidad no es una verdadera ayuda porque encapsulará las emociones reales y emergerán en algún otro momento más adelante trayendo de nuevo el conflicto no resuelto a esa persona.

5. Reconstrucción

Comienza el momento de la recuperación de la normalidad. La tristeza queda atrás y la persona que ha ido superando con éxito las anteriores etapas de desamor comienza a percibir un futuro nuevo, con otros ojos más positivos.

Llegado el momento su vida recupera el rumbo coherente con su verdadera esencia. Se puede decir que vuelve a sentirse ella misma y a abrirse a las experiencias que siempre he habían gustado. Es ahora que está lista para volver a empezar, con o sin una nueva pareja, pero en cualquier caso, mucho más fuerte y experimentada por las vivencias que ha tenido que afrontar.

Referencias bibliográficas:

  • Fromm, E. (2007). Del tener al ser. Barcelona: Paidós.
  • Triglia, A., Regader, B., y García-Allen, J. (2016). Psicológicamente hablando. Barcelona: Ediciones Paidós.

Rosa Bengall