¿Qué hacer si te enamoras de tu mejor amigo? 5 consejos para sobrellevarlo

1 year ago

Carlota Serrano

A veces no podemos controlar nuestros sentimientos y acabamos sintiendo algo más que una amistad.

Nuestros sentimientos hacia esa persona pueden cambiar.
Nuestros sentimientos hacia esa persona pueden cambiar. Fuente: Unsplash

Si eres de esas personas que tiene la enorme suerte de contar con una amistad incondicional que sobrevive al paso de los años (haciéndose cada vez más fuerte), probablemente también suponga para ti un conflicto si te enamoras de tu mejor amigo.

Si es algo que últimamente te ronda las ideas porque percibes que tus sentimientos por esa persona con la que siempre puedes contar están cambiando hacia algo más, no te quedes en la duda. Te contamos algunas sugerencias para que valores qué camino tomar.

¿Qué hacer si te enamoras de tu mejor amigo?

Si sospechas que eso es lo que te está sucediendo, tómate un momento para sopesar nuestras propuestas:

1. Verifica tus sentimientos

¿Por qué cuando estás con él tienes una sensación diferente respecto a lo que te une con otras personas? Está claro que sientes algo diferente a una mera amistad y por ello te planteas qué pasaría si te enamoras de tu mejor amigo.

Por lo pronto, la idea sería descubrir la verdadera naturaleza de tus emociones. Es decir, antes de dar ningún otro paso, empieza por verificar tus sentimientos. Indaga en ti misma si lo que te está sucediendo es que te has comenzado a enamorar de esa persona con la que te une desde hace tiempo un gran cariño.

¿Cómo saberlo? Presta atención a estos indicios:

  • ¿Ha cambiado tu forma de tratarlo de un tiempo hacia acá?
  • ¿De entre tus amigos, te preocupa especialmente él y su bienestar?
  • ¿Te pones nerviosa (pero muy contenta) cuando sabes que vas a verlo?
  • ¿Notas que despierta en ti una atracción fuerte?
  • ¿Buscas la oportunidad de quedaros a solas?
  • ¿Está en tus pensamientos de forma constante?

Si se te ha escapado un Sí rotundo en la mayoría de estas cuestiones, está claro que no lo ves ya sólo como tu amigo, sino que estás enamorándote (o ya lo estás) de él.

2. Admítete a ti misma lo que está sucediéndote

Cuando te enamoras de tu mejor amigo, el paso de aceptarlo como tal es como un pequeño terremoto: de pronto esa persona tan especial con quien puedes contar siempre desempeña un nuevo rol dentro de tus emociones, ya que ahora es ese alguien que pone tu mundo patas arriba y tienes que ser capaz de encajarlo.

La situación sería diferente si esa persona fuera alguien que conoces desde hace poco tiempo o alguien con quien no has desarrollado ya un vínculo tan intenso. Pero no es el caso.

Con nuestro mejor amigo tenemos ya una relación que nos importa muchísimo y al descubrir que sentimos algo más por esa persona, surgen los miedos: a no ser correspondida por él o a que se deteriore esa amistad tan sumamente especial y acabe perdiéndose.

Sea como sea, afronta tus sentimientos porque de nada servirá intentar reprimirlos. Te afectará en tu forma de tratar con él y eso repercutirá negativamente en tu relación de amistad.

3. Observa su comportamiento hacia ti

Es normal que antes de dar ningún paso (y mucho más si darlo en falso pueda suponer perderlo todo) quieras sentirte segura de lo que vas a hacer. Es el momento de afrontar que toda acción tiene una reacción y que, pase lo que pase, tendrás que asumir unas consecuencias (positivas o negativas).

Para verte más convencida de lo que decidas hacer finalmente, obsérvalo a él; ya que te enamoras de tu mejor amigo lo normal es que quieras saber si él también siente algo por ti. Por eso, comienza por buscar señales que puedan ayudarte a averiguar si lo que sentís es mutuo o no.

Una manera de poder hacerlo sería probar a emitirle algunas señales para ver cómo responde; por ejemplo, algo tan sencillo pero a la vez tan esclarecedor como la mirada puede darte pistas al respecto. Aprovecha esos momentos hablando a solas para dejar que tu mirada muestre indicios de tus verdaderas emociones y no la apartes tan fácilmente de sus ojos. Observa su reacción, pero no lo abrumes demasiado.

Algunas señales pueden mostrar que él siente lo mismo.
Algunas señales pueden mostrar que él siente lo mismo. Fuente: Unsplash

4. Sincérate con él

Más allá de lo que él pueda sentir por ti en este momento, lo que ya es tan obvio como complicado de ocultar son tus sentimientos de amor hacia él. Seguro que a estas alturas, algo en tu propio lenguaje corporal (cuando estáis cerca) está enviando señales de la atracción que sientes por tu mejor amigo, así que es momento de dar el paso y contárselo.

Ser sincera y expresarle tus sentimientos ya es en sí mismo un gesto de amor (además de valentía). Intenta contar con el lugar y el momento oportuno para poder hablar con calma, sin prisas y sin interrupciones inoportunas. Intenta estar serena, transmitir tus sentimientos de forma positiva y aprovecha la complicidad que cuentas con esa persona para expresarte como cuando le has podido contar otras cosas.

Seguro que su actitud de escucha y el cariño que media entre vosotros (gracias a esa amistad que os une) facilita dar ese paso. No lo desaproveches y siéntete con la confianza de estar abriéndote ante alguien a quien le importas.

5. Acepta la decisión que él tome

Ya está hecho. Llegado a este punto ya le habrás contado a tu mejor amigo que es para ti mucho más que tu gran apoyo. Ahora es su turno, primero de asimilar que su mejor amiga lo mira con otros ojos y se siente atraída por él, y segundo… decidir qué sucederá a partir de ahora entre vosotros dos.

Puede ser que desde hace algún tiempo, hubiera encerrado en su interior sentimientos de algo más por ti, y al no atreverse entonces a compartirlo contigo (por temor a no ser correspondido) te encuentres con la feliz sorpresa de que él también siente lo mismo por ti.

Pero entre las posibilidades cuando confiesas al interesado que estás enamorada de tu mejor amigo, también cabe la posibilidad de que él siga viendo en ti únicamente a su gran amiga y por tanto no vaya a dar ningún otro paso hacia una relación más íntima entre vosotros dos. Puede ser complicado asumirlo para ti, aunque para él tampoco será fácil; te aprecia mucho y no quiere herirte (ni tampoco perderte).

Sé sincera con él, pero asume que puedes no ser correspondida.
Sé sincera con él, pero asume que puedes no ser correspondida. Fuente: Unsplash

Encarar la situación con madurez y respeto para ser capaz de aceptar la decisión que él tome será decisivo para el futuro de vuestro vínculo, tanto si seguís siendo amigos como si evolucionáis hacia otro tipo de relación.

Una relación de pareja con una confianza sólida como la que se consigue alcanzar con el paso de los años es una gran base sobre la que construir el amor. Si finalmente es eso lo que decidís hacer, felicidades, porque seguro que ése momento de confesión habrá sido el comienzo de algo inolvidable y lo recordaréis siempre como uno de los más importantes de vuestra vida.

En cualquier caso, intenta contribuir desde ti misma con lo mejor de ti para encarar ese momento; intenta no hacer ningún drama si no eres correspondida, y recuerda lo importante que es para ti esa persona. Que ningún arrebato del momento haga que te arrepientas más adelante por haber dicho o hecho algo que en realidad no querías a alguien que es tan especial para ti como lo es él.

Carlota Serrano