Los 7 tipos de atracción que existen (entre personas)

La atracción entre personas puede manifestarse de formas muy diferenciadas.
Tipos de atracción

La atracción se puede entender como un concepto propio de la física.

Sin embargo, también se extiende hasta el terreno de las relaciones interpersonales y de la psicología. Así, la atracción entre personas es un concepto propio de la psicología social, que intenta estudiarlo en todas sus vertientes.

En este artículo conoceremos los 7 tipos de atracción que existen (entre personas). Conoceremos su definición, sus características y sus manifestaciones. Además, explicaremos en qué consiste la atracción interpersonal dentro de la psicología social.

¿Qué es la atracción interpersonal?

La atracción interpersonal se considera un tipo de fuerza que nace de otras personas hacia nosotros; es decir, es un deseo que nos despiertan los demás, y que nos produce ganas de conocer a esas personas, de acercanos a ellas, de conversar, e incluso de mantener relaciones sexuales (en el caso de la atracción sexual).

Sin embargo, existen diferentes tipos de atracción entre personas, según el tipo de deseo que aparece y de la relación que mantengamos con dicha persona. Cada tipo de atracción presenta sus características definitorias y unas manifestaciones concretas.

En otras palabras, la atracción es un fenómeno social que despierta nuestro interés y que nos impulsa a realizar acciones como: acercanos a los demás, iniciar conversaciones, flirtear, ligar, etc. Nos suelen atraer las personas que, por una razón u otra (intelecto, físico, personalidad…) nos gustan o nos hacen sentir bien.

Este fenómeno tiene mucho que ver con el amor, la amistad o la sexualidad, como iremos viendo a lo largo del artículo.

Los 7 tipos de atracción que existen

Ya hemos explicado, a grandes rasgos, qué es la atracción entre personas. Se trata de algo que, en cierta manera, nos conecta a ellas; es una especie de fuerza que nos hace desear a alguien, o sentir curiosidad por esa persona; por acercarnos, hablarle, conocerla más, etc.

La atracción puede aparece ante desconocidos, ante amigos, ante amantes, ante parejas, ante familiares, etc., dependiendo del tipo de atracción de que se trate.

Vamos a ver los 7 tipos de atracción que existen (entre personas).

1. Atracción romántica

El primero de los tipos de atracción que vamos a explicar es la atracción romántica. Se trata de un tipo de atracción que no tiene que ver con la sexualidad propiamente dicha; es decir, no se trata de atracción sexual hacia alguien, sino más bien el deseo de mantener una relación romántica con dicha persona. Así, es un tipo de atracción más emocional, más profunda.

Este tipo de atracción puede aparecer cuando por ejemplo mantenemos una muy buena amistad con una persona y de repente sentimos el deseo de iniciar una relación sentimental (de pareja) con dicha persona, porque sentimos algo más profundo, un sentimiento diferente al de la amistad (amor).

El amor se fundamenta en la atracción romántica, aunque también se nutre de otros tipos de atracción entre personas, los cuales veremos a continuación.

2. Atracción física/sexual

La atracción física o sexual es la primera en la que solemos pensar cuando nos hablan de atracción. Se trata de una atracción más “carnal”, de deseo por la otra persona en su sentido más físico y sexual. Este tipo de atracción, a su vez, puede ser de dos tipos: atracción física o sexual subjetiva y objetiva.

2.1. Atracción física/sexual subjetiva

Se trata de la atracción por alguien que nos gusta físicamente, del deseo de querer mantener relaciones sexuales con esa persona. Este tipo de atracción hacia una determinada persona puede cambiar con el paso del tiempo, en función de la relación que tengamos con ella.

Aún así, nos pueden atraer sexualmente tanto personas conocidas (amigos, pareja…) como desconocidas (personas que vemos por la calle por primera vez, por ejemplo). La intensidad de esa atracción variará de un caso a otro; además, si alimentamos esas ganas con fantasías sexuales, la atracción suele aumentar.

2.2. Atracción física/sexual objetiva

Cuando hablamos de atracción física o sexual objetiva, significa que pensamos que una persona que conocemos es atractiva físicamente; por ejemplo, es pensar que alguien es muy guapo, pero sin necesidad de imaginarnos “nada” o de desear mantener relaciones sexuales con dicha persona (como en el caso anterior).

Esto suele ocurrir con amigos y amigas de toda la vida, de la infancia; que no nos atraen físicamente, pero que sí opinamos que son muy guapos o guapas.

3. Atracción de amistad

El tercero de los tipos de atracción es la amistad. En este caso hablamos del deseo de compartir momentos con una persona a la que consideramos amiga. Sentimos una atracción hacia esa amistad, porque dicha persona o relación nos reporta bienestar personal y satisfacción.

Así, este tipo de atracción se aleja de la sexual o de la romántica, y tiene más que ver con el hecho de disfrutar mucho con una persona y con las ganas de repetirlo.

De esta manera, la atracción de amistad la sentimos por nuestros amigos y amigas. Normalmente se da de forma “pura”, sin otros tipos de atracción añadidos (como por ejemplo la atracción sexual), con personas del mismo sexo que nosotros y en el caso de que seamos heterosexuales.

Amistad

4. Atracción sentimental

La atracción sentimental es similar a la atracción romántica, porque se relaciona con los sentimientos, aunque en este caso los sentimientos no tienen por qué ser de tipo romántico o amoroso. Así, la atracción sentimental implica que otra persona nos despierte intensos sentimientos, aunque no como para querer iniciar una relación sentimental con ella.

En cierta manera, este tipo de atracción es como la romántica pero menos intensa. También se puede decir que nos despierta sentimientos un poco diferentes, como por ejemplo admiración, orgullo, etc. hacia el otro o la otra.

5. Atracción sensual o sensorial

La atracción sensual o sensorial tiene que ver con el contacto, las caricias, los abrazos, los “mimos”, la cercanía… Es decir, son las ganas de experimentar con los sentidos en relación a otra persona.

La sentimos cuando alguien nos gusta o nos llama la atención y queremos acercarnos más a él o ella, sentirlo/a cerca, etc. También aparece con personas que ya conocemos por las que sentimos cierto cariño o aprecio.

6. Atracción intelectual

El siguiente de los tipos de atracción es la atracción intelectual. Tiene que ver con el deseo de conocer a alguien en su faceta más intelectual; es decir, cuando opinamos que una persona es muy interesante, inteligente, que nos puede enseñar o aportar muchas cosas, que tiene mucha cultura, etc.

Muchas veces la atracción intelectual origina atracción sexual. Además, este tipo de atracción se mezcla con los sentimientos de respeto, admiración y orgullo hacia alguien.

Referencias bibliográficas

  • Mondragón-Lasagabaster, J. (2011). Psicología Social. Tema 6: Relaciones interpersonales: atracción y amor.

  • Morales, J.F. (1999). Psicología social. Ed. McGraw-Hill. Madrid.

  • Morales, J.F. (2007). Psicología social. Editorial: S.A. McGraw-Hill / Interamericana de España.

Laura Ruiz Mitjana (Barcelona, 1993) es graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Se especializó en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil y es redactora de contenidos de psicología y neurociencias en portales como MedSalud y Psicología y Mente.