Los 9 tipos de infidelidad (y por qué ocurren)

No todas las infidelidades son igual de graves ni se llevan a cabo con los mismos motivos.
Tipos de infidelidad

Las infidelidades se cometen en el seno de muchas relaciones de pareja. Pero, ¿qué es una infidelidad y qué implica? Responderemos a estas cuestiones a lo largo del artículo.

Por otro lado, la infidelidad no es igual para todos, y así, algunos opinan que es una cosa y otros otra. En este artículo te lo explicaremos, y también comentaremos los 9 tipos de infidelidad (y por qué ocurren); aunque pueden existir algunos más, estos suelen ser los más frecuentes.

Los 9 tipos de infidelidad (y sus características)

Como adelantábamos, para algunos/as una infidelidad implica tener sentimientos por otra persona distinta a tu pareja, para otros/as mantener relaciones sexuales con ella, darse sencillamente un beso, mantener contacto por chat, mentir a tu pareja, tener relaciones “picantonas” o sexo virtual con otro/a, etc.

Es decir, cada persona pone sus límites al considerar qué significa ser infiel y qué no; será cuestión de hablar con nuestras parejas para “acordar” donde están los límites en nuestra relación y si existe o no exclusividad dentro de ella.

Los diferentes tipos de infidelidad, pero, lo que tienen en común es que implican un engaño hacia tu pareja; es decir, a nivel general podríamos decir que son actos íntimos o sexuales que llevas a cabo con otra persona que te atrae sexualmente (o por la que sientes algo) a escondidas de tu pareja, cuando teníais un acuerdo implícito o explícito de exclusividad en la relación.

¿Por qué somos infieles?

Así, existen diferentes tipos de infidelidad; cada infidelidad es un mundo, tiene sus propias características y ocurre por razones diversas.

Sin embargo, las causas más comunes de infidelidad son: relaciones sentimentales insatisfactorias, incapacidad de hacer frente a los problemas de pareja, problemas de comunicación, inseguridades, baja autoestima, estilos de afrontamiento disfuncionales, celos, etc.

Lo que está claro es que cuando existe una infidelidad, existe siempre un problema no tratado dentro de la relación, que de no solucionarse, va haciéndose cada vez más grande. Así, aunque la persona que comete el acto infiel es la “responsable”, son los dos miembros de la pareja las que tienen el problema y las que deben sentarse a hablar para solucionarlo si quieren luchar por la relación.

Tipos de infidelidad y explicaciones

Sin más preámbulos, en este artículo te explicamos los 9 tipos de infidelidad que existen y por qué ocurren.

1. Infidelidad física

La infidelidad física implica que dos personas se conozcan en persona y acaben teniendo relaciones íntimas; lógicamente, una de ellas engaña a su actual pareja. Se diferencia de otros tipos de infidelidad porque las personas se conocen físicamente (no por internet, por ejemplo) y mantienen relaciones físicas, íntimas (sexuales).

2. Infidelidad romántica o afectiva

Este tipo de infidelidad, para algunas personas no se considera una infidelidad como tal (para otras, en cambio, sí). En este caso, uno de los miembros de la pareja siente algo por otra persona (es decir, tiene sentimientos de amor hacia otro/a o se enamora de otro/a), y además se lo oculta a su actual pareja.

Puede que además inicie un contacto con la otra persona, y se escriba en secreto con ella, intercambiando mensajes con sentimientos, etc.

Además, dicha persona puede incluso mantener relaciones sexuales con su amante. Así, lo que caracteriza esta infidelidad de otros tipos de infidelidad es la existencia de sentimientos más allá de lo “físico”. Algunos opinan que es más típica en mujeres que en hombres.

3. Infidelidad online/virtual

El siguiente de los tipos de infidelidad es la online o virtual. Se trata de una infidelidad cada vez más común, sobre todo debido al auge de las nuevas tecnologías, los chats y las redes sociales. En este caso, uno de los miembros de la pareja conoce a alguien por Internet y empieza a chatear con esa persona de un modo cada vez más íntimo; puede o no tener sentimientos hacia ella, e incluso sexo virtual.

Muchas personas practican este tipo de infidelidad porque la consideran “menos grave”, y además la pueden practicar de forma fácil y cómoda desde su propia casa. Además, la ven como una manera de evadirse de sus problemas cotidianos de pareja.

En ocasiones es un tipo de infidelidad tan “macabra”, que las personas pueden estar chateando de forma íntima con otra persona delante de su pareja sin que esta se entere. Algunas de estas personas acaban conociéndose en persona (físicamente), y otras no.

4. Infidelidad intencional

Otro de los tipos de infidelidad, la infidelidad intencional (en ocasiones también llamada infidelidad directa), sucede cuando la persona en cuestión ya tiene la intención previa de engañar a su pareja.

Es decir, existe intencionalidad y planificación; así, estas personas actúan de forma premeditada la mayoría de las veces, y buscan conocer a alguien nuevo (por ejemplo apuntándose a webs para ligar, descargándose aplicaciones como Tinder, etc.) o quedar con esa persona para que suceda algo entre ellos, etc.

Es común que ocurra en personas que no están bien en su relación pero que son incapaces de hablar con sus parejas sobre ello (aunque esta situación también puede desembocar en otros tipos de infidelidad).

5. Infidelidad no intencional o espontánea

También denominada infidelidad indirecta, sería como la “antítesis” de la anterior; en este caso, no existe una intención previa de ser infiel por parte de la persona, ni una planificación para serlo. Sencillamente, la infidelidad se da de forma “espontánea” o repentina.

Sucede cuando por ejemplo una persona no está bien con su pareja, y en una noche de fiesta se deja llevar y acaba enrollándose con alguien. Es más probable que las personas se arrepientan de la infidelidad después de que ocurra, que con la infidelidad directa (aunque también depende de la persona y la situación).

6. Infidelidad sexual

El siguiente de los tipos de infidelidad consiste, básicamente,** en la consumación del acto sexual con otra persona sin que tu pareja lo sepa** (y cuando existe un acuerdo implícito o explícito de exclusividad en la relación). Es decir, escondes a tu pareja que te has ido a la cama con otra persona, aunque luego se lo expliques.

Pueden o no aparecer sentimientos entre estas personas con el tiempo, aunque inicialmente la relación se basa en el sexo; a veces, incluso, se trata de un encuentro sexual puntual con alguien que nunca más se repite (otras veces son encuentros recurrentes). Generalmente es un tipo de infidelidad más habitual en hombres que en mujeres.

7. Infidelidad por adicción sexual

Esta infidelidad se diferencia de los otros tipos de infidelidad por su causa; así, aparece en personas con ninfomanía (trastorno por adicción al sexo). En este caso, la persona presenta un patrón de descontrol sexual y “necesita” mantener relaciones constantemente, sean o no con su pareja. Es como un impulso que no puede controlar o evitar.

8. Infidelidad de tarzán

Estas infidelidades son cometidas por personas que quieren dejar su relación actual pero que “no encuentran el momento para hacerlo” (es decir, son incapaces de dejar la relación aunque no la deseen), o que necesitan tener a otra persona para hacerlo.

Metafóricamente, necesitan una “liana” (nueva persona) para saltar de la relación y abandonarla. Son incapaces de estar solas; además, suelen ser personas inseguras y muy dependientes en sus relaciones.

9. Infidelidad por despecho

El último de los tipos de infidelidad, la infidelidad por despecho, se caracteriza porque suele existir una infidelidad previa en el otro miembro de la pareja, que no se ha llegado a perdonar de verdad. Así, la persona se liaría con otra persona solo para sentir que “ya está en equilibrio” con su pareja, para adquirir una sensación de “justicia interna” o para hacerle daño al/la otro/a (haciéndole pagar su engaño).

Referencias bibliográficas

  • Glass, S. P., & Wright, T. L: (1992). Justifications for extramarital relationships: The association between attitudes, behaviors, and gender. Journal of Sex Research, 29, 361-387.

  • Romo, A.V., Romero, F.E. y García, L.F. (2014). Percepción social de la infidelidad y estilos de amor en la pareja. Enseñanza e investigación en Psicología, 19(1): 135-147.

  • Zumaya, M., Brown, C. y Baker, H. (2008). Las parejas y sus infidelidades. Médica Sur, 15(3): 225-230.

Laura Ruiz Mitjana (Barcelona, 1993) es graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Se especializó en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil y es redactora de contenidos de psicología y neurociencias en portales como MedSalud y Psicología y Mente.