Los 10 tipos de lunas de miel (para parejas con gustos distintos)

La luna de miel es una de las etapas más románticas del matrimonio.
Tipos de lunas de miel

Después de la celebración de la boda, hay que celebrar la luna de miel. La verdad es que la fiesta en ocasiones genera mucho estrés. Si bien es emocionante y hay mucho gozo en compartir con la familia, cuando finaliza los nervios y ansiedad se van.

Entonces es momento de disfrutar de la luna de miel. Normalmente se trata de un viaje que se realiza justo al terminar las celebraciones de boda. La mayoría de las parejas eligen la playa, pero hay mucho más.

Aquí te explicamos los diferentes tipos de lunas de miel que puedes elegir.

Los 10 tipos de lunas de miel que puedes disfrutar

La luna de miel no tiene que ser igual para todos. Es un momento de disfrutarse el uno al otro, pero para eso hay que hacer algo que ambos estén de acuerdo y que les sea estimulante. No hay que hacer lo que todos hacen, porque no a todos nos gusta lo mismo.

Hay que hablar entre ustedes cuál sería su momento ideal para pasar juntos. Es importante y necesario que se tomen ese tiempo juntos en intimidad, para disfrutarse y conocerse aún más. Para eso pueden elegir entre los distintos tipos de lunas de miel que podrían elegir.

1. En la playa

La clásica luna de miel en la playa siempre es buena idea. Para los de gustos clásicos, ir a la playa y hospedarse en un resort todo incluido será relajante y tranquilo. Es ideal para después de una ajetreada temporada de planes de boda y de fiesta.

En muchos hoteles incluyen servicios especiales para los enamorados en su luna de miel. Masajes, spa, habitaciones especiales, cenas románticas y mucho tiempo libre a la orilla de la playa para descansar y olvidarse de las prisas.

2. Ecoturismo

Una viaje de ecoturismo es una excelente idea para la luna de miel. Para los amantes de la naturaleza y de seguir en movimiento, planear un tour por lugares donde se pueda estar en contacto con la naturaleza y realizar actividades respetuosas con el entorno es una excelente alternativa.

Hacer una caminata por la montaña, hospedarse en una montaña sustentable sin TV ni WiFi, walir a dar un paseo por bicicleta, hacer camping... Incluso en algunos lugares se hacen visitas guiadas para conocer la flora y la fauna de una forma respetuosa.

Naturaleza

3. De mochila

Las parejas millenial han elegido hacer viajes de mochila al hombro. Se trata de visitar diferentes ciudades o países aprovechando el presupuesto al máximo. Dejando de lado lujos para conocer más lugares cargando todo en una mochila.

Ya sea que el viaje se realice por el país donde viven, o si el presupuesto lo permite, lanzarse a un continente o país diferente. Si son de las parejas que les gusta la aventura y les gusta cansarse y caminar mucho, este tipo de luna de miel es para ustedes.

4. ¡Diversión en la ciudad que nunca duerme!

No hay lugar como Las Vegas. ¿Qué tal una luna de miel en la ciudad que nunca duerme? En todo el mundo no encontrarás ambiente similar. Casinos, espectáculos, vida nocturna y shopping... todo junto en un solo lugar.

Además, pueden aprovechar para volverse a casar en las clásicas capillas de Las Vegas. ¿Qué tal el recuerdo de Elvis Presley como juez de su boda? Para las parejas fiesteras y que les encanta la emoción, Las Vegas es la luna de miel ideal.

5. Divertirse como niños

¿Y si nos vamos a Disney? En realidad no es un lugar exclusivo para niños. Sin duda será una experiencia inolvidable. Hay atracciones para todos los gustos y se sentirán de regreso a su infancia tomándose fotos con los personajes de sus películas favoritas.

Hay muchos paquetes que ofrecen vuelo, hospedaje y diversas atracciones. Hay que hacer un plan para aprovechar al máximo y visitar las atracciones que más les gusten. Es una forma diferente de pasar la luna de miel y que seguro recordarán siempre.

6. Shopping

Una de luna miel pensando más en la practicidad. La verdad es que el dinero que se gasta en la boda y luego en la luna de miel es una cantidad considerable. Cuando los gastos aprietan, quizá sea mejor idea invertirlo en otras cosas.

Una idea es comprar todo lo necesario para la casa. Poder tomar varios días para visitar diferentes lugares y armar un plan de decoración, puede ser también una forma de pasar el tiempo juntos al mismo tiempo que amueblan a su gusto su nuevo hogar.

7. Hacer trabajo filantrópico

Devolver un poco de lo mucho que tenemos es una forma hermosa de pasar la luna de miel. Muchas parejas se han inclinado por aprovechar el tiempo después de la celebración de la boda, para hacer algún tipo de trabajo en favor de alguna comunidad vulnerable o contribuir a alguna causa justa.

Incluso acudiendo a algún otro país o en un lugar cercano donde haya algún tipo de necesidad con la que puedan contribuir. Sin duda es una experiencia que engrandece el espíritu y que los unirá más como pareja.

Viaje de caridad

8. Aventura

Si son una pareja extrema, una luna de miel de aventura es para ustedes. Hay muchos lugares en cada país que ofrecen muchas actividades extremas en un solo lugar. Tirolesas, paracaídas, rappel, descenso de ríos, en fin, todo lo que resulte una aventura inolvidable.

Es también una luna de miel al estilo ecoturístico, porque normalmente estas actividades están hechas en lugares naturales que te permitirán estar en contacto con la naturaleza. Pero en este tipo de luna de miel el objetivo es hacer deporte y actividades que les acelere el corazón.

9. Resguardarse del mundo exterior

¿Qué tal una luna de miel donde se olviden del mundo por completo? La famosa tatuadora Kat Von D compartió con sus seguidores un tipo de luna de miel muy peculiar, acorde a su estilo. Ella y su esposo se resguardaron en un castillo medieval por 15 días sin contacto con nadie.

Esta es una buena idea si les gusta el silencio y la paz. Pueden buscar alguna cabaña o una casa alejada de todo y llevar todo lo necesario para pasar los días ahí sin salir. La idea es pasar un tiempo tomando baños largos, leyendo y descansando de todo y todos.

10. Road trips

En lugar de un viaje de mochila, pueden optar por una luna de miel sobre ruedas. La idea es recorrer en auto una ruta. Pueden planear el camino o simplemente lanzarse a la aventura y tomar la carretera para ver hasta dónde llegan.

Otra alternativa es hacerlo en motocicleta. Aquí lo divertido está en el recorrido y no tanto en el destino. Se trata de hacer paradas cada tanto para descansar y conocer un poco el lugar antes de seguir el camino.

Elena Montes

Elena Montes

Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte

Elena Montes nació en Valencia en el año 1996. Es Graduada en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte por la Universidad de Valencia. Alterna su actividad de entrenadora de baloncesto y de estudiante de Máster en Psicología Deportiva con su actividad como redactora en La Guía Femenina.