20 ejemplos de asertividad (para entender mejor esta habilidad social)

hace 2 semanas

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

La asertividad es una habilidad social ligada a una saludable inteligencia emocional.

Ejemplos de asertividad

Comunicarse y actuar de forma asertiva otorga muchos beneficios para quien lo hace. Es la mejor forma de relacionarse con otros en distintos ámbitos, laborales, sentimentales, familiares y hasta en las actividades cotidianas.

Se trata no sólo de una forma de decir las cosas, sino de vivir y entender el mundo. La asertividad es el reflejo de una sana autoestima que sabe poner límites, que respeta y escucha a los demás. Aquí unos ejemplos de asertividad para entender esta habilidad social.

Ejemplos de asertividad y comunicación asertiva

La asertividad es una forma ideal de relacionarse de forma sana con los otros. Una persona asertiva tiene la capacidad de expresar lo que piensa y siente, sin la intención de herir intencionalmente a otros.

Esta habilidad social permite poder hablar sin rodeos y sin evitar temas por temor a herir susceptibilidades. La persona asertiva es clara, empática, tiene límites claros y además sabe cómo comunicar correctamente un mensaje. Para entender mejor el tema, te damos estos 20 ejemplos de asertividad.

1. En una reunión de trabajo o entre amigos...

Se discuten temas trascendentes que te involucran directamente. Alguien tiene una opinión diferente a la tuya y tu quieres manifestar tu desacuerdo. Una frase asertiva para comenzar a expresar lo que sientes sin que se perciba de forma agresiva es la mejor opción, pues de esta forma evitas que los interlocutores se pongan a la defensiva: “Entiendo lo que dices, pero no estoy de acuerdo”.

Esta frase deja en claro que hemos puesto atención a lo que se expresa, pero nuestro punto de vista es diferente, además deja abierta la puerta para hablar de lo que nosotros creemos y seguir debatiendo.

2. En tu relación hay alguna situación continua que a ti no te es agradable.

Quizá tu pareja actúa de algún modo que te hace sentir mal, pero recuerda que lo mejor es no dar por hecho que tu pareja sabe qué es lo que te afecta, ni tampoco adoptar actitudes hostiles pretendiendo que con eso deba darse cuenta. Es mejor manifestar directamente tus sentimientos: “Me he sentido incómodo/a y me gustaría hablar al respecto”.

Ser asertivo implica tener la capacidad de mostrar lo que sentimos sin temor a la crítica. Una persona asertiva sabe que sus sentimientos son válidos y que la comunicación podría ayudar a encontrar una solución a su malestar.

3. En una situación laboral, tu jefe te está solicitando algunos cambios...

Pero los conceptos parecen ser confusos o no se está explicando claramente. Antes que quedarte con la duda y seguir adelante, lo mejor es hacerle saber que no te quedó claro, sin que necesariamente le digas que es él el quien no está explicando bien las cosas: “No estoy entendiendo bien lo que dices, ¿podrías explicarme un poco más?”.

Cuando las cosas no quedan claras, antes de reaccionar a la defensiva o exponer un punto para rebatir, la asertividad nos permite solicitar mayores explicaciones que nos permitan entender para poder continuar la charla.

4. Están en una reunión familiar y tu pareja comienza a mostrarse molesta…

Cuando le preguntas qué ocurre, comienza a reclamarte algo o ponerse a la defensiva. No obstante no es un buen momento para aclarar las cosas, antes de continuar la discusión es mejor detenerla, haciéndole saber que es importante y que estas dispuesto/a a retomar la conversación después: “Me parece que deberíamos tomarnos más tiempo para hablar de esto”.

En ocasiones las discusiones o las juntas de trabajo comienzan a ir por lugares que no aportan. Es momento de hacer una pausa para que todos aclaren sus ideas, una frase asertiva puede ayudar a que todos tomen un respiro.

5. En tu centro de trabajo te han asignado más trabajo del habitual…

Mientras que a tu compañero le han reducido la carga, sin que esto implique un aumento de sueldo para ti. Ante esto, lo mejor es hablar claramente, hacer saber que te das cuenta de lo que ocurre y que solicitas la disposición del otro para resolverlo: “Siento que la situación es injusta y me gustaría saber cómo podemos evitar que suceda esto”

Una persona asertiva no teme hablar de lo que piensa y siente. Además pone sobre la mesa una propuesta o alternativa. Si el sentir es negativo, siempre será mejor acompañarlo de una opción.

6. Ante una situación que se torna injusta e incomprensible…

Lo mejor es acudir a las personas involucradas, mostrar tus opiniones y al mismo tiempo demostrar que tienes una propuesta para cambiar las cosas. Se necesita también una mente abierta para escuchar las opiniones de los demás. “Creo que lo que sucede no nos beneficia y tengo una propuesta para que eso cambie”.

Igual que en la frase anterior, hay una propuesta, pero no toma en consideración solo su sentir, está expresando que lo que ocurre no beneficia a un conjunto de personas y por lo tanto muestra un interés colectivo y no solo individual.

7. Si has recibido alguna queja, comentario u opinión que no son agradables…

Hay que responder a ellos de forma asertiva. Antes de enojarte o tomar una actitud defensiva, debes tomarte un minuto para analizar lo ocurrido y hacerle saber a la otra persona que estás dispuesto a analizar lo que se dice: “Agradezco mucho tus comentarios, los tendré en cuenta”

En ocasiones no es agradable recibir críticas y nos puede tomar un tiempo digerirlas, pero lejos de reaccionar negativamente, una actitud asertiva agradece y deja en claro que tomará en cuenta lo que se ha dicho, sin que quiera decir que se llevará a cabo sin previo análisis.

8. En medio de una discusión en la familia, comienzan los regaños hacia los hijos…

Y también los reclamos entre cónyuges. Todo esto puede estar desviando el tema a asuntos menos constructivos y en estos casos siempre vendrá bien hacer primero una pausa. Para surgerirla, podemos decir con asertividad: “Me gustaría que habláramos de esto en otro momento”.

Cuando la persona asertiva es quien necesita una pausa, no tiene temor en solicitarlo. También es una forma firme pero amable de establecer que en ese momento no hay tiempo para hablar de ese tema, o de que se le está faltando a las formas, pero que estamos dispuestos a retormarlo más adelante.

9. Cuando tienes que debatir o discutir un tema con alguien con quien no coincides…

Debes tener empatía y hacerle saber que estás haciendo un esfuerzo por entender desde dónde viene su postura. Es importante comenzar tus argumentos haciéndoselo saber: “Entiendo tu posición”.

Este es un ejemplo muy concreto de una frase asertiva. Entender al otro es una parte fundamental de la actitud asertiva. Y es una buena forma de comenzar a expresar nuestro punto de vista, antecediendo nuestra actitud abierta y conciliadora.

10. Eres nuevo en alguna asociación o grupo de estudio…

Donde se está tratando un asunto importante en el que conviene que todos estén involucrados. Lejos de sentir que no tienes nada que decir por que eres nuevo, si hay algo que quieras expresar debes sentir confianza en hacerlo. Deja notar que eres consciente de tu posición sin sentir vergüenza: “Si bien no soy experto/a en el tema, quiero expresar lo que pienso”.

Siempre es importante prepararnos y saber de ciertos temas para hacer aportaciones, pero la persona de actitud asertiva también sabe reconocer sus deficiencias y aun así tiene la seguridad de expresar lo que siente.

11. Estás exponiendo un tema trascendente ante un público, pero…

Al hacerles una pregunta relacionada al asunto que se está tratando, nadie contesta y parecen incluso poco interesados. Antes de molestarte y hacerles sentir que son ellos los que están mal, puedes usar esta frase asertiva: “Me parece que no estoy logrando que entiendan mi mi punto y me gustaría explicarlo mejor”.

Esta frase asertiva expresa que no se está culpando a los demás por no entender, asume la responsabilidad de expresarse de mejor forma y solicita la atención necesaria para poder hacerlo. Esto resulta cómodo para los interlocutores y así se evita una actitud cerrada por parte de ellos.

12. En tu centro de trabajo te han pedido que formes parte de un plan…

Para tratar con alguien que parece molestar a muchas personas. Tu sabes que no participar de este plan podría convertirte en blanco de los compañeros, pero no estás dispuesta a participar, así que puedes ser firme y decir: “No estoy dispuesta/o a acceder a eso, espero que se respeten mis razones”.

Ser asertivo es saber poner límites y saber decir que no cuando se es necesario. Sin mayores explicaciones y quizá solicitando respeto solo como una forma de atención hacia uno mismo. De esta forma se deja en claro que nuestra negativa tiene razones detrás más allá del capricho.

13. Si alguien te ha hecho una invitación a una fiesta o reunión…

Lo mejor es ser claros y confirmar o declinar la invitación siempre con cortesía y agradecimiento. No hay que tener vergüenza de rechazar una invitación, por el contrario, hay que tener la disposición de ser claros: “Gracias por la invitación, pero me veo en la necesidad de rechazarla por diversos motivos”

Las personas asertivas no temen decir que no. No obstante en la conciencia de no buscar herir a los demás o ser empáticos, saben que un “Gracias” es efectivo para ser amable pero claros y concretos.

14. Cuando se está cometiendo una injusticia en uno de tus círculos cercanos…

Suele ser difícil exponer la situación por temor a sentirse vulnerables, sin embargo siempre es importante hablar y ser claros, puedes comenzar diciendo algo como: "Sé que tengo derecho a ..."

En el ámbito laboral es imprescindible ser asertivos, pues por un lado hay que contribuir a un adecuado clima pero también no permitir abusos o injusticias hacia nosotros. Una buena forma de expresar alguna inconformidad es expresando que tenemos conocimiento sobre nuestros derechos.

15. Sucede una situación familiar que te hace sentir incómoda y triste.

Por ejemplo está ocurriendo un divorcio entre tus padres y aunque entiendes sus razones, sus actitudes comienzan a sentirse hostiles y parecen ignorar que tu estás en medio. Puedes pedirles hablar sobre tus emociones diciendo: “Esto que sucede me hace sentir mal y considero que hay que hacer algo para cambiarlo”.

Las personas asertivas saben que nadie les puede leer la mente, así que no tienen problema en expresar que se sienten mal por algo y no se resguardan en actitudes hostiles esperando a que alguien las adivine.

16. Tu novio(a) ha mostrado una actitud rara…

Sobre todo en ciertas ocasiones cuando se trata de convivir con tus amigos. Aunque le has preguntado en el momento, han negado que ocurriese nada raro. Si tu sigues sintiendo una actitud extraña, lo mejor es tomarse un tiempo para hablarlo y decirle: “He notado que esto te incomoda, quiero que hablemos sobre qué podemos hacer”

Así mismo como una persona asertiva sabe que debe expresar su sentir, también tiene la sensibilidad y empatía para entender el malestar de otros. De una forma amable puede abrir la puerta para que se exprese sobre su sentir.

17. Te has percatado de que existe un problema en tu centro de trabajo…

...Y se te ha ocurrido una solución que parece buena, que podría poner fin a tal problema. No debes tener dudas sobre expresarlo abiertamente, encuentra el momento adecuado para solicitar una audiencia y expresa con determinación: “Tengo una propuesta que quisiera que escucharan”.

La asertividad también consiste en ser firmes y determinantes. De forma clara y concisa se pueden expresar ideas sin que quede nada oculto o pendiente. Una buena forma de empezar es con una frase similar a esta, que deja ver de forma clara que tenemos algo que decir.

18. Eres el jefe en tu actual trabajo cuando…

Alguien que forma parte de tu equipo se ha acercado a ti para hacer una observación acerca de algo que a su parecer no está funcionando, y además trae una propuesta. A ti te parece que la propuesta no es muy viable, no obstante el asunto no era sencillo y ha sido la única persona que tomó la iniciativa de hablar de tema. Es importante reconocerle este hecho: “Agradezco tu honestidad”.

Cuando alguien ha tenido el valor de ser honestos, sobre todo en temas complejos o sensibles, pero además lo ha hecho de forma asertiva también, debemos tener el tacto de agradecer su honestidad.

19. Un vendedor viene a ofrecerte un servicio o producto…

Que parece estar hecho a tu medida, pero tu no estas dispuesto a realizar el gasto en ese momento. Te apena que el vendedor se haya tomado el tiempo de analizar tus necesidades y ofrecerte algo adecuado, pero quizá no sea tu momento de hacer la compra. No temas ser claro y solicita un poco de tiempo: “No estoy seguro, ¿Me permites tomar un tiempo para pensarlo?”.

En ocasiones no tenemos la calma o el tiempo necesario para tomar decisiones. Si somos asertivos, sabremos pedir tiempo para analizar las cosas sin someternos a la presión de tener que decir algo sin haberlo meditado.

20. Una compañera de trabajo te expresa que está en desacuerdo…

Sobre que los compañeros con mayor antigüedad tengan los mejores lugares de estacionamiento y expone sus razones para que te unas a ella. Sin embargo a ti te parece que es justo que las personas con más tiempo en el centro de trabajo, tengan algunos beneficios como premio a su lealtad. No temas ser honesta: “Yo veo la situación de otra manera”.

Este ejemplo de asertividad es muy claro en cuanto al posible encuentro de ideas. Siempre que existe un debate, la actitud y comunicación asertiva permite una mejor expresión de ideas. Esta frase permite establecer que asumimos que nosotros vemos las cosas de una forma diferente y no que pensamos que el otro está equivocado. Hay una sutil pero significativa diferencia que lleva el rumbo de la conversación por un lado más positivo.

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

Comunicóloga

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.