Cómo ser más carismática en 8 claves infalibles

11 months ago

Rosa Bengall

Algunas personas son carismáticas por naturaleza, pero con estas claves tú también puedes serlo.

Las personas carismáticas se ganan las simpatías de los demás más fácilmente.
Las personas carismáticas se ganan las simpatías de los demás más fácilmente. Fuente: Unsplash

¿Qué tiene esa persona que la hace tan especial? Es habitual hacernos esa pregunta cuando nos encontramos con quienes tienen tanto magnetismo que captan la atención y la simpatía de quienes los rodean.

¿Quieres saber cómo ser más carismática? Te desvelamos las claves de este tipo de personas.

Cómo ser más carismática

Presta atención a nuestras sugerencias y reflexiona sobre qué podrías mejorar para aumentar tu carisma.

1. ¡Arriba la autoestima!

Si te preguntas cómo ser más carismática, pregúntate también cómo está tu autoestima. ¿Es alta o más bien flaquea? Este tipo de personas tienen un buen concepto de sí mismas y eso se traduce en mayor autoconfianza, algo que consiguen transmitir con su propia presencia y forma de actuar.

Para poder conectar positivamente con los demás han de ser capaces de irradiar esa fortaleza que da el concederse suficiente valor a sí mismas. Las personas carismáticas desprenden la confianza propia de quien tiene se ve capaz de asumir sus retos.

2. Actitud que invite a la confianza

Un semblante sereno donde el nerviosismo se gestiona con habilidad hasta el punto de no mostrarse ansiosas en los momentos de preocupación. Así es como las personas carismáticas actúan en las situaciones de estrés o ante las crisis, y es uno de los momentos que menos pasan desapercibidos para quienes se sienten atraídos por su magnetismo.

Pero esa confianza no sólo se percibe en los momentos difíciles en que la forma de comportarse queda muy patente para gestionar la situación. En el día a día, su actitud se sustenta en la serenidad, y la mirada es uno de los rasgos en que se percibe que la persona en cuestión es diferente al resto porque transmite sin palabras esa confianza.

Si quieres utilizar este recurso para ganar carisma, cuando estés en compañía de otras personas procura mantener el contacto visual directo hacia los demás, pero alrededor de las tres cuartas partes del tiempo, ya que hay quien se siente intimidado por este tipo de mirada y darle cierta tregua desviando la vista hacia otros puntos puede ayudar a sentirse más cómodo al interlocutor.

El carisma innata, pero es una habilidad que también se puede entrenar.
El carisma innata, pero es una habilidad que también se puede entrenar. Fuente: Unsplash

3. Mejora tu comunicación

Otro de los rasgos de las personas carismáticas es su habilidad comunicativa. Son la clase de gente que te detienes a escuchar porque no sólo habla, sino que transmite ideas con un valor añadido, que es principalmente su capacidad de influir en quien le escucha.

Si te preguntas cómo ser más carismática en cuanto a tu forma de expresarte, piensa en una de esas personas que considerarías que lo es, y observa su forma de hablar.

Probablemente percibas que su mensaje mantiene un coherente hilo conductor, que utiliza un ritmo sosegado, constante y enfatiza en ocasiones para recalcar aspectos. Matiza sus palabras según la connotación que quieren darle. Por otro lado, el tono de sus palabras es asertivo, y se le concede el nivel adecuado de positivismo.

Por eso, si quieres ganar carisma, no descuides la forma en que te comunicas.

4. Tu postura también habla de ti

La gestualidad influye muchísimo en la forma de comunicarnos con las personas que tenemos delante, y la postura que se adopte también es determinante para esta cuestión.

Si quieres ganar empatía presta atención a lo que transmiten también tus gestos: procura mantener la cabeza derecha y erguida, no encojas la posición de tus hombros y cuando con tus palabras quieras enfatizar algo, sube un poco el mentón (sin exagerar, eso sí).

5. Trabaja tu empatía y habilidades sociales

La empatía es un rasgo común en este tipo de personas, es decir, su capacidad de comprender de forma fidedigna las emociones de los demás y poder así entender mejor su manera de proceder.

Este aspecto, junto con sus habilidades sociales, convierte a las personas carismáticas en una especie de grandes “relaciones públicas” sin proponérselo, pues con su forma natural de relacionarse con los demás, consiguen atraerlos de forma involuntaria.

Si quieres trabajar este aspecto de tu personalidad intenta ser receptiva y positiva cuando trates con otras personas, escucha con atención y respeto, procura que el tono de tu discurso sea positivo (aunque no quiere decir que tenga que ser excesivamente entusiasta) y muy importante: Procura no juzgar a los demás.

Para no cometer ese error que te alejaría del resto de la gente, recurre a la empatía para comprender mejor las emociones ajenas y, antes de hacer juicios de valor, piensa esto: “Puede haber algo más que yo no sepa y que no es de mi incumbencia”. A partir de ahí, seguro que un discreto silencio comprensivo valdrá más que mil palabras.

jvjhvh
Fuente: Unsplash

6. Credibilidad e influencia van de la mano.

Descubrir cómo influir en las personas del entorno parece la búsqueda del Santo Grial entre quienes deseen saber cómo ser más carismática. Porque siendo honestas, ¿cuántas veces no nos gustaría tener la capacidad de convencer de aquello que tan claro vemos a ciertas personas que no consiguen ver más allá de sus narices?

Convencer es un arte, y si deseas dominarlo, comienza por construir argumentos sólidos y claros para hacerlos creíbles. Y para ello, no te olvides que tu propio lenguaje corporal también está hablando; si no existe coherencia entre lo que dices y lo que realmente crees, no conseguirás persuadir a nadie de tus ideas.

7. Buena gestión emocional

Si lo que quieres es conseguir ganar carisma, se acabó la impulsividad en la forma de tratar tus emociones y responsabilízate de que la expresión de las mismas tiene efectos, tanto en nosotros como sobre las personas de nuestro entorno.

Piensa en ti misma ¿cómo te sientes cuando las personas de tu alrededor tienen un trato amable y respetuoso contigo más allá de lo que suceda en sus vidas en esos momentos? ¿Y al contrario, qué sensación te queda cuando los demás se dejan llevar por sus enfados, rencores o envidias y arrojan sobre ti una carga emocional injusta?

Lo que marca la diferencia entre unos y otros es la capacidad de los primeros de gestionar de forma eficaz sus emociones mientras los segundos no. Y una de las cosas que la gente admira de las personas carismáticas es su capacidad de mantener un trato agradable (y justo) con quienes no tienen culpa de sus problemas.

Gestionar las emociones también es importante.
Gestionar las emociones también es importante. Fuente: Unsplash

8. Respeto, humildad y mente abierta

Y para terminar nuestras sugerencias sobre cómo ser más carismática, recuerda esta máxima. No descuides las líneas del respeto hacia los demás y procura no sobrepasarlas de ninguna forma, ni en tu forma de actuar ni en aquello que digas. Eso te remitirá al hecho de ser humilde porque la prepotencia sólo te aleja de aquellos a quienes se les mira por encima del hombro con aires de superioridad.

Y por último, recuerda ampliar tus miras, porque siempre puede haber opciones y formas de pensar más allá de las tuyas: si tienes presente esta mentalidad, seguro que a las demás personas les llegará como un plus a la hora de relacionarse contigo sintiéndose aceptados por ti. Y el valor que se le concede a ese trato emitido por una persona carismática, eleva aún más su valía.

Rosa Bengall