12 consecuencias del consumo de drogas (en los seres humanos)

2 weeks ago

Amanda Coeting

Las razones para apartar las drogas de nuestras vidas son enormes y debemos conocerlas

12 consecuencias del consumo de drogas (en los seres humanos)

Las sustancias psicoactivas se han usado desde el inicio de los tiempos de la historia del ser humano. Ya en la prehistoria se bebía alcohol o se tomaban setas alucinógenas, y se tiene constancia de que en el mundo antiguo se tomaban sustancias como el opio, el tabaco o la cocaína.

Obviamente el consumo de algunas de estas sustancias fue evolucionando, y hoy en día ya existen sustancias de síntesi generadas en laboratorios más o menos clandestinos. No vamos decir que tomar drogas sea algo nuevo, pero resulta imprescindible hablar de su impacto negativo en nuestro cuerpo. En este artículo veremos las consecuencias negativas que tiene el consumo de drogas en los seres humanos.

Las 14 consecuencias negativas de tomar drogas para la salud

Las drogas son sustancias que alteran nuestra mente en mayor o menor grado y de forma generalmente transitoria. La mayoría de personas acaban consumiéndolas experimentando para vivir sus efectos estimulantes, relajantes, alucinógenos o placenteros, pero tienen graves efectos secundarios.

En este artículo vamos a ver las peores consecuencias del consumo de drogas que pueden darse. Si bien las personas pueden recurrir a las drogas con fines recreativos, no deberían nunca olvidar los peligrosísimos daños que pueden ocasionar. La salud de nuestro organismo, nuestra esfera social y nuestro propio funcionamiento individual podrían quedar seriamente dañados.

1. Adicción

Hay drogas que generan una alta adicción en pocas dosis y otras en las que no es tan así, pero las drogas por definición son sustancias que crean adicción.

El grado de adicción entre las personas hacia una sustancia es variable y la conciencia de ella también. Hay gente muy enganchada y que lo que más desearía en el mundo es no tener la necesidad de consumir la sustancia en cuestión, mientras que otra siente que solamente está experimentando.

En este sentido a impredictibilidad debido a diferencias individuales también puede jugar su papel, pero arriesgarse puede tener un precio altísimo; miles de personas han arruinado su vida por ello.

2. No arreglan los problemas, sino que los empeoran

Las personas que consumen drogas pueden tener diferentes motivos para ello. Uno de los más compartidos, sea de forma más o menos consciente, es que las drogas ayudan a que una persona pueda evadirse mentalmente.

Las drogas hacen es que el estado mental de una persona quede alterado y acabe teniendo una percepción de la diferente realidad. Generalmente se inhibe parte de las funciones del córtex prefrontal del cerebro, lo que hace que la persona se vuelva más despreocupada y pueda disfrutar más del momento.

Pero este placer es fugaz y engañoso. El privilegio de desconectar tiene un precio, que es la vuelta a la realidad una vez el efecto de la droga ha pasado. Puede ser especialmente dura si bajo el efecto de las drogas hemos descuidado o empeorado cosas, más allá de que podamos encontrarnos mal.

3. Humor alterado

Encontrarnos psicológicamente mal después de tomar drogas es común, en contraposición al bienestar que sentíamos mientras estábamos bajo el efecto de ellas. Tanto a corto como a largo plazo el equilibrio emocional de una persona puede verse gravemente alterado, conduciendo a un humor inestable. La irritabilidad y la agresividad se pueden alternar con la relajación de forma inesperada para quien no sabe sus hábitos de consumo.

4. Secuelas neurológicas

Las sustancias psicoactivas provocan efectos que hacen alterar la percepción de la realidad porque provocan desajustes químicos a nivel cerebral. Diferentes neurotransmisores ven alterados sus mecanismos de funcionamiento, y esto puede tener secuelas neurológicas tanto a corto como a largo plazo. Hay pérdidas de capacidades cognitivas que son reversibles, mientras que otras son irreversibles.

5. Trastornos de conducta

Los efectos negativos a nivel cognitivo pueden ser tales que la persona puede desarrollar problemas psicológicos relacionados con los trastornos de la conducta. Existen diferentes manifestaciones y de hecho clasificaciones, siendo el trastorno de conducta antisocial, el trastorno negativista y trastorno del control de impulsos los más representativos. El denominador común es que la persona es incapaz de comportarse de forma no impulsiva.

6. Problemas familiares y sociales

Cuando una persona desarrolla adicciones o trastornos neurológicos o psicológicos su forma de relacionarse se ve afectada de forma grave o muy grave. A nivel familiar es casi imposible que no aparezcan problemas, pues son los más allegados los que sufren de más cerca los problemas que trae la droga consigo.

A nivel social los problemas pueden pasar inicialmente desapercibidos, aunque siempre acaban saliendo. Lo que puede pasar es que un círculo social de la persona consumidora esté justamente motivando la toma de la sustancia psicoactiva. La relación con las amistades de otros grupos no consumidores se daña en estos casos.

7. Aislamiento

La persona que empieza a desarrollar un consumo de droga habitual ve cómo sus hábitos se ven condicionados negativamente. Todo empieza a girar poco a poco alrededor de la disponibilidad o no de consumir la sustancia en ciertos contextos. En casos graves, familiares y ciertas amistades o lugares dejan se ser visitados, y la persona es capaz de descuidarse a nivel físico, pudiendo llegar a tener descuidada la higiene. La droga es en lo que más se piensa.

8. Desarrollo de enfermedades mentales

Además de los trastornos de conducta, las personas que abusan de sustancias pueden llegar a tener enfermedades más serias tales como la esquizofrenia. Ciertos funcionamientos cognitivos con personalidades especiales, como en el caso de las personas con tendencia paranoide pueden desarrollar trastornos relacionados. Otro ejemplo es la síndrome de Wernicke-Korsakoff, una enfermedad generada por el alcoholismo.

9. Inmunodepresión

Las drogas ponen el cuerpo en una situación de descontrol. Las señales de hambre, cansancio, etc. quedan absolutamente alteradas, y normalmente de forma postergada a cuando deberían aparecer.

Esto hace que el cuerpo de la persona que se droga se ponga más al límite. De este modo se es más propenso a resfriarse y a sufrir infecciones de todo tipo de forma más habitual que la población general.

Por otro lado, hay un índice de transmisión de enfermedades severas como el SIDA o la hepatitis mucho más elevada en los casos en los que se usan jeringuillas como en el caso de la heroína.

  • Otros usuarios han leído: "[Los 9 mejores remedios y soluciones para combatir el cansancio](Los 9 mejores remedios y soluciones para combatir el cansancio)"

10. Envejecimiento precoz

Otro efecto secundario de poner el cuerpo al límite es que envejece más rápidamente. Muchas drogas como el tabaco contienen sustancias generadoras de radicales libres, unas moléculas que alteran la estructura celular de nuestros tejidos.

La piel y el cabello se pueden ver más envejecidos si consumimos sustancias, además de que las facciones de la cara se pueden ver mucho más pronunciadas.

Como también aparecen alteraciones del sueño, la persona que toma drogas generalmente se ve más privada de ello. Si la cantidad y la cantidad del sueño se ve afectada también lo está la capacidad de nuestro cuerpo para regenerarse.

11. Problemas en el embarazo

Las mujeres que están embarazadas deben evitar a toda costa el consumo de drogas. Sustancias como el tabaco o el alcohol afectan de forma gravísima e irreversible al feto. No se ha podido establecer una cantidad mínima de seguridad, con lo que una copa de vino puede ser dañina. Otras sustancias duras pueden dar síndrome de abstinencia al recién nacido, empezando muy mal la aventura que es la vida.

12. Sobredosis

Sustancias como el alcohol pueden causar la muerte por un coma etílico, a pesar de ser una droga considerada blanda y ser legal. Si bien hay sustancias como la marihuana con la que es casi imposible morir por sobredosis, con otras drogas ilegales la cosa puede pintar verdaderamente mal.

El hecho de que no estén reguladas pueden darnos una mala pasada que nos puede costar la vida. Al no saber qué concentraciones tiene la dosis que se adquiere, puede que se esté tomando el triple de lo que se debería.

Referencias bibliográficas

  • Crocq, M.A. (2003). Alcohol, nicotine, caffeine, and mental disorders. Dialogues Clin Neurosci, 5 (2), 175–185.

  • Fox, T.P., Oliver, G. y Ellis, S.M. (2013). The Destructive Capacity of Drug Abuse: An Overview Exploring the Harmful Potential of Drug Abuse Both to the Individual and to Society. ISRN Addiction, 1–6.

  • Tupper, K.W. (2012). Psychoactive substances and the English language: "Drugs," discourses, and public policy. Contemporary Drug Problems, 39 (3), 461–492.

Amanda Coeting