Las diferencias entre los colores cálidos y los colores fríos

7 months ago

Margarita Luna

Los colores pueden transmitir sensación de calidez o de frío según la temperatura de sus tonalidades.

Los colores pueden expresar calor o frío según su tonalidad.
Los colores pueden expresar calor o frío según su tonalidad. Fuente: Unsplash

Nada estimula nuestras vidas y nuestro día a día de la misma manera en la que lo hace el color, seamos o no conscientes de ello. La simple presencia (o ausencia) de un color frío o un color cálido puede cambiar en un instante nuestras emociones, hacer que nos identifiquemos algo o por el contrario que lo rechacemos.

Lo más interesante es que la manera en que el color nos estimula depende enteramente de cómo lo percibimos, y es por esto que la temperatura del color con las diferencias entre colores cálidos y colores fríos toman mucha importancia; te lo explicamos.

Cómo vemos los colores

Antes de empezar a hablar sobre las diferencias entre colores cálidos y colores fríos, vamos a hacerte un recuento rápido de conceptos sobre cómo o por qué vemos los colores.

El primer concepto es referente a lo que significa el color. Pues bien, el color es lo que nuestro ojo percibe como resultado de la interacción de la luz con nuestro entorno. Al mismo tiempo hemos de saber que la luz se compone por diferentes tipos de ondas electromagnéticas, y las únicas que somos capaces de percibir en forma de colores es el espectro visible.

Sobre la teoría del color

Gracias a este espectro visible de colores por el que nuestro ojo puede percibir alrededor de 10 millones de colores, el escritor Johann Wolfgang Von Goethe formuló la teoría del color, que nos explica cómo los colores interactúan entre sí para generar muchísimos más colores y posteriormente determinar las diferencias entre colores cálidos y colores fríos.

Para esto, la teoría del color divide los colores en los dos siguientes grupos:

  • Colores primarios: Formados por el amarillo, el rojo y el azul, son los colores que encontramos en la naturaleza y que no es posible obtener a partir de otros colores. Podríamos decir que son los colores base.
  • Colores secundarios: Colores como el naranja, el verde y el violeta, que son el resultado de la interacción entre los colores primarios.
  • Colores terciarios: Son los que obtenemos mezclando un color primario con un color secundario.

Diferencia entre colores cálidos y colores fríos

Además de la teoría del color, existen muchas otras propiedades del color que hacen que nuestro universo de colores sea infinito. Estos son el tono, la intensidad, la saturación y el brillo o luminosidad.

Además hay otro aspecto del color que es capaz de influir en gran medida la manera en la que nos relacionamos, sentimos y reaccionamos ante nuestro entorno; se trata nada más y nada menos que de la temperatura del color que, como su nombre nos indica, consiste en diferenciar los colores según la sensación térmica que nos generen.

Lo que hace tan interesante a la temperatura del color es que estas diferenciación de los colores se basa en sensaciones térmicas que son subjetivas, pues depende enteramente de lo que percibe nuestro ojo y como lo interpreta nuestro cerebro para que haya diferencias entre colores cálidos y colores fríos.

Los colores cálidos

Los colores cálidos son aquellos que nuestro cerebro relaciona con el sol, el fuego, la pasión y el calor. Se trata de aquellos colores que van desde el rojo hasta el amarillo, pasando por los naranjas, marrones, dorados y en algunos casos el verde, dependiendo de la cantidad de amarillo que tenga en su configuración.

Para que te sea más fácil de entender cuando estés frente a colores en los que no sepas cómo encontrar las diferencias entre colores cálidos y colores fríos, debes saber que cuanta más cantidad de rojo tenga un color en su composición, más cálido será.

Los colores cálidos se caracterizan por ser vitales, enérgicos, alegres, activos, apasionados y estimulantes. Además de estar asociados con estos conceptos, también son colores que transmiten confort, calidez, cercanía e intimidad y se pueden utilizar por ejemplo, para llenar espacios.

Los colores fríos

Los colores fríos son todos aquellos que nuestro cerebro relaciona con el invierno, la noche, el agua, el cielo, los mares y el frío. Son todos aquellos colores que van desde el verde hasta el azul, pasando por los violetas.

Los colores fríos se caracterizan por transmitir calma, tranquilidad, serenidad, profundidad reposo, relajación, soledad, lejanía, profesionalidad y un poco de misterio. Otras asociaciones de los colores fríos es con lo divino y lo eterno, la limpieza, la frescura, la vida al aire libre, la fantasía, las ideas y la majestuosidad, en el caso de los violetas.

Son los colores que utilizamos para ampliar y agrandar los espacios. El truco para encontrar las diferencias entre colores cálidos y los colores fríos es que cuanto más azul tenga un color en su composición, más frío será.

Colores con matices cálidos y fríos

Cada color tiene una gama de matices que puede hacerlos parecer más cálidos o más fríos. En este sentido, la mejor manera para ver las diferencias entre colores cálidos y colores fríos es encontrar el color primario que tiene de forma principal.

Por ejemplo, el color verde se puede extender en una gran variedad de matices convirtiéndose en un verde cálido si tiene mucho más amarillo, y en un verde frío si el color que predomina es el azul.

¿Recuerdas cuando te decíamos que la temperatura del color es subjetiva? Pues bien, cuando comparamos un color con otros colores, nuestra percepción de sí es cálido o frío puede cambiar, pues esa información que llega a nuestro cerebro se ve influenciada por el contexto.

Por ejemplo, si tomamos un color amarillo limón y lo comparamos con un color naranja, podemos decir que el color naranja es cálido y el color amarillo limón es frío; sin embargo, si comparamos estos dos colores con un azul profundo, definitivamente pensaremos que tanto el naranja como el amarillo limón son colores cálidos y el azul profundo un color frío.

Margarita Luna