¿Es más inteligente el hermano mayor que el menor? La ciencia lo explica

hace 5 días

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

¿El orden en el que nació cada hermano tiene algo que ver con su inteligencia? Todo parece indicar que sí.

Diferencias inteligencia hermanos

Algunos hermanos mayores sospechan que sus hermanos más pequeños no son tan listos. Mientras que los hermanos menores se esfuerzan en demostrar que esto no es cierto, la ciencia parece llegar a otras conclusiones.

Pero, ¿1ué tiene que ver que alguien haya nacido primero y no eb segundo o en tercer lugar? ¿Cómo influye esto en la vida escolar y laboral? ¿Qué tan amplia es la diferencia en la inteligencia cualificable de uno y otro hermano? Aquí te damos todas las respuestas.

El hermano mayor es más inteligente que el resto de sus hermanos

La ciencia dice que sí, el hermano mayor es más inteligente. Para beneplácito de los primogénitos, estudios recientes han demostrado que los hermanos mayores presentan una mayor inteligencia que el resto de sus hermanos.

En las universidades de Edimburgo y Sydney, se realizó un estudio minucioso a más de 5 mil niños. Para llevarlo a cabo, realizaron cada dos años algunas pruebas cognitivas desde el momento de su nacimiento y hasta los 14 años. Los resultados han sido publicados y lo afirman: el hermano mayor tiene mayor inteligencia.

Las razones detrás de este resultado tiene múltiples factores que se conjugan en una gran mayoría de familias, lo cual permite que la estadística se confirme. Además, se comprobó que esto sí tiene una injerencia directa en la vida escolar y laboral.

¿Cuáles son los factores que determinan una mayor inteligencia?

El objetivo del estudio realizado por la universidad de Edimburgo era el de comprobar que los hermanos mayores poseían una mayor inteligencia que los hermanos menores. Pero además descubrir si las razones eran biológicas, sociales o culturales.

El aspecto biológico se descartó. Esto debido a que ningún estudio comprobó que los niños mayores tuvieran más inteligencia por cuestiones genéticas. Esto confirmó que el factor determinante tenía que ver con aspectos de la educación y crianza.

1. Estimulación

Los hermanos mayores recibieron mayor estimulación en edades tempranas. Al tratarse del primer hijo, los padres primerizos sienten el entusiasmo de estimular cualquiera de los intereses del bebé. Además participan activamente en dinámicas de estimulación temprana.

Ya sea que tengan acceso a clases exclusivas para bebés, o que en las actividades diarias los padres incentiven la estimulación. Esto les otorga a los niños un estímulo de la sinapsis neuronal que más adelante deriva en mayor capacidad cognitiva.

2. Tiempo de calidad

Los padres primerizos se preocupan por otorgar a sus primogénitos tiempo de calidad. Saben de la importancia para el buen desarrollo emocional que aporta a los niños el pasar tiempo con sus padres, pero se implican, además, en que ese tiempo sea fructífero.

Así que los padres hacen el esfuerzo por pasar tiempo suficiente con sus bebé, situación que se vuelve complicada con la llegada de un segundo o tercer hermano. Por lo que el hermano mayor recibe más tiempo de calidad, lo cual interviene también en su desarrollo cognitivo.

3. Mayor autoconfianza

Los hermanos mayores reportaron una mayor autoestima y por lo tanto autoconfianza. La mayoría de los hermanos mayores que participaron en este estudio estaban de acuerdo con afirmaciones positivas sobre sí mismos.

“Soy muy bueno para aprender cosas nuevas”, “Soy un niño inteligente”, “Se me facilita la escuela” son aseveraciones que los hermanos mayores podían decir de sí mismos, mientras que los hermanos menores no se sentían tan identificados.

4. Buen uso del lenguaje

El desarrollo del lenguaje interviene en los procesos cognitivos. Debido a la estimulación temprana que los hermanos mayores reciben con mayor frecuencia, su lenguaje se ve favorecido y enriquecido.

Esto a su vez provoca que el aprendizaje se les facilite. La mayoría de los hermanos mayores registraron desde edades tempranas un vocabulario más amplio y una capacidad comunicativa superior que la de sus hermanos menores.

5. Desarrollo de intereses y capacidades

Los hermanos mayores tuvieron mayor apoyo para desarrollar sus intereses y capacidades. Los padres primerizos se enfocan más en proporcionar a su primer hijo todo aquello que le ayude a exponenciar sus capacidades.

Cuando llega el hermano menor, esto disminuye notablemente. Debido a la falta de tiempo, presupuesto u otros factores, el apoyo que reciben el resto de los hermanos es menor. Esto influye en su desarrollo cognitivo.

¿Cómo influye que el hermano mayor sea más inteligente que el menor?

Este asunto no se queda solo en los términos de la infancia. El estudio de la universidad de Edimburgo, también arrojó datos sobre la vida adulta de los hermanos mayores y menores. Los resultados arrojaron que hay una relación directa con mejores calificaciones y mejores sueldos.

Aunque en realidad la diferencia no es abismal en los niveles de inteligencia, otros factores como la autoconfianza y la seguridad proporcionan herramientas útiles para obtener una vida escolar y profesional más satisfactoria.

No obstante los hermanos menores tienen una notable ventaja. El manejo de emociones y las habilidades sociales están más desarrolladas en los hermanos menores frente a las de sus hermanos mayores. De esta manera parece que la situación queda en cierta forma equilibrada.

Así que no es extraño observar que en múltiples familias se repite la misma situación: los hermanos mayores obtienen mejores calificaciones, se encuentran mejor calificados para obtener mejores empleos y tener más inteligencia.

Por otro lado los hermanos menores son más sociables, no temen tanto a los riesgos, son más resilientes y tolerantes a la frustración, y tienen mayor habilidad para la resolución de problemas. Todas estas características, son de gran ayuda también para la vida adulta.

Referencias bibliográficas

  • Rodgers, J. L., Cleveland, H. H., van den Oord, E., & Rowe, D. C. (2000). Resolving the debate over birth order, family size, and intelligence. American Psychologist, 55(6), 599-612.

  • Belmont, Lillian. (1973)“Birth Order, Family Size, and Intelligence.” Science 182, no. 4117.

  • Kristensen, Petter,(2007) “Explaining the Relation Between Birth Order and Intelligence.” Science 316, no. 5832.

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

Comunicóloga