Karma: definición y los diferentes tipos que existen

4 months ago

Maria Weevs

Te explicamos cómo funciona el karma, la energía que regula nuestras acciones positivas y negativas según algunas filosofías como el hinduismo y el budismo.

El karma se va acumulando en lo positivo y lo negativo.
El karma se va acumulando en lo positivo y lo negativo. Fuente: Pexels

¿Has escuchado alguna vez la expresión popular “está pagando un karma”? Karma es una de esas palabras que anda rondando por el léxico popular últimamente, qué entendemos por contexto, pero de la que no conocemos realmente su significado ni la historia detrás de esta.

Para todas aquellas que quieren saber qué es el karma y para qué sirve, hemos escrito este artículo para contarte todo lo que hay alrededor del significado de karma. La próxima vez que utilices esta fascinante palabra, lo podrás hacer con más propiedad.

Qué es el karma y de donde viene

El karma es un concepto que hace parte fundamental de las filosofías orientales como el hinduismo y el budismo. Karma es una palabra en sánscrito que significa “hecho, acción”. Para poder entender lo que es el karma, vamos a empezar por la definición de la RAE que dice que “en algunas religiones de la India, energía derivada de los actos de un individuo, que condiciona cada una de sus sucesivas reencarnaciones, hasta que alcanza la perfección”.

Tal y como lo ha definido la RAE, el karma es una energía trascendente que envuelve toda la realidad y que actúa como la ley de causa y efecto. Esto quiere decir que cada acción moral que cometemos y cada forma en la que utilizamos la energía, ya sea de manera verbal, mental o física, son causas que tienen consecuencias o efectos: nuestras experiencias. De esta manera, cada acto o causa de nuestra vida vuelve a nosotros en forma de reacción, consecuencia o efecto, como prefieras llamarle.

En este sentido el karma nos enseña que de cada acto positivo que hagamos, obtendremos una reacción o efecto positivo, y así mismo sucede con las causas negativas que tengamos. Una forma de interpretar esto es que las personas tenemos la responsabilidad de crear todo lo que consideremos bueno o malo en nuestras vidas, por lo que debemos ser conscientes de nosotros mismos para tener las intenciones y actitudes correctas.

Qué es el karma de cada persona

Cada persona tiene su propio karma y es responsable de construirlo de forma positiva o negativa durante su paso por el mundo y en su forma de relacionarse consigo misma, con las demás personas y con el mundo en sí.

Recuerda que las filosofías hinduista y budista creen en la reencarnación después de la muerte, por lo que cada aspecto único con el que nacemos cada persona, desde nuestro aspecto físico, la familia en la que crecemos, nuestro lugar en la sociedad y hasta las enfermedades que podamos tener durante nuestra vida, son consecuencias no solo de nuestra forma de vivir hoy, sino de vidas pasadas. Esta ideología te puede dar una visión más clara para entender lo que es el karma.

De la misma manera, esta forma en la que nos comportamos hoy está elaborando el karma de la siguiente reencarnación, y vivimos cuantas veces sea necesario hasta liberarnos de las impurezas y negatividades de nuestro ser. Te puedes dar cuenta que, lejos de darle la responsabilidad a un agente externo sobre nuestras vidas, por ejemplo Dios, el mismo significado de karma nos enseña a asumir la responsabilidad de cada uno de nuestros actos.

Tipos de Karma

El karma no siempre se vive de la misma manera, y tradicionalmente se ha dicho que existen tres tipos de karma diferente. Aunque como todo en nuestra vida, están relacionados los unos con los otros. Te los contamos a continuación.

1. Sanchita karma

Este tipo de karma, el sanchita karma, es aquel que hemos ido acumulando durante todas nuestras vidas pasadas y que dará su fruto en el futuro.

2. Prarabdha karma

Cuando nacemos en esta vida, una porción del sanchita karma viene con nosotros condicionando diferentes aspectos de nuestra vida. Estos efectos o consecuencias que se están manifestando en el presente, pero que vienen de acciones del pasado, constituyen el tipo de karma que llamamos prarabdha. Este se puede manifestar inmediatamente haya sido realizada la acción o en vidas futuras.

Algunos consideran que este tipo de karma es lo que llamamos destino, pero también hay teorías que están en total desacuerdo con esa afirmación.

3. Kriyamana o agami karma

El tercer tipo de karma es el kriyamana karma o también llamado por algunos como agami karma. Se trata del tipo de karma que estamos haciendo en el momento presente o que están en movimiento, en acción en el hoy. Estos karmas que vamos construyendo (positivos o negativos) se van agregando al sanchita karma, que es nuestro karma acumulado, y pueden dar su fruto en la vida actual o en futuras vidas.

Ahora debes recordar que el karma es un concepto desde el cual podemos vivir nuestras vidas, tomándolo como la responsabilidad de vivir correctamente y de asumir las consecuencias de nuestros actos. Ten presente que el karma que vamos creando es tanto positivo como negativo, aunque tendemos a equivocarnos y a pensar que es solo negativo.

El secreto para aumentar el karma positivo es vivir nuestra vida desde la paz interior y dirigir nuestras acciones por lo que nosotras consideramos que es correcto, con amor incondicional, empatía y compasión, más no desde el ego, la inseguridad y el miedo. Tener presentes quienes somos en cada acto y recordar que hasta nuestros pensamientos se manifiestan y dan frutos a modo de karma.

Maria Weevs