Cómo mejorar tu autoestima, en 10 claves psicológicas

1 year ago

Carlota Serrano

Sigue estos consejos para empezar a valorarte y sentirte bien contigo misma, ¡porque tú lo vales!

La autoestima es fundamental para nuestro bienestar.
La autoestima es fundamental para nuestro bienestar. Fuente: Unsplash

La autoestima tiene mucho que ver con la idea que tenemos sobre nosotras mismas e influye en gran medida en la manera en que afrontamos nuestro día a día. Sin embargo, no siempre le prestamos la atención suficiente.

Si te has dado cuenta de que es eso precisamente lo que te sucede y has decidido tomar cartas en el asunto, te contamos cómo mejorar tu autoestima en 10 claves, porque queremos que te sientas genial de estar en tu propia piel.

Cómo mejorar tu autoestima en 10 claves

Pon atención a estos consejos; seguro que con paciencia y constancia notarás tus progresos.

1. Piensa en positivo

Mejorar tu autoestima puede comenzar con una sola acción. Desde el momento en que somos capaces de cambiar nuestra forma de pensar, comenzamos a cambiar también nuestras emociones y, con ello, también nuestra propia realidad.

Si has de construir tus días, comienza por escoger los materiales con los que quieres componer tu vida. Nuestros pensamientos se transforman en palabras, y éstas en nuestras acciones. ¿Qué mejor opción que la de recurrir a la versión positiva de cada idea que tengamos? Cambia el ”no puedo” por un “me va a ir bien”.

2. No te compares

Cuando nos medimos con otros, la inmensa mayoría de las veces no estamos teniendo en cuenta ni el momento ni las circunstancias de estas personas, con lo cual no es una valoración justa. Céntrate en ti. Céntrate en tu vida y en los caminos que vas creando de forma tan personal conforme los vas recorriendo.

Solemos idealizar la vida de los demás y lo único que conseguiremos es perder el foco de lo que nos importa a nosotras, que no tiene por qué coincidir con lo que atañe a esas otras personas.

Crece como persona, y si has de compararte con alguien, que sea contigo mismo en tu versión anterior: Seguro que al mirarla te sientes orgullosa de cómo has mejorado.

3. No te machaques

Rompe el círculo vicioso que retroalimenta tu baja autoestima. Cada vez que refuerzas una idea negativa en relación a ti, a base de repetírtela una y otra vez, sólo consigues distanciarte más de tu posibilidad de mejorar tu autoestima.

La crítica es buena y necesaria siempre que sea constructiva, puesto que nos ofrece la posibilidad de detectar aquellos aspectos que podemos mejorar de nosotras mismas y de ponernos manos a la obra con ello. Pero ha de ser con el afán de incentivarnos a sacar lo mejor de nosotros, no de hundirnos.

4. Sé realista con tus objetivos

Piensa que de cero a cien hay todo un margen de actuación. Por tanto, nada justifica que te plantees tus metas como un “todo o nada” que llevará a pensar en fracaso nada más comenzar.

Cuando piensas de esa manera de cara a establecer tus objetivos, lo único que consigues es aumentar la sensación de impotencia al no ver factible conseguir lo que te planteas. O bien desistir demasiado pronto porque es largo e incierto el camino hacia tus logros.

La clave sería fragmentar en etapas más asumibles esos procesos. De esta forma, con cada objetivo alcanzado sentiremos el subidón necesario que nos empuje hacia el siguiente de nuestra lista. ¿No crees que es una buena forma de mejorar tu autoestima al sentirte capaz de lograr aquello que te propongas?

5. Dedícate tiempo personal

Con el ritmo de vida que llevamos es muy posible que, a la hora de establecer prioridades, sientas que lo último de todas tus ocupaciones es cuidar de tu bienestar**.** ¿Cuánto tiempo hace que no te das un capricho con la intención de mimarte para sentirte mejor?

Piénsalo bien: Si todo aquello que haces, al fin y al cabo, depende de ti, también influye tu estado de ánimo. Y éste a su vez también influye en tu actitud. Atender los asuntos importantes es vital, pero si no entiendes que igual de importante es que tú estés bien para poder hacerte cargo de ellos, más tarde o más temprano te pasará factura.

Por eso, haz que cuidar de tu bienestar esté entre tus prioridades a partir de ahora.

6. Haz un ejercicio de aceptación y perdón hacia ti misma

Busca un momento de los que te comentábamos en el punto anterior y dedícate el tiempo que necesites para hacer este ejercicio de reflexión. Toma papel y lápiz y escribe todo lo que te disguste de ti, todo aquello de lo que te arrepientes o te pesa. Sácalo todo y escribe con libertad y sinceridad; es solo para ti.

Cuando termines, lee la carta que has escrito con mucha atención, y ve pensando cómo podrías cambiar cada uno de esos aspectos o situaciones de una forma realista. Establece un compromiso contigo misma de comenzar a cambiar todo lo que has plasmado.

Despídete y rompe el papel sintiendo que empiezas desde cero, con un aprendizaje nuevo pero dejando de culpabilizarte. Desde ese momento sentirás que empiezas una etapa más positiva.

7. Recuerda tus logros

Con esa tendencia a reprocharnos de forma tan exagerada las cosas que hacemos mal y a menospreciar nuestros propios méritos, casi no queda algo de luz a la que aferrarse y nos podemos sentir estar a oscuras.

No te lo permitas: estarás tirando piedras sobre tu propio tejado. Una buena forma de mejorar tu autoestima es recapitular aquellas metas alcanzadas a lo largo del tiempo, sean del tipo que sean. Y al hacerlo, date cuenta de que de todos los desenlaces posibles, el que finalmente se ha producido, ha sido el que tú deseabas. ¿Y quién lo ha conseguido? Tú, tú y tú. No olvides de lo que eres capaz. Recuérdalo cuando tu autoconfianza flaquee.

8. Encuentra la raíz de tu falta de autoestima

Quizás tuviste una niñez complicada en la que los elogios parecían ser dedicados a los demás mientras nadie prestaba atención a tus logros. O quizás sea algo más reciente. Pregúntate si hay un antes y un después en algún momento que recuerdes donde cambiara la propia percepción que tenías de ti misma. Quizás estés ante la clave de tu inseguridad.

En cualquier caso, intenta analizar de qué manera esos pensamientos se relacionan con la forma en que ahora te sientes. Seguro que puedes aprender algo nuevo sobre ti y tu forma de relacionarte con tu propio ser.

9. Cultiva el hábito de quererte

¿Sabes cuánto tiempo se necesita para instaurar un nuevo hábito? 21 días. Pues bien, he aquí un nuevo reto; quiérete. Y quiérete a conciencia; demuéstratelo, de la misma forma en que te plantearías demostrar a otra personas que la quieres. Y ahora, ponlo en práctica durante 21 días seguidos.

Seguro que si te lo planteas seriamente y lo llevas a cabo, cuando pasen esas tres semanas se mantiene esa inercia que te ayudará a mejorar tu autoestima.

10. Comienza ahora mismo

Si después de todo lo que te hemos comentado, te das cuenta de la importancia que tiene sentirte bien contigo misma y realmente deseas mejorar tu autoestima, no pospongas ese primer paso con el que accionar el cambio. Hazlo ya.

Aprovecha el empuje de haber interiorizado esta reflexión y haz que tu deseo sea un nuevo reto. Pon el foco de atención en tu forma de pensar, actuar y en los propios mensajes que te envías a ti misma. Pregúntate si todo ello contribuye a mejorar el concepto que tienes de ti y busca la manera de responderte afirmativamente a esta cuestión.

Rompe el círculo vicioso y entra en el virtuoso que proporciona una autoestima sana. Sabrás que has entrado en él porque tu realidad cotidiana comenzará a resultarte más amable y más apetecible.

Carlota Serrano