Personalidad histriónica: qué es, y sus 14 rasgos característicos

Personas que buscan llamar la atención. ¿Qué tienen en común?
Personalidad histriónica

¿Sabes qué es la personalidad histriónica? Seguro que, aunque no conozcas exactamente lo que es, conoces a alguien con dicha personalidad.

Se trata de personas que tienden a exagerar su expresividad, a mostrarse muy emocionales y a buscar constantemente la atención cuando están en grupo.

En este artículo conoceremos qué es la personalidad histriónica y cuáles son sus rasgos más característicos. Después de leer el artículo, seguro que piensas en algún amigo o conocido que manifiesta estas conductas. Estos rasgos aluden a factores comportamentales, emocionales y cognitivos.

Personalidad histriónica: ¿qué es?

La personalidad histriónica se considera un trastorno de la personalidad (trastorno histriónico de la personalidad), clasificado como tal en el DSM-5 (Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales) y en la CIE-10 (Clasificación Internacional de Enfermedades). Los trastornos de la personalidad consisten en alteraciones de la personalidad, con rasgos desadaptativos, rígidos y disfuncionales.

Este tipo de personalidad se basa fundamentalmente en un patrón general comportamental y relacional de excesiva emotividad y búsqueda de atención. Estas personas, además, aunque pueden mostrarse con una gran autoestima y personalidad, suelen ser personas débiles o frágiles en este sentido. Por otro lado, les cuesta reconocer sus propios errores y las responsabilidades en sus actos.

La personalidad histriónica presenta estos rasgos pero también algunos otros. En este artículo conoceremos 14 de ellos, los más importantes.

14 rasgos característicos de la personalidad histriónica

Así, además de lo mencionado, vamos a conocer los 14 rasgos más característicos de la personalidad histriónica. Como veremos, estos hacen referencia a la esfera cognitiva, emocional y comportamental de una persona.

1. Excesiva emotividad

El principal rasgo de las personas con una personalidad histriónica es una excesiva emotividad. Esto se traduce en comportamientos “excesivamente” emocionales, de carácter a veces exagerado. La persona se comporta de forma melodramática, a veces acentuando sus síntomas emocionales.

2. Búsqueda de atención

Otro rasgo típico de la personalidad histriónica es la constante búsqueda de atención por parte de la persona. Así, la persona actúa como si quisiera ser siempre el centro de atención; elevando la voz, exagerando los gestos, hablando continuamente, entrometiéndose en las conversaciones para que los demás le miren, etc.

Además, no se sienten cómodos si no son el centro de atención en una cena, en una reunión familiar o con amigos, etc.

3. Comportamiento sexualmente seductor o provocador

Otro síntoma de la personalidad histriónica es un comportamiento sexualmente seductor o provocador. En la persona, esto se traduce en conductas de “incitación”, en vestir de forma “sexy”, en realizar comentarios “subidos de tono”, en flirtear, etc.

4. Expresión emocional superficial

La expresión emocional de las personas con personalidad histriónica es superficial y rápidamente cambiante. Así, pueden pasar de un estado emocional a otro de forma excesivamente rápida (por ejemplo del llanto a la risa), y sus estados emocionales suelen ser superficiales; es decir, poco profundos y duraderos.

5. Uso del aspecto físico para llamar la atención

Ligado al rasgo número 3, encontramos que este tipo de personas se suele vestir de forma “provocativa” (en el sentido de que utilizan prendas de ropa que realzan sus cuerpos); lógicamente, las prendas no son provocativas, sino más bien la intención de la persona, que es llamar la atención y provocar una reacción positiva en los demás.

Así, buscan por todas las vías seducir, y para conseguirlo utilizan sobre todo su aspecto físico (por ejemplo, en el caso de las mujeres, se maquillan mucho, se arreglan de forma notoria, etc.).

6. Forma de hablar excesivamente subjetiva y carente de matices

La forma de hablar de estas personas también es característica; así, hablan de forma muy personal y subjetiva. No suelen emplear muchos matices en su discurso; esto quiere decir que su lenguaje no suele ser complejo ni representar temas profundos. Además, su habla se centra mucho en ellos; se trata de un lenguaje egocentrista (“yo”, “yo quiero”, “yo necesito”, “a mi me pasó”, etc.).

7. Muestra de autodramatización y teatralidad

Otro rasgo de la personalidad histriónica es la teatralidad, que se acompaña de comportamientos dramáticos que hacen referencia a uno/a mismo (autodramatización). Así, explican las cosas de forma muy intensa, exagerándolas y enfatizando su componente emocional.

Muestran cómo todo les afecta emocionalmente en exceso, y existe cierta o mucha teatralidad en sus comentarios, gestos, posturas, etc. Es como si todo lo que explicaran fuera un “drama”.

8. Exagerada expresión emocional

Muy relacionado con todo lo anterior, otro rasgo de estas personas es su expresión emocional exagerada, ya mencionada. Así, expresan todo lo que sienten de forma dramática y exagerada, enfatizando las partes emocionales y reduciéndolo todo a “cosas emocionales”. Todo les afecta y así lo hacen saber continuamente.

9. Sugestionabilidad: fácilmente influenciables

Además, son personas fácilmente influenciables. Aunque en público se muestren como personas “fuertes” y con mucha personalidad, en realidad son muy vulnerables y manipulables. Su personalidad, en cierta manera, es frágil (así como su autoestima). Es por ello que requieren -necesitan- constantemente la atención y aprobación de los demás.

10. Consideración de sus relaciones más íntimas de lo que son en realidad

Cuando conocen a alguien, rápidamente le ofrecen muestras de cariño, se dirigen a esta persona como si fuera su mejor amiga, la invitan a sitios, la tratan con una confianza que aún no tienen, etc. Así, ellos mismos se creen que estas nuevas relaciones ya son íntimas, cuando en realidad no lo son, y quizás se traten simplemente de personas conocidas.

11. Lenguaje corporal exagerado

Su lenguaje corporal también es exagerado (así como sus muestras de cariño, sus comentarios…). Es decir, utilizan los gestos de forma constante y exagerada, lo que se traduce en: gesticular mucho, hablar muy alto, reír muy fuerte, etc. Su postura corporal también puede ser peculiar o evidenciar que “se quieren hacer notar”.

12. Emociones inestables

Como veíamos, su patrón emocional es oscilante, y cambia de un momento a otro. En cierta manera, muestran emociones muy inestables, ya que no permanecen en un estado emocional durante mucho tiempo. Además, cualquier cosa les puede hacer cambiar de un estado a otro (a veces incluso nada).

13. Marcada extroversión

Por otro lado, son personas muy extrovertidas. Rápida y fácilmente se relacionan con los demás; se abren, explican sus cosas (hasta cosas íntimas), conversan, preguntan, etc.

14. Egocentrismo

También suelen ser personas muy egocéntricas. Esto se relaciona con su constante búsqueda de atención que comentábamos. Necesitan que los demás les halaguen, les miren, les escuchen, les atiendan, etc., y si no ocurre así, se sienten mal. Esto también se relaciona con una baja autoestima, otro rasgo también frecuente en este tipo de personalidades.

Referencias bibliográficas

  • American Psychiatric Association –APA- (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid: Panamericana.

  • Belloch, A., Sandín, B. y RAMOS, F. (2010). Manual de Psicopatología. Volumen I y II. Madrid: McGraw-Hill.

  • Millon, T. (1998). Trastornos de la Personalidad. Más Allá del DSM-IV. Barcelona: Masson.

  • OMS (2000). CIE-10. Clasificación internacional de enfermedades, décima edición. Madrid. Panamericana.

Laura Ruiz Mitjana (Barcelona, 1993) es graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Se especializó en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil y es redactora de contenidos de psicología y neurociencias en portales como MedSalud y Psicología y Mente.