Personalidad tímida: 17 características de estas personas

Las personas tímidas tienen características muy reconocibles.
Personalidad tímida

Hay algunas señales que ayudan a detectar a una persona tímida. La timidez es un rasgo de la personalidad que se manifiesta de forma muy evidente con lo que tiene que ver con las habilidades sociales y la propensión de un individuo a interactuar menos con los demás.

En algunos casos, si la timidez es intensa, puede llegar a ser incapacitante. A estas personas les resulta muy complicado establecer relaciones laborales, amorosas y hasta de amistad. Pero en la mayoría de los casos suele ser algo pasajero que solo ocurre al hacer un primer contacto con otras personas y que se va desvaneciendo cuando logran ir creando vínculos significativos.

Características que distinguen a una persona tímida

Suele confundirse la altanería con la timidez. Cuando una persona se comporta de forma evasiva, casi no habla y contesta con voz baja, se puede pensar que es una forma soberbia de responder y con esto generar la antipatía de los demás.

Pero en realidad es un rasgo típico de una personalidad tímida. No es que las personas les parezcan desagradables, lo que sucede es que para ellos es más difícil relacionarse, pero una vez que vencen la barrera todo fluye y logran superar este estado esquivo inicial.

Por eso es importante reconocer las características de las personas tímidas y no prejuzgarlas.

1. Mirada evasiva

Un rasgo muy claro de una persona tímida es que no nos mira a los ojos. Esto se puede confundir con indiferencia o falta de atención, pero en realidad lo que ocurre es que la mirada de otros les resulta intimidante y abrumadora, por lo que no suelen fijar su mirada en los ojos de su interlocutor.

2. Saludo flojo

Una persona tímida no suele dar un furte apretón de manos al saludar. Ni hablar de dar un beso o un abrazo. Regularmente, cuando saludan, toman solo las puntas de la mano o la dejan floja y se sueltan rápidamente.

3. Voz baja

Una característica típica de las personas tímidas es que hablan con voz muy baja. Al saludar o en una conversación casual, usan un tono de voz muy bajo. Muchas veces cuando intentan elevar la voz se oye chillona y desafinada.

4. Encorvados

La postura general de las personas tímidas es encorvada. Como están tratando de ocultarse del resto de las personas, suelen agachar la espalda y los hombros, esto les hace sentir más seguros pues sienten que los ven menos y que pasan más desapercibidos.

5. Cabizbajos

Además de la espalda encorvada, los tímidos suelen mantener la cabeza agachada. Por ejemplo, si están trabajando, suelen tener la mirada hacia abajo, de esta forma sienten que ponen una barrera para que la gente alrededor no se acerque demasiado.

6. Se sonrojan fácilmente

Cuando les hablan, se sonrojan con facilidad. Sobre todo si es un halago, pero en algunas ocasiones basta con que alguien de mayor autoridad o que les agrade les hable de cualquier tema para que la sangre se les suba y coloree sus mejillas.

Mujer tímida

7. Callados

Una persona tímida habla muy poco. Cuando están en alguna reunión laboral o social, es fácil identificar a los tímidos pues casi no hablan y permanecen sentados con la postura un poco hacia atrás como para que no se les pregunte algo y entonces tengan que hablar.

8. Evasivos

Las conversaciones y respuestas de los tímidos son evasivas. Cuando se les pregunta algo directamente, además de desviar la mirada y hablar bajo, suelen dar respuestas poco concretas o que los comprometan de algún modo.

9. Quieren pasar desapercibidos

Hacen todo lo posible por que nadie los vea. Esa es la razón de que hablen con voz baja o casi no hablen, su postura encorvada y la mirada hacia abajo. Es una forma de protección para ellos pues lo que quieren es que nadie note su presencia y tener que interactuar lo mínimo posible.

10. Ropa poco llamativa

Una de las características de alguien tímido es que su forma de vestir suele ser poco llamativa. Eligen colores oscuros, neutros o que corresponden a un solo patrón. Es decir, si les gusta el morado, visten en su mayoría con este color. Además de que usan ropa holgada y normalmente fuera de moda, justamente porque no desean llamar la atención y prefieren un estilo sobrio.

11. Huyen de situaciones sociales

Las personas tímidas no gustan mucho de reuniones sociales. A algunos les abruman las fiestas grandes con mucha gente y otros las prefieren porque pasan desapercibidos. También puede suceder que eviten reuniones donde se requiera participación activa, como un karaoke.

12. Miedo a lo nuevo

Aunque todos podemos tenerle temor a lo desconocido, los tímidos, en general, le temen aún más. Es normal sentirse temerosos ante cosas que desconocemos y son nuevas, pero cuando alguien es tímido puede llegar a paralizarse y ni siquiera tener la disposición de enfrentarlo.

13. No toman riesgos

Una persona tímida difícilmente es arriesgada. Cuando se presenta la oportunidad de hacer algo que parece arriesgado, las personas tímidas no lo aceptan. Esto es porque suelen ser temerosas y cualquier cosa que implique una actitud valerosa o llamativa por parte de ellos, suelen rechazarla.

14. Preocupados por la opinión de los demás

Algo que afecta de forma desmesurada a los tímidos es la opinión de los demás sobre ellos. Esto se convierte en un círculo vicioso. Les afecta lo que los demás pudieran decir sobre ellos, y eso los hace más tímidos. Si alguien hace algún comentario hacia ellos, les afecta mucho más.

15. Evitan el contacto físico

Un rasgo de la personalidad tímida es que evitan el contacto físico. Sobre todo con personas que conocen poco y con las que no tienen un vínculo significativo. Cuando han tomado confianza, no tienen problema con abrazar y acariciar y con el contacto físico en general.

16. No hablan mucho sobre ellos

A las personas con rasgos de timidez no les gusta hablar sobre ellos. Raramente los verás en una reunión contando de forma extensa alguna anécdota que los involucre. Y si alguien les pide hablar sobre ellos, lo harán de forma escueta y rápida.

17. Miedo a hablar en público

La timidez puede tener consecuencias negativas, por ejemplo a la hora de tener que hablar en público. Las personas con este rasgo de personalidad suelen rehuir situaciones que les expongan a la mirada de los demás, por lo que muchos de ellos sienten ansiedad y pánico si no tienen más remedio que pasar por ese trago.

Referencias bibliográficas

  • Bermúdez Moreno, José; Pérez García, Ana María; Sanjuán Suárez, Pilar (2003). Psicología de la personalidad: Teoría e investigación. Madrid: UNED.

  • Bunge, M. y Ardila, R. (2002). Filosofía de la psicología. México: Siglo XXI.

  • Triglia, Adrián; Regader, Bertrand; García-Allen, Jonathan (2016). Psicológicamente hablando. Paidós.

  • Vidales, Ismael (2004). Psicología general. México: Limusa.

María González Sanz

María González Sanz

Médico de cabecera

María nació en Terrassa en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona, y actualmente está realizando el periodo de residencia como especialista en Medicina Familiar. Escribe en La Guía Femenina semanalmente enriqueciendo nuestro contenido con temas médicos de gran interés.