¿Qué significa dar un beso en la frente a alguien?

Un beso siempre es una muestra de afecto.
Beso en la frente

El ser humano tiene múltiples formas de manifestar sus emociones. Además de las palabras, nuestra comunicación no verbal es otra manera de demostrar a otros lo que sentimos por ellos. Abrazos, besos, caricias... son distintas formas de hacerlo.

De entre todas estas expresiones de afecto, la más significativa es el beso. Dependiendo de cómo se da este beso significa cosas diferentes. En la boca, en la mejilla, en la mano, en el cuello... cada beso expresa algo diferente. Entonces, ¿qué significa exactamente dar un beso en la frente?

¿Sabes qué significa un beso en la frente?

El beso es una manifestación de cariño típica del ser humano. Aunque no se tiene certeza total sobre el origen de esta expresión de afecto, se cree que proviene de la acción instintiva de la madre con su hijo para mostrarle amor.

No obstante, a día de hoy, besar es algo común y cada tipo de beso expresa algo diferente. Pueden tener una connotación sexual, fraternal, condescendiente, empática o comprensiva. Pero un beso en la frente de alguien puede tener significados e intenciones diferentes.

Origen del beso

Los primeros registros oficiales de los besos se remontan a la India. En la paredes de los templos de Khajuraho se encontraron dibujos donde claramente se pueden observar personas besándose. Se dice que datan de 2.500 a.C. y se considera que es la primera aparición del beso como manifestación de un sentimiento.

Además de esto, el libro sagrado del Kamasutra también tenía ya claras referencias sobre el beso como manifestación de las prácticas sexuales. Se cree que esta práctica, la de dar besos a las personas queridas, llegó a Europa durante las invasiones de Alejandro Magno. Aunque en la Odisea también se hace referencia ya como símbolo de afecto.

Cultura y ósculos

No obstante, aunque el beso tiene presencia histórica y se sabe que desde que el hombre comenzó a vivir en socialización existe, en cada época y cultura ha significado cosas diferentes y se ha utilizado para expresar cuestiones distintas a lo que se utiliza hoy en día. Esto es que no siempre ha sido una expresión de amor de pareja o fraternal.

Los hombres persas se besaban entre ellos para cerrar tratos o pactos, y solamente podía llevarse a cabo entre sujetos del mismo nivel social. En Italia, durante el medievo, cuando un hombre besaba a una mujer en público tenía la obligación de casarse con ella para no considerarla deshonrada.

En la cultura celta, los besos tenían poderes curativos y se utilizaban exclusivamente para esto. Es durante la revolución industrial que el beso comienza a tener connotaciones sexuales y por lo tanto se le excluye a los espacios privados. Es decir, no podía darse un beso en público por considerarse equiparable a una relación sexual, y por tanto algo obsceno.

Es hasta el siglo XIX cuando, gracias al romanticismo, el beso vuelve a salir a la luz pública como manifestación artística, lo cual le quita un poco el estigma y el misterio, aunque sigue sin ser una práctica bien vista para realizarla en público. Hasta que en el siglo XX las manifestaciones artísticas lo retoman con mucha fuerza y comienza a perder su sentido privado.

Así es como llegamos a la actualidad, época en que un beso en mejilla, cuello, boca o mano, no es objeto de miradas reprobables o de faltas a la moral. Muy por el contrario, se trata de una abierta manifestación de cariño, en ocasiones con carácter sexual y otras totalmente afectivas entre padres, hijos, amigos o familia. Pero... ¿qué significa un beso en la frente?

Beso frente enamorados

Un beso en la frente: significados posibles

De repente alguien te da un beso en la frente y te inunda la duda sobre qué podría significar. Porque no es lo mismo un beso robado en la boca, que claramente demuestra el deseo de la otra persona por acercarse a ti de forma más íntima y que, a manera de sorpresa, lanza el beso en los labios, lo cual se convierte en una franca declaración de atracción.

Un beso en la mejilla puede ser un saludo afectuoso y amable, a manera de cortesía, o una manifestación de cariño fraternal entre padres e hijos, amigos o familia. Es una manera de generar más confianza. En algunos países es más común que en otros, el saludo acompañado de un beso en la mejilla aun entre desconocidos.

Por otro lado, el beso en el cuello, es sin duda una insinuación a la intimidad. Se trata de una expresión más clara de atracción física, normalmente se le considera una forma de decir, sin palabras, que te gustaría ir un poco más allá con esa persona. Un beso rápido y discreto en el cuello es para cuando se encuentran en público. Un beso largo y apasionado en el cuello se acostumbra a practicar más en el ámbito privado.

El beso en la mano es una clara muestra de admiración y respeto. Al besar la mano de alguien, hay que inclinarse frente a ella, por eso es que se acostumbra darlo cuando se está en presencia de alguien que nos genera mucho respeto. Por esta razón, lo más común es que el beso en la mano se dé hacia personas mayores o con investiduras importantes.

Entonces... ¿qué significa el beso en la frente de alguien? Es quizá una de las demostraciones de afecto más genuinas, que va más allá de la atracción física y que no se queda solamente en el beso por amabilidad. Hay un mayor nivel de confianza y de intimidad, pero además tiene un mensaje claro para quien lo recibe.

Un beso en la frente demuestra respeto, admiración, pero sobre todo, es una forma de manifestar que se está ahí para proteger y acompañar a la persona. Un beso en la frente arropa y cubre, demuestra que la persona está ahí para lo que se necesite. Es un beso que dan los padres o madres a sus hijos, pero también se da entre parejas como compromiso de unión y apoyo mútuo e incondicional.

Quizá el beso en la frente es una de las formas más emotivas de demostrarle a alguien, sin palabras, que estamos dispuestos a acompañar y proteger, a consolar y a arropar al otro independientemente de las circunstancias. Y en el caso de las parejas o amigos, cuando uno besa al otro en la frente es una demostración de amor y hermandad que va más allá del deseo sexual o la atracción física. Por eso se dice que un beso en la frente es el beso más sincero que se puede dar.

Elvira Cuesta

Elvira Cuesta

Psicóloga clínica

Elvira Cuesta (Madrid, 1994) es Graduada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y es Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad de Barcelona. Está especializada en periodismo científico, y es colaboradora habitual en revistas como La Guía Femenina y MedSalud.