Sapiosexual: cuando la atracción sexual se siente por la inteligencia

4 months ago

Paz Beltrán

Los sapiosexuales se fijan antes en la mente que en el cuerpo. Descubre este tipo de sexualidad por el que la atracción sexual se siente por la inteligencia.

Los sapiosexuales aprecian más el intelecto que el físico.
Los sapiosexuales aprecian más el intelecto que el físico. Fuente: Unsplash

No todas las personas nos sentimos atraídas hacia otras por los mismos factores, mucho menos en el plano sexual y del amor. Para algunos el intelecto es lo que más seduce en lugar del físico, y a estas personas se les conoce como sapiosexuales.

La realidad es que en el plano del erotismo y la atracción, todos reaccionamos diferente a los estímulos y de allí que tengamos un gran abanico de diversidad en nuestra orientación sexual. Una persona sapiosexual se siente atraída por una marcada inteligencia, que es lo que la seduce más que cualquier otra cosa. Aprende más acerca de ellos.

¿Qué es ser sapiosexual?

El término sapiosexual se refiere a un tipo de sexualidad en la que el erotismo se da por la atracción hacia la inteligencia de una persona, independientemente de su físico. Este término se popularizó hace pocos años por internet y muchos psicólogos lo han adoptado para describir a las personas que viven este tipo de erotismo, pues ‘sapio’ proviene de la palabra ‘sapiens’, que quiere decir ‘saber, sabio’. Aunque todavía no ha sido incluida en la RAE, las personas sapiosexuales existen.

Para poder hablar de las personas sapiosexuales o la sapiosexualidad hemos de empezar por aceptar que no sabemos a ciencia cierta qué es lo que nos atrae de las personas, qué es lo que vemos en ellas que desencadena esa cascada química que se desata con la atracción hacia alguien y por el enamoramiento. Por ello, dar una respuesta exacta ante este cuestionamiento sería un argumento falso.

Lo único que podemos decir respecto a esto es que, tanto los factores culturales, la educación, las experiencias, la genética y otros aspectos, van creando en nosotros ese mapa mental que hace que nos inclinemos hacia un lado u otro de la balanza, es decir, que algo nos atraiga o no. Por lo menos así lo explica la antropóloga Helen Fisher.

En este sentido, si para algunas personas ese factor que más les atrae de otra persona es su físico, o su éxito social y profesional, a otras lo que las seduce es la capacidad de la otra persona de expandir su mente debido al intelecto. Estas personas que se estimulan emocionalmente ante la inteligencia de la otra persona son las que llamamos sapiosexuales y se rigen por un rasgo de personalidad que está relacionado con la apertura ante las nuevas experiencias, de allí que les atraigan las conversaciones que abran su mente.

La sapiosexualidad no es nueva

Es importante entender que la sapiosexualidad y las personas sapiosexuales, así como otros tipos de sexualidad y las diferentes orientaciones sexuales, han existido desde el inicio de los tiempos. Sin embargo, hasta ahora no se han vivido libremente todas ellas. En este caso en particular, más que una prohibición social de antaño, es nuestra necesidad humana de clasificarnos en etiquetas la que ha inventado recientemente el término sapiosexual para describir a este tipo de personas.

Para la mayoría de las personas, aunque no se definan todas como netamente sapiosexuales, la inteligencia en la otra persona es un factor determinante a la hora de elegir a la pareja, por lo que podríamos decir que todas tenemos algo de sapiosexuales.

Tanto mujeres como hombres podemos ser sapiosexuales, pero hay una tendencia más alta de sentir este tipo de atracción en las mujeres, quienes aparte del físico buscamos este rasgo en las personas que nos atraen y que contemplamos como pareja. Esto ocurre porque en algunos casos relacionamos inteligencia con éxito estabilidad y protección, según lo explica la sexóloga y presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexologia (FESS), Miren Larrazábal, en la revista online Psicología y Mente.

Inteligencia que se convierte en erotismo

Ahora bien, para los sapiosexuales las palabras y las buenas conversaciones son las herramientas de seducción necesarias y, así como un beso o una caricia pueden erotizarnos, para las personas sapiosexuales las conversaciones son las que pueden activar esa llama interna que despierta todos los sentidos. Y es que si lo piensas, las conversaciones en general pueden ser un juego muy interesante lleno de misterios de la otra persona por descubrir.

¿Por qué sucede esto? Difícil de explicar, pero lo cierto es que hay quienes sostienen que el cerebro es el órgano sexual por excelencia, incluso más que nuestros mismos órganos genitales pues si lo piensas bien, todos los estímulos los procesamos en el cerebro. De hecho, el clítoris femenino es un sin fin de terminaciones nerviosas y ni qué decir de todo aquello que somos capaces de imaginar.

En todo caso, podríamos decir que la sapiosexualidad es también una forma de ver primero hacia el interior de las personas, saltando de la atracción inicial del aspecto físico de las personas que algunos consideran superficial, hasta ir directamente a su inteligencia.

Paz Beltrán