Sigmund Freud: biografía del icónico psicoanalista austriaco

Repasamos la vida y la obra del pionero del psicoanálisis.
Sigmund Freud

Sigmund Freud fue un importante neurólogo austriaco de origen judío.

Se le considera el padre y fundador del psicoanálisis, una corriente dentro de la psicología. Además, es una de las figuras más destacadas del siglo XX en el ámbito de la psicología y la psiquiatría.

En este artículo conoceremos quién fue Sigmund Freud. Repasaremos brevemente su biografía y su trayectoria y mencionaremos algunas de las aportaciones teóricas de este médico austríaco padre del psicoanálisis. Además, haremos una reflexión final sobre cómo se valoró su trabajo.

Sigmund Freud: origen

Sigmund Freud nació en el seno de una familia judía en la localidad de Freiberg, situada en el antiguo Imperio Austrohúngaro. Actualmente esta localidad se llama Príbor, y se sitúa en Moravia (República Checa). Nació el 6 de mayo de 1856 y falleció el 23 de septiembre de 1939, a la edad de 83 años.

Pronto Freud se mudó con su familia hasta Viena. Las razones eran problemas económicos. Allí Freud empezó a estudiar Medicina en la Universidad, cuando tenía 17 años. La acabó en el año 1881, y entre el 1883 y el 1885 trabajó en el Hospital General de Viena, donde Theodor Meynert, importante neurólogo alemán, le supervisaba.

Tan solo un año más tarde, en el 1886, Sigmund Freud se decide a abrir su propia consulta privada.

Inicios de su trayectoria

Pronto Freud se puso a investigar en diferentes campos de la medicina y la salud mental. Sus primeras investigaciones fueron sobre la cocaína, ya que creía que esta se podía utilizar con fines terapéuticos. Según él, podía resultar beneficiosa en casos de migrañas, asma, como estimulador mental o como cura a la adicción de morfina.

A raíz de estas investigaciones publicó un artículo (“Über Coca”, que significa “Sobre la coca”), donde habla de las características y propiedades de la cocaína.

Algunos autores creen que Freud consumía cocaína; por ejemplo, el estadounidense Howard Markel, médico, historiador y profesor de la Universidad de Michigan, así lo publicó en su libro “An anatomy of addiction” (Anatomía de la adicción).

Al parecer, Sigmund Freud, con la llegada de la muerte de su padre en 1896, abandonó la cocaína. Se cree que estuvo hasta doce años consumiendo. Sin embargo, muchos autores consideran que nunca llegó a engancharse a tal sustancia.

Freud como Fundador del Psicoanálisis

A Sigmund Freud se le conoce especialmente por ser el padre y fundador del psicoanálisis, una corriente de la psicología que enfatiza el poder del inconsciente y que tiene como objetivo sacar a la luz esta parte de nuestra mente (haciéndola consciente).

¿Cómo se adentró Sigmund Freud en el psicoanálisis? Primeramente estuvo más de diez años tratando e investigando la neurosis (por ejemplo la histeria) a través de dos métodos fundamentales: el método catártico y la hipnosis.

Más adelante, empezó a utilizar otro método: la asociación libre, herramienta básica en psicoterapia psicoanalítica, y que consiste en que el paciente exprese todo aquello que le viene a la mente sin censurarse. Esto pueden ser recuerdos, imágenes, deseos, miedos, expectativas, sueños, etc., es decir, todo lo que quiera.

La técnica de la asociación libre de Freud fue desarrollada por el mismo entre los años 1895 y 1900. Por otro lado, una de las obras más destacadas de Sigmund Freud (junto a muchas otras) fue “La interpretación de los sueños”, de 1899. En realidad, se considera su obra más importante; algunos opinan que a través de esta obra Freud acabó de desarrollar su teoría psicoanalítica.

Sociedad Psicológica de los Miércoles

Como dato curioso, en el año 1902 se formó un grupo de personas interesadas en las teorías de Freud; este grupo se hacía llamar Sociedad Psicológica de los Miércoles, y se reunía en casa de Sigmund Freud para debatir sobre temas de psicología.

Más adelante este grupo cambió el nombre, y pasó a llamarse “Asociación Psicoanalítica Vienesa”. Acabó incorporando a miembros muy conocidos dentro de la psicología y la psiquiatría, como por ejemplo: Carl Gustav Jung y Alfred Adler.

Reconocimientos

Sigmund Freud se hizo una figura muy destacada en pleno siglo XX por sus aportaciones en el campo de la salud mental, y por romper muchos tabúes, como por ejemplo incluyendo el sexo en la mayor parte de sus teorías. Según él, todos tenemos una líbido (energía sexual) que transformamos y que invertimos en una gran variedad de cosas y personas.

Gracias a sus aportaciones, se le otorgó a Freud un reconocimiento como creador del psicoanálisis; así, se le nombró Profesor Extraordinario en Viena. Este fue su primer reconocimiento, y sucedió en el año 1902.

Siete años más tarde, en 1909, le otorgaron el título de Doctor Honoris Causa en la Universidad de Clark (Estados Unidos).

Seis años más tarde, propusieron a Sigmund Freud como Nobel de Medicina. Fue William Alanson White quien lo propuso. A partir de esa, se le presentó como candidato hasta doce veces, pero nunca ganó un Premio Nobel. Muchos creen que las razones fueron el hecho de que no se considerara el psicoanálisis como una ciencia, además de la desconfianza y las críticas que habían suscitado sus teorías.

Valoración de su teoría

Al ser Freud un autor tan innovador y rompedor, fue seguido por muchos, pero también tuvo muchos detractores. Esto es debido a que generó muchas polémicas y controversias, sobre todo por el tema sexual, que era muy tabú en aquella época.

Los que lo criticaban opinaban que sus teorías no eran científicas; muchos otros opinaban que el autor le daba demasiada importancia a la infancia y al sexo como determinantes de muchas patologías. Actualmente la polémica sigue latente, y Sigmund sigue despertando amor y odio a partes iguales.

De todas formas, la huella que ha dejado Freud en la psicología y en la psiquiatría aunque polémica, es innegable, y sus aportaciones han generado muchísimo conocimiento posterior. Por otro lado, el psicoanálisis se ha seguido desarrollando y “modernizando”, surgiendo a su vez diferentes corrientes a partir de la original.

Muerte y legado

Después de una gran trayectoria académica, intelectual y laboral, y de haber revolucionado en gran parte la psicología, a Sigmund Freud le diagnosticaron un cáncer de paladar. Este cáncer le originó muchas complicaciones, e incluso se lo operaron en más de treinta ocasiones. De todas formas, Freud seguía trabajando.

Por aquel entonces vivía en Austria. A raíz del nazismo y de las guerras, se quemó gran parte de la obra de Freud. Además, sus hermanas fueron enviadas a campos de concentración y sus hijos fueron perseguidos, ya que tanto él como ellos eran de origen judío.

Finalmente, Freud, aunque siempre se había mostrado reacio a “huir”, decidió abandonar Austria y se exilió en Londres. A la edad de 83 años, y cuando solo llevaba un año en Londres, Sigmund Freud falleció como consecuencia del cáncer de paladar que padecía. Su muerte se produjo el 23 de septiembre de 1939.

La obra y el legado que ha dejado Freud es extensa, importante y aún vigente. Sus contribuciones se siguen estudiando a nivel mundial, especialmente las que hacen referencia al consciente, preconsciente e inconsciente, y al “yo”, “ello” y “super-yo” (las tres partes o fuerzas en las que se divide la mente humana).

Referencias bibliográficas

  • Jung, C.G. (2000). Freud y el psicoanálisis. Obras completas volumen 4. Madrid: Editorial Trotta.

  • Peter , G. (2010). Freud. Barcelona: Ediciones Paidós.

  • Roudinesco, E. (2015). Freud. En su tiempo y el nuestro. Madrid: Editorial Debate.

Laura Ruiz Mitjana (Barcelona, 1993) es graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Se especializó en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil y es redactora de contenidos de psicología y neurociencias en portales como MedSalud y Psicología y Mente.