La Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner

Esta teoría propone que cada ser humano posee 11 inteligencias, relativamente independientes entre sí.
Teoría de las inteligencias múltiples de Gardner

La inteligencia es un constructo psicológico que se ha estudiado durante toda la historia de la psicología, y también desde otras ciencias afines.

Las primeras propuestas que la definían hablaban de un tipo de inteligencia más bien numérica y/o lingüística. Sin embargo, empezaron a aflorar autores que veían más allá de estas inteligencias.

Es el caso de la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner, donde este autor habla de hasta 11 inteligencias diferentes. Su propuesta supuso una revolución, porque amplió este campo de conocimiento y permitió que se empezaran a valorar otras competencias y puntos fuertes de la persona más allá de su “nivel cognitivo”.

La Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner: ¿en qué consiste?

Howard Gardner

Howard Gardner es un psicólogo e investigador estadounidense, conocido por realizar grandes aportaciones en el terreno de las capacidades cognitivas.

La Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner procede de la Psicología Evolutiva, y tiene influencia piagetiana (de Jean Piaget). Esta teoría defiende que la competencia cognitiva (o inteligencia) es en realidad un conjunto de habilidades, capacidades mentales o talentos, es decir, que existen muchas “inteligencias” que todo individuo posee.

Todas estas inteligencias son igual de importantes para la vida diaria; simplemente, cada una de ellas tiene unas características concretas, y se utiliza en unos ámbitos u otros. Por ejemplo, las inteligencias lingüística y lógico-matemática son las que más se utilizan en las escuela o en el ámbito académico. Sin embargo, otros tipos de inteligencia dentro de la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner, se utilizarán más en otros ámbitos.

Así, la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner contempla 11 tipos de inteligencias diferenciadas, que son las siguientes.

1. Inteligencia lingüística

La inteligencia lingüística es la inteligencia “clásica”, en el sentido de que casi siempre que escuchamos a hablar de inteligencia, pensamos en ella (junto a la lógico-matemática). Se trata de la inteligencia relacionada con ser capaz de leer, escribir y comunicarse, es decir, fundamentada en el lenguaje.

También implica ser bueno/a aprendiendo idiomas, y ser capaz de expresarse de forma correcta y eficiente. Es una de las inteligencias que más se potencia en las escuelas.

2. Inteligencia lógico-matemática

La segunda inteligencia que plantea la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner es la lógico-matemática. Otra de las “clásicas”, se relaciona con los números, el cálculo, y en definitiva, con las matemáticas. También se relaciona con procesos más lógicos, con el razonamiento abstracto, etc.

Junto a la anterior, es de las que más se potencia en la escuela, muchas veces descuidando otros tipos de inteligencia.

3. Inteligencia espacial

La inteligencia espacial tiene que ver con cómo percibimos los espacios, y con cómo nos ubicamos dentro de ellos. También se relaciona con procesos visuo-motores y visuo-espaciales, y con la capacidad de memorizar caminos y saber orientar-nos.

Es por ello que algunos estudios han mostrado cómo los taxistas tienen una inteligencia espacial más desarrollada, porque están acostumbrados a desplazarse mucho y a memorizar calles, rutas y trayectorias.

4. Inteligencia musical

La inteligencia musical se relaciona, lógicamente, con la música, y con la capacidad de tocar bien un instrumento, de ser sensible a las notas musicales (saber diferenciarlas, entonarlas…), de entender una partitura, de saber discriminar las melodías, los ritmos y los instrumentos en una pieza musical, de ser sensible para componer, etc.

Se trata de una de las inteligencias más artísticas y creativas, dentro de la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner.

5. Inteligencia cinético-corporal

La inteligencia cinético-corporal se relaciona con la motricidad y con la psicomotricidad. Es decir, engloba las capacidades relacionadas con saber movernos en el espacio, coordinar nuestros movimientos con nuestras acciones o nuestros deseos, etc. Es especialmente notoria en deportistas y en deportistas de alto rendimiento.

Además, permite mover el cuerpo con fluidez, ser capaz de realizar movimientos precisos, etc.

6. Inteligencia interpersonal

La inteligencia interpersonal tiene que ver con la capacidad de relacionarnos con los demás de manera fluida y satisfactoria. Implica también la capacidad de establecer contactos de forma amistosa, de saber cómo entablar una conversación, cómo relacionarnos, cómo ayudar a los demás, etc.

Es decir, tiene que ver con uno mismo en relación a los demás.

7. Inteligencia intrapersonal

La séptima inteligencia de la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner es la intrapersonal; al contrario que la anterior, esta tiene que ver más con uno/a mismo/a.

Engloba los conceptos de autoestima, autoconcepto, etc., y se refiere a la capacidad que tenemos de reforzarnos (o elogiarnos) cuando hemos hecho algo bien, o cuando lo necesitamos, así como la capacidad que tenemos de estar bien con nosotros mismos.

Este tipo de inteligencia también tiene relación con la “inteligencia emocional”, que años más tarde propondría Daniel Goleman, y que hace alusión a la capacidad de reflexionar sobre las propias emociones (reconocerlas, gestionarlas, transformarlas…), a la capacidad de empatizar, de entender a los demás, de ajustar nuestras emociones al contexto, etc.

8. Inteligencia naturalista

La inteligencia naturalista de Gardner hace referencia a la inteligencia relacionada con el medio ambiente y con la naturaleza; es decir, a aquella capacidad que tenemos de ser sensibles a la naturaleza, de saber cuidarla, de saber apreciar su belleza y sus beneficios, de no contaminar, de reciclar, etc.

Es decir, tiene que ver con saber tratar la naturaleza, con valorarla y con realizar acciones que la protejan y la cuiden.

9. Inteligencia existencial

La inteligencia existencial hace alusión a la capacidad que tenemos de encontrarse un sentido a nuestra vida, a lo que hacemos. Es decir, sería la capacidad que tenemos de responder a las preguntas filosóficas siempre planteadas a lo largo de la historia: ¿quiénes somos? ¿de dónde venimos? ¿hacia dónde vamos?, en un sentido más metafórico, no tanto un sentido científico.

Es decir, la podemos aplicar en nuestra propia vida para encontrar un sentido a las cosas que hacemos, y para encontrar una meta (así como aspiraciones) en la vida.

10. Inteligencia espiritual

Esta inteligencia, junto a la siguiente, es de las últimas planteadas en la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner. Es decir, fue de las últimas que se formularon/añadieron, tiempo más tarde de la propuesta del modelo de inteligencias múltiples.

Hace referencia a una inteligencia más mística, más abstracta; se relaciona con la capacidad de tener fe en algo (ya sea una religión, una energía…). Es decir, ayuda a “creer en algo” más allá de lo que vemos. También se relaciona con la consecución de un sentido de paz y bienestar interior.

11. Inteligencia moral

Finalmente, la inteligencia moral alude a la capacidad para discernir qué está bien y qué está mal, desde un punto de vista ético o moral. Es decir, permite entender por qué una acción se puede considerar “buena” o “mala”, y permite tener valores y principios morales, que guíen la propia acción.

Se trata quizás de la inteligencia más “filosófica”, que busca actuar con sentido y de forma justa.

Más allá de las 11 inteligencias: contribuciones de H. Gardner

La Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner plantea la evaluación de estos tipos de inteligencia sólo cuando existe una buena razón para hacerlo; además, esta evaluación debe realizarse en un entorno confortable, con materiales y roles culturales familiares.

Howard Gardner, además, desarrolla un programa curricular y de evaluación para niños de edad preescolar: el llamado “Proyecto Spectrum”. Más adelante, desarrolla otro programa: el llamado “Proyecto Zero”, que tiene el objetivo de potenciar el aprendizaje, el pensamiento y la creatividad en niños.

Por otro lado, Howard Gardner cuestiona la importancia del famoso “Factor G” de la inteligencia, tan defendido por otros autores como el elemento central de la inteligencia. Es decir, cuestiona su importancia explicativa fuera del entorno de escolarización formal.

Finalmente, plantea que el origen de la inteligencia (más bien, de “las inteligencias”) es la interacción que se produce entre factores genéticos y factores ambientales.

Referencias bibliográficas

  • Gardner, H. (1993). Inteligencias Múltiples. La teoría en la práctica. Barcelona: Paidós.

  • Gardner, H. (1999). La inteligencia reformulada. Las inteligencias múltiples en el siglo XXI. Barcelona: Paidós.

  • Triglia, Adrián; Regader, Bertrand; García-Allen, Jonathan (2018). ¿Qué es la inteligencia? Del CI a las inteligencias múltiples. EMSE Publishing.

Laura Ruiz Mitjana (Barcelona, 1993) es graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Se especializó en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil y es redactora de contenidos de psicología y neurociencias en portales como MedSalud y Psicología y Mente.