Los 4 tipos de autoestima: definición y características

7 months ago

Maria Weevs

Existen diferentes formas de querernos y valorarnos a nosotras mismas. ¿Cuál es tu autoestima?

Existen 4 formas diferentes de valorarnos a nosotras mismas.
Existen 4 formas diferentes de valorarnos a nosotras mismas. Fuente: Unsplash

Autoestima, querernos a nosotras mismas, valorarnos, propia estima, amor propio y algunos otros términos relacionados son utilizados constantemente para hablar sobre nuestro bienestar personal y nuestra actitud hacia la vida y hacia los demás.

Pero amarnos a nosotras mismas es una de las tareas más fáciles y difíciles al mismo tiempo. Una manera de empezar es comprender de qué trata el valor propio y los 4 tipos de autoestima que podemos tener para ubicarnos y emprender nuestro camino hacia el autodescubrimiento.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es uno de los conceptos más utilizados y al mismo tiempo menos comprendidos. Cuando hablamos de autoestima estamos hablando de la forma en la que nos valoramos a nosotras mismas. Es un atributo que tenemos de manera innata y que se va transformando a lo largo de nuestras vidas.

Se trata de todo ese conjunto de creencias, pensamientos, percepciones que tenemos de nosotras mismas y ,en definitiva, del respeto, amor, confianza, aceptación, seguridad y satisfacción que cada una de nosotras tiene a partir de la autoimagen o evaluación que realizamos sobre todos los aspectos de nuestra vida: nuestra forma de ser, nuestro carácter y los rasgos de nuestro cuerpo.

Pero nuestra autoestima no es un atributo que se mantiene igual durante nuestra vida, más bien es un atributo que va evolucionando y se va desarrollando a partir de nuestra relación con el mundo y específicamente con la sociedad.

En todo caso, el valor propio se relaciona directamente con nuestro bienestar y con que nos relacionemos positivamente o no con nuestro entorno, y se alimenta precisamente de esta relación.

Sobre la autoimagen y la autoconfianza

Antes de continuar con los tipos de autoestima, queremos aclarar dos conceptos más que vamos a emplear, que tienen que ver con el valor propio y que pueden confundirse con la autoestima: la autoimagen y la autoconfianza.

En primer lugar, explicarte que la autoimagen es la imagen mental que nos hacemos de quiénes somos, de nuestro aspecto, de nuestros puntos débiles y fuertes, de lo que hacemos bien y lo que no tanto. Esta imagen mental se forma a partir de nuestras relaciones con otras personas y de nuestras experiencias más relevantes y se ve reflejada en los 4 tipos de autoestima que existen.

En segundo lugar, aclararte que la autoconfianza y la autoestima no son la misma cosa. En realidad la autoconfianza está relacionada con la seguridad que sentimos en nosotras mismas para lograr las metas y objetivos que nos proponemos. Aunque no es lo mismo, es un aspecto que contribuye a la imagen global de nosotras mismas, es decir, que la autoconfianza ayuda positivamente a construir nuestra autoestima.

Los 4 tipos de autoestima que existen

La psicología considera que todas las personas podemos tener 4 tipos de autoestima diferentes: autoestima alta, baja, estable o inestable. Pero como dijimos antes, el tipo de autoestima que tengamos puede variar con el tiempo, dependiendo de cómo se relacione y alimente del exterior.

Sin embargo, debes saber que las bases del amor propio y nuestra auto imagen las construimos durante nuestra infancia. Para definir los 4 tipos de autoestima existen 4 factores que influyen en nuestra autovaloración:

  • Nuestros triunfos y la posición que logramos en nuestro entorno a partir de ellos.
  • Las áreas en las que conseguimos nuestros triunfos, mientras sean relevantes para nosotras.
  • La aceptación, interés y atención que recibimos de las personas influyentes y que consideramos importantes en nuestra vida.
  • La forma en la que reaccionamos ante las situaciones o momentos negativos que atravesamos en nuestras vidas, es decir, si atribuimos interna o externamente esos eventos negativos.

Teniendo en cuenta esos 4 factores, vamos ahora si a explicarte los diferentes tipos de autoestima.

1. Autoestima alta y estable

Cuando hemos construido esta forma de valor propio, a diferencia de los otros tipos de autoestima, las circunstancias y situaciones que van pasando durante la vida tienen poca influencia en nuestra autoimagen y por lo tanto en nuestra autoestima.

Las personas con este tipo de autoestima se aceptan a sí mismas por lo que las vemos actuar y ser quienes son libremente, pues no sienten la necesidad de cuidar o defender su imagen. Además, son personas que ante argumentos diferentes no tienen ningún problema en establecer su punto de vista sin que las diferencias las desestabilicen.

2. Autoestima alta e inestable

Las personas que tienen la autoestima alta e inestable son personas que están satisfechas consigo mismas, se aceptan y tienen una buena autoimagen; sin embargo, no lograr mantener su autovaloración constante en la vida.

Por lo general, son personas que ante situaciones difíciles y competitivas pueden desestabilizarse completamente. Les es complicado aceptar el fracaso y lo consideran una amenaza por lo que responden ante él con una actitud crítica. No aceptan fácilmente otros puntos de vista y ante un debate defienden con total convicción su punto de vista y hasta monopolizan la conversación.

Lo que sucede cuando tenemos estos tipos de autoestima es que convertimos nuestra autovaloración en el centro de nuestras preocupaciones y la protegemos a toda costa, por lo que podemos tomar actitudes agresivas para promoverla o más bien actitudes pasivas para justamente protegerla.

3. Autoestima baja y estable

Por el contrario de los tipos de autoestima alta, en este caso las personas se infravaloran y no se preocupan por promover su imagen; como resultado, no se ven afectados en su autoestima por las situaciones positivas o negativas de la vida que puedan atravesar.

Son personas que al no tener una buena autoimagen creen que no están a la altura, por lo que prefieren no defender su punto de vista, son indecisos y les aterra equivocarse. Lo que sucede con estas personas es que son pesimistas y no son capaces de percibir sus triunfos personales por lo que prefieren pensar que son fruto de la casualidad o de la suerte.

El tipo de autoestima baja y estable es muy característico de personas con tendencias depresivas.

4. Autoestima baja e inestable

Este es de los tipos de autoestima más susceptibles a las fluctuaciones de la vida. Las personas con autoestima baja e inestable son aquellas que son muy sensibles e influenciables por las situaciones negativas o positivas con las que se encuentran en su camino.

En este sentido, cualquier evento por pequeño que sea, puede desestabilizar su autoestima pues sus bases no son sólidas. Incluso con eventos que les afecten positivamente como el éxito, pueden tener un subidón de amor propio importante, pero en el momento en el que la euforia se termina el amor propio también.

Las personas que necesitan la aprobación de los demás o que viven de su imagen, por lo general tienen una autoestima baja e inestable.

Lo importante es saber que en nuestro camino de autodescubrimiento, sea cual sea el tipo de autoestima que tengamos en este momento, depende de nosotras aceptarnos, ver todo lo que nos hace las mujeres maravillosas que somos y valorarnos de esa misma manera para reconocernos y amarnos enormemente.

Maria Weevs