Los 16 tipos de conflictos (y sus características)

Los relaciones interpersonales pueden ser tormentosas. Así podemos clasificar las clases de conflictos.
Tipos de conflictos

Los conflictos forman parte del día a día de todas las personas, por un hecho muy simple: vivimos en sociedades compuestas por individuos con intereses distintos.

Por supuesto, eso no significa que la existencia de estos roces tenga por qué evolucionar en discusiones acaloradas, peleas o incluso batallas o guerras.

Pero sí implica que este factor es lo suficientemente importante como para que la Psicología Social lo haya estudiado a fondo, porque este tema se relaciona con fenómenos que se relacionan de un modo muy directo con la calidad de vida de las personas.

En este artículo veremos cuáles son los tipos de conflictos más importantes, cuáles son los efectos que tienen en nuestras vidas.

Los 16 tipos de conflictos, y en qué consisten

Aquí veremos diferentes maneras de clasificar los tipos de conflictos que existen, partiendo de varios criterios que permiten ordenarlos e incluirlos en categorías diferentes. En cada caso veremos su potencial dañino, y las características que los definen.

1. Tipos de conflictos según su grado de violencia

Partiendo de este criterio, podemos distinguir entre estos tipos de conflictos:

1.1. Conflictos por vía social

En estos conflictos, los intereses de cada parte son defendidos a través de mecanismos que forman parte del orden social, y por consiguiente no hay violencia. Por ejemplo, es lo que ocurre en una subasta en la que diferentes personas compiten por un mismo bien.

1.2. Conflictos por violencia simbólica

En esta clase de conflictos, al menos una de las partes rompe las normas de convivencia atacando al otro simbólicamente. Esto implica un desgaste psicológico directo en la parte atacada, y a veces también un desgaste en cuanto a su capital social (por ejemplo, cuando una humillación hace que acercarse a la víctima sea visto con malos ojos).

1.3. Conflictos por limitación física

Los conflictos que se desarrollan por esta vía incluyen un elemento de ataque a la integridad de la persona, ya sea causándole dolor o limitando su rango de movimiento. Existe un debate sobre si la aplicación de la ley en sus repercusiones penales puede ser considerado parte de un conflicto de esta clase, dado que técnicamente no viola normas de convivencia.

1.4. Conflictos por atentados a la vida

Esta es la forma más violenta de conflicto, porque incluye motivaciones por terminar con la vida ajena. Es lo que se da en las guerras o las peleas a muerte.

2. Según sus participantes

Si nos fijamos en quiénes participan en el conflicto, podemos establecer estas categorías.

2.1. Conflictos intergrupales

Este es el tipo de conflicto que podemos observar en competiciones deportivas con equipos o en batallas y guerras: hay al menos dos colectivos claramente definidos que se enfrentan entre sí.

2.2. Conflictos intragrupales

Este es uno de los tipos de conflictos más comunes en grupos del contexto laboral o político. Aparece cuando dentro de un grupo aparecen dos o más bandos enfrentados.

2.3. Conflictos interpersonales

Este conflicto se da entre personas como unidades aisladas. Es lo que ocurre, por ejemplo, en casos en los que alguien nos deba dinero.

2.4. Conflictos intrapersonales

El conflicto interapersonal se da en una sola persona que siente ideas o sentimientos contradictorios. No existe consenso sobre si es un conflicto real, dado que para aceptar su existencia deberíamos aceptar que dentro de una persona pueden existir entidades coherentes con motivaciones e intereses propios.

3. Según su contenido

Si nos fijamos en aquello que origina el enfrentamiento, estos son los tipos de conflictos que observaremos:

3.1. Conflictos de valores

En este caso, lo que está en juego es la preeminencia de unos valores por encima de otros. Ocurre mucho en el ámbito de la propaganda política, ideológica y religiosa.

3.2. Conflictos por el poder

Cuando se producen conflictos por el poder, se compite por tener acceso a un rol desde el que es posible tomar decisiones relevantes que afectan a la organización de un equipo, una organización o una sociedad. Por ejemplo, puede surgir en el seno de un partido político con varios candidatos que quieren pasar a la Secretaría General.

3.3. Conflictos relacionales

Los conflictos relacionales surgen normalmente a causa de fallos de comunicación o por eventos externos que afectan a la relación y la dejan marcada. Pueden darse mucho en las relaciones de pareja o en los grupos de amigos.

3.4. Conflictos de intereses

En este caso, el origen del conflicto viene dado en parte por la posición que ocupa cada persona en determinado entramado social. Por ejemplo, el jefe de policía y el ladrón van a mantener una relación naturalmente conflictiva, sobre todo por sus roles.

3.5. Conflictos de personalidad

Estos conflictos surgen por motivos relativamente subjetivos, como incompatibilidades de gustos, diferencias en cuanto a los intereses y prioridades, etc.

4. Según su grado de veracidad

Finalmente, partiendo del criterio de la veracidad, los tipos de conflictos son los siguientes:

4.1. Conflictos imaginarios

Estos se dan en lo ficticio, aunque pueden estar inspirados en sucesos reales. Por ejemplo, ocurre cuando creemos que alguien quiere perjudicarnos en el trabajo, cuando en realidad no es así. No obstante, si este fenómeno persiste, puede llegar a convertirse en un conflicto real.

4.2. Conflictos inventados

En este caso tampoco hay un conflicto real, pero no se origina por un malentendido, sino por el propósito de alguien de actuar como si existiese un conflicto. Por ejemplo, pasa cuando alguien se hace el ofendido ante el comentario de otra persona, para sacar un provecho mostrándole a todo el mundo cómo el otro se disculpa.

4.3. Conflictos reales

Tal y como su nombre indica, estos conflictos sí son de verdad, y son reconocidos como tales prácticamente por todas las partes involucradas. Son los más comunes de todos los que forman parte de la clasificación según el criterio de la veracidad.

Referencias bibliográficas

  • Dahrendorf, R. (1996). Elementos para una teoría del conflicto social. En: Sociedad y libertad: hacia un análisis sociológico de la actualidad. Madrid: Tecnos.
  • Entelman, R.F. (2002). Teoría de conflictos: hacia un nuevo paradigma. Barcelona: Gedisa. ISBN 84-7432-944-2.
  • Pastor, X; et al. (2005). Guía práctica de la gestión de conflictos en el tejido asociativo. Barcelona: Editorial Mediterrània.
Elvira Cuesta

Elvira Cuesta

Psicóloga clínica

Elvira Cuesta (Madrid, 1994) es Graduada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y es Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad de Barcelona. Está especializada en periodismo científico, y es colaboradora habitual en revistas como La Guía Femenina y MedSalud.