Los 10 diferentes tipos de suicidio que existen

3 weeks ago

Amanda Coeting

El suicidio es una de las causas de muerte más comunes, pero poco se habla de ello.

Los 10 diferentes tipos de suicidio que existen

Todos morimos tarde o temprano, pero hay personas que dejan de vivir a causa del suicidio. Si bien la mayoría de personas quieren vivir cuanto más mejor, las personas que se suicidan generalmente lo ven de forma diferente.

Sin embargo, existen muchos tipos de suicidio como veremos, pudiéndose clasificar este acto de diferentes maneras. Veremos que la motivación, el factor social, el método o la planificación que hay detrás de cada tipo de suicidio son particulares en cada caso.

Tipos de suicidio según el criterio que se emplee

Por lo general una persona decide quitarse la vida por algún estado de desesperación e incapacidad de seguir adelante con su vida. Concluyen que esta opción es una forma de liberarse del algún tipo de sufrimiento, si bien la gran mayoría sabemos que siempre hay salidas y que la vida es un regalo. Si no es viviendo de una manera podemos vivir de otra.

Si nuestro modo de vivir nos hace profundamente infelices debemos cambiar cosas para que las cosas vayan de otra manera. Dejar atrás presiones sinsentido que nos impone la sociedad, traumas del pasado que ya no deben ser presente ni futuro, … en definitiva abrazar la vida desde otra cara. Es triste ver que hay quien escoge alguno de los siguientes 10 tipos de suicidio siguientes.

Tipos de suicidio según método

Las personas que deciden acabar con su vida difieren en la elección del método según quieran sentir más o menos dolor, motivación, intencionalidad, medios disponibles, etc.

La lista de métodos que una persona puede utilizar para consumar el suicidio daría para una lista interminable, y precisamente por eso las hemos agrupado según la dureza y la situación en la que acontecen.

1. Duras

Hay opciones muy drásticas y dolorosas que pueden acabar con la vida de un ser humano, y algunas personas escogen alguna de estas opciones.

Entre ellas destacan la electrocución, el uso de armas de fuego, ahogarse, prenderse fuego, cortarse con un cuchillo y sangrar, ahorcarse, estrellarse con el coche, saltar desde un sitio de mucha altura, etc.

2. Menos duras

Existen formas de mitigar el dolor a pesar de causar la muerte. La estrategia es la búsqueda de aquellas formas que no estimulan los nervios sensitivos.

Básicamente se centran en el abuso de sustancias químicas, especialmente fármacos. Hay la suerte de que en muchos casos la persona no consiga su propósito y luego tenga una segunda oportunidad para vivir. Existen muchas personas que finalmente consiguen poder encontrar sentido en su vida a pesar de haber vivido un intento de suicidio fallido, pues las situaciones se pueden revertir.

3. Inverosímiles

Hay personas que acaban con su vida de forma aún más trágica si cabe. Normalmente se trata de personas que sufren trastornos psicopáticos y que no pueden elucubrar en demasía sobre lo que están haciendo. Ejemplo de ello son personas que sufren esquizofrenia y pueden llegar a morderse hasta desangrarse.

Tipos de suicidio según motivación

Los motivos que pueden llevar a una persona a tomar una medida tan drástica como la de acabar con su vida pueden ser múltiples. A continuación exponemos los que son más habituales entre aquellas personas que deciden suicidarse.

4. Muerte

En principio esta es la finalidad básica que se busca cuando uno se suicida, pues se busca no formar ya parte de este mundo. Generalmente son personas que sufren mucho y no encuentran la manera de reconducir su situación. Puede ser por falta de realización social, profesional, familiar, etc.

Hay que recordar que todos los estímulos que nos rodean nos todos neutros. Nosotros somos en última instancia quienes decidimos lo que es terrible o lo que es algo que obviamente no nos gusta, pero que aceptamos. Buscar soluciones para obtener resultados diferentes es vital para tener una vida bien llevadera y hasta placentera.

5. Desesperación por atención

Hay personas que están tan desubicadas en sus vidas y tienen tanta falta de atención social que ya no saben qué hacer para apaciguar su desesperación. No saben como apaciguar su malestar y no saben como sentirse acompañadas por otras personas.

En estos casos en la mayoría de veces no se quiere realmente acabar con la vida de uno mismo, aunque sería un daño colateral que podría llegar a ocurrir y que en general aceptan.

6. Camufladas

Existen suicidios que han estado orquestados por la misma persona que acaba muriendo pero para acabar pareciendo un accidente natural o un asesinato. Esto no debe sorprendernos, pues a veces es este última acto tan radical la persona busca cumplir un objetivo que tenía en vida.

Un ejemplo puede ser querer dar la culpa a otra persona. Esto puede pasar en casos de venganza por alguien que considera que no tiene ya mucho que perder (como en casos avanzados de cáncer terminal). También ha sucedido veces que una persona quería hacer llegar dinero a su familia a través del cobro del seguro de vida.

7. Venganza

Hay gente que está tan atormentada a nivel afectivo y siente tanto rencor hacia otras personas allegadas que decide suicidarse para hacerles sentir mal. Es un modo muy retorcido y generalmente forma parte de una conclusión propia de una persona que sufre un trastorno de tipo paranoide de tipo afectivo.

El deseo final de la persona que se suicida, por lo tanto, es que alguien se sienta culpable. Quiere que esta persona sufra daños psicológicos como consecuencia de que él o ella se haya quitado la vida.

8. Altruista

Hay situaciones más o menos espontáneas en las que una persona considera que debe hacer un acto altruista y actuar en beneficio del grupo o de otra persona. Este tipo de muerte en el que la persona decide su destino en estas circunstancias no se darían si la situación no fuese extrema y el bienestar de otras personas estuviese en juego.

Un ejemplo podría ser que alguien viera que algún ser querido fuera a ser disparado de forma inminente. La persona podría altruistamente proteger a otra sacrificándose para que esta tuviera la posibilidad de vivir.

9. Balance de vida

Algunas personas deciden dejar de vivir después de haber librado una lucha muy importante para mantenerse en vida. Generalmente es gente que considera que ha vivido su vida y que ahora es momento de dar un paso al lado.

Se relaciona con la eutanasia por su naturaleza, y podría ser el caso de algunos enfermos terminales, discapacitados se muy seria índole o ancianos con muy mala salud o condición de vida.

10. Colectivo o ampliado

Existen situaciones en las que un grupo de personas puede decidir suicidarse conjuntamente. Esto puede acontecer en situaciones extremas, como por ejemplo en situación de guerra. Un grupo puede haber quedado absolutamente rodeado por el enemigo y decide poner fin a su vida antes de caer en manos del enemigo.

Otra posibilidad es que una persona decida suicidarse y acabe arrastrando a otras personas en su acto. La naturaleza del fenómeno puede ser dispar, pero puede suceder por ejemplo en sectas en las que el líder decida que es el camino a seguir y acabe conduciendo al grupo al suicidio

Referencias bibliográficas

  • Counts, D.A. (1991) Suicide in Different Ages From a Cross-cultural Perspective, 215-230. En Life Perspectives of Suicide: Time-Lines in the Suicide Process, Antoon Leenaars, ed. New York: Plenum Press.

  • Kral, M.J. (1998). Suicide and the Internalization of Culture: Three Questions. Transcultural Psychiatry, 35(2), 221-233.

  • Staples, J. y Widger, T. (2012). Ethnographies of Suicide: Anthropological Approaches to Understanding Self-Harm and Self-Inflected Death. Special issue of Culture, Medicine and Psychiatry, 36 (2), 11-18.

Amanda Coeting