Los 8 tipos de motivación personal, su definición y ejemplos

6 months ago

Maria Weevs

La motivación puede variar según el objetivo que persigamos y qué estímulo nos lleva a actuar.

La motivación puede ser interna o externa, así como positiva o negativa.
La motivación puede ser interna o externa, así como positiva o negativa. Fuente: Unsplash

La motivación es la inclinación a realizar ciertas cosas o esa emoción que nos invade al pensar que podemos lograr un objetivo a través de nuestro esfuerzo; es el impulso que nos invita a que tomemos acción sobre algo.

Pero lo cierto es que la fuente de la motivación o la forma en la que se manifiesta no es siempre la misma para todos; de hecho existen 8 tipos de motivación personal diferentes que nos invitan a actuar por objetivos específicos. Te lo contamos en este artículo.

Qué es la motivación

Cuando hablamos de motivación nos referimos a esa fuerza que nos invita a actuar para lograr algo, incluso en los momentos difíciles. Cada cosa que hacemos, desde comer cuando tenemos hambre, estudiar para pasar un exámen o vestirnos para una cita, empieza por una motivación personal.

Esto solo demuestra que nuestros objetivos, proyectos, retos o metas son muy diversos, por lo que ese algo que nos impulsa para conseguirlo, es decir la motivación, también es de diferentes tipos.

Es por esto que la psicología, en su esfuerzo por estudiar el comportamiento humano, ha sentido especial interés por comprender qué es aquello que nos motiva; cuál es esa fuerza que nos mantiene vivos y que, en algunas ocasiones, nos impulsa a superar hasta las cargas más pesadas.

Hoy en día existen diferentes teorías que hablan acerca de la motivación, como la pirámide de Maslow o los tres factores de McClelland, entre otras, y que tienen diferentes enfoques que pueden ser referentes al deporte, aprendizaje, trabajo, etc. Esto hace que algunos tipos de motivación tengan diferentes nombres.

Los diferentes tipos de motivación personal

Algo fundamental que debemos entender antes de describir los diferentes tipos de motivación, es que el grado de motivación personal que sentimos por una misma cosa puede tener intensidades distintas en cada uno de nosotros. Es en realidad la importancia que le damos cada una de nosotras a ese objetivo, lo que indica el nivel de motivación que sentimos por llevarlo a cabo.

Ahora sí, te presentamos los diferentes tipos de motivación y las fuentes de motivación que nos impulsan a actuar de la manera en que lo hacemos.

1. Motivación extrínseca

Como su nombre indica, cuando nos referimos al tipo de motivación extrínseca estamos hablando de estímulos que nos impulsan a actuar, que son provenientes del exterior y de la actividad que realicemos. En este sentido, lo que nos motiva en realidad son las recompensas externas que obtenemos al lograr el objetivo, como pueden ser el dinero o el reconocimiento.

Vale la pena aclarar que cuando tenemos este tipo de motivación, no necesariamente sentimos satisfacción al hacer todo aquello que debamos hacer para lograr el objetivo que tenemos planteado; es únicamente la recompensa que recibimos al cumplir con la meta lo que nos motiva.

Por ejemplo, podemos trabajar en algo que en realidad no nos guste, pero nos motiva el dinero que recibimos por haber trabajado; o cuando estamos en la universidad y estudiamos fuertemente para pasar una materia que nos cuesta trabajo y no nos gusta, pero nos motiva y el haber logrado esa materia que es necesaria para podernos graduar.

2. Motivación intrínseca

A diferencia de la motivación extrínseca, en este tipo de motivación el impulso que sentimos para realizar una actividad proviene de nuestro interior y no de alguna recompensa externa que podamos obtener con ello.

Este tipo de motivación personal está muy relacionada con nuestro crecimiento personal y nuestra autorealización. En este caso, sentimos placer y satisfacción en el proceso de estar realizando aquella actividad y no únicamente cuando ésta termina.

Por ejemplo, cuando empezamos una práctica de yoga y seguimos asistiendo a la clase mientras vamos mejorando en las posturas, tenemos una motivación intrínseca, pues nos da placer estar practicando yoga.

Cuando tenemos este tipo de motivación personal no tenemos límites, pues nos involucramos por completo y ponemos nuestro empeño en aquello que estamos haciendo.

3. Motivación positiva

Hablamos de motivación positiva cuando tenemos el impulso de realizar alguna actividad y ser constantes en ello, ya sea porque podemos obtener una recompensa positiva en el caso de que sea una motivación extrínseca, o por el placer de realizar ésta actividad si se trata de una motivación intrínseca.

4. Motivación negativa

En el caso contrario, cuando la fuerza que nos motiva para realizar alguna actividad es la de evitar una consecuencia desagradable, como una humillación o un castigo si se trata de motivación externa, o la sensación de fracaso o frustración si es una motivación interna, se trata de un tipo de motivación negativa.

5. Motivación básica

Cuando hablamos de motivación básica en deporte, estamos hablando de aquel impulso o fuerza que tenemos que determina nuestro nivel de compromiso como deportistas con la actividad física que realizamos. Es decir, se trata del interés que ponemos en nuestro rendimiento físico y los resultados positivos del deporte.

6. Motivación cotidiana

En el caso de la motivación cotidiana en deporte, hablamos del interés que sentimos por la actividad física diaria y los resultados o gratificación que obtenemos de ellos inmediatamente.

7. Motivación centrada en nuestro ego

En este tipo de motivación en el deporte, la fuerza que nos lleva a realizar la actividad deportiva que practicamos es el de obtener resultados que comparamos con otros deportistas, es decir, el impulso proviene de nuestro ego.

8. Motivación centrada en la tarea

En este caso, el impulso por realizar nuestra actividad física lo sacamos de nuestros retos y resultados personales y la impresión que nos hacemos nosotras mismas del progreso y dominio en el deporte al que nos dediquemos.

Maria Weevs