Las 10 mejores virtudes de una persona

2 weeks ago

Maria Weevs

Todo el mundo quiere estar rodeado de personas que reúnen estas virtudes tan constructivas

Las 10 mejores virtudes de una persona

Todas las personas tienen una serie de virtudes y defectos que las hacen únicas. A veces nos llaman más la atención los defectos y es algo que deberíamos tener en cuenta. Seguro que nuestros allegados poseen muchas virtudes que a veces no valoramos suficientemente.

En realidad si reflexionamos en ello sabemos cuáles son las virtudes de nuestros seres queridos, a quienes a veces conocemos mejor que a nosotras mismas. Pero es muy interesante ser consciente de cuáles son las mejores virtudes de una persona para poder apreciarlas y trabajar para poder tenerlas.

Las 10 virtudes más importantes que puede tener una persona

Para llegar a poder adquirir alguna de las virtudes que hace especial a una persona primero es preciso conocerla. Seguro que a nuestro alrededor hay magníficas personas a quien podemos identificar alguna de las 10 virtudes más deseables en una persona.

A continuación podemos encontrar una selección de las mejores virtudes que una persona puede poseer, y te animamos a intentar desarrollar el máximo número de ellas. Gracias a estas cualidades podemos ser personas con mayor bienestar y gozar de mejores relaciones sociales.

1. Generosidad

Ser generoso es una de las mejores virtudes que hay, y a pesar de que muchas personas piensen rápidamente en lo material, esta cualidad va más allá del dinero. Se puede ser generoso en cariño, tiempo, dedicación, sonrisas o palabras bonitas. Quien es generoso es amable, cercano y bueno con otras personas.

La generosidad es una cualidad característica de quien no piensa tanto en su beneficio personal sino en el beneficio colectivo. A todo el mundo querría tener a una pareja o a un amigo generoso. Para ser generosa intenta dedicar parte de tu tiempo y energía en otros. Verás que con el tiempo su percepción hacia ti mejorará.

2. Empatía

Que alguien sepa ponerse en el lugar de otra persona es algo muy valorado por cualquiera. Esta habilidad interpersonal está relacionada con la inteligencia emocional, pues permite interpretar los estados emocionales de la otra persona.

A todo el mundo le interesa tener personas a su alrededor que sepan ponerse en su piel para interpretar su vivencias personales. Permite ser atento y comprensivo de entrada, y poder llegar a ciertas conclusiones sobre lo que está pasando alguien a nivel emocional, lo que puede tener impacto en la vida profesional, familiar, etc.

3. Asertividad

Las cosas se pueden decir de muchas maneras, pero todas las formas de expresar una opinión se pueden clasificar básicamente en tres grandes modos posibles: agresivo, pasivo y asertivo.

La asertividad es la capacidad de decir las cosas de forma correcta y por su nombre, sin entrar en intimidaciones o aceptar todo lo que la otra persona diga sin rechistar. Ser asertivo permite que todo el mundo entienda de forma clara un mensaje y permite acercar posiciones.

4. Responsabilidad

El respeto es una de las mejores virtudes o cualidades de una persona. Cuando alguien toma una decisión tiene que ser consecuente con ella a todos los niveles. Si no se tiene esta actitud muchas consecuencias negativas pueden aparecer en la vida de la persona y de quien le rodea.

La persona responsable honra a las otras personas mediante el cumplimiento del compromiso dado, y asume las acciones necesarias para llevarlo a cabo. Actuando de esta forma se adquiere confianza y credibilidad, así como bienestar de forma indirecta.

5. Alegría

¿A quién no le gusta tener gente alegre a su alrededor? Las personas que tienen alegría dan energía a las otras y hacen que todo se viva de un modo más positivo. La sonrisa y la energía positiva es un indicador de felicidad que debemos valorar mucho. Las personas alegres comparten su buen humor y acostumbran poner el énfasis en el lado bueno de las cosas.

6. Honestidad

Las personas honestas van de frente y no llevan máscaras puestas. Su sinceridad permite el que sus relaciones sociales sean sólidas, pues se ven sustentadas por la garantía de que las persona respeta y comparte su verdad de las cosas. En cualquier contexto (trabajo, familia, amigos) las personas que expresan sus opiniones sin dobles intenciones generan confianza y seguridad.

*Tal vez quieras leer: "Amigos de verdad: cómo reconocer la amistad real en 7 señales"

7. Respeto

El respeto es una de las mejores virtudes de una persona, y nace de la consideración hacia las otras personas y hacia uno mismo. En el mundo en el que vivimos no todo el mundo trata a los demás como quisiera ser tratado, y esto es una lástima.

El reconocimiento y la tolerancia sobre las otras personas es muy importante para desarrollar un civismo esencial para el bienestar individual y colectivo. Respeta más los intereses, sentimientos y condiciones de los demás y verás que también te respetarán más.

8. Prudencia

Las personas que actúan con prudencia entienden que las cosas hay que analizarlas un poco para evitar meter la pata. Esto es también una virtud que hace que las demás personas valoren a quien la posea, pues quienes siempre actúan de forma impulsiva e irreflexiva se acaban viendo envueltos en problemas. Ser cauteloso en la toma de decisiones o a la hora de decir las cosas es siempre un valor.

9. Compromiso

Las personas que dan su compromiso a una causa o persona y cumplen con su palabra tienen una alta valoración de quienes le rodean. El esfuerzo en cumplir las promesas tiene grandes recompensas porque los otros confían en quienes tienen compromiso. Al final es una cuestión de credibilidad, respeto y convivencia, y las personas que demuestran su compromiso son muy respetadas por los demás.

10. Sentido del humor

El sentido del humor es una de las fortalezas del ser humano. El humor permite reír, inequívocamente una emoción positiva, y está científicamente comprobado que nos aporta salud. Además, aprender a reírnos también de nosotros mismos es un punto clave en nuestro crecimiento y denota madurez.

Todos conocemos a quienes realmente tienen un muy buen sentido del humor y hacen que nos lo pasemos muy bien a su lado. La vida debería vivirse siempre con un poco de humor y saborearla con quienes apreciamos.

Referencias bibliográficas

  • Hilbig, B.E. y Zettler, I. (2009). Pillars of cooperation: Honesty–Humility, social value orientations, and economic behavior. Journal of Research in Personality, 43 (3), 516-519.

  • Rogers, C.R. (1964.) Toward a modern approach to values: The valuing process in the mature person. The Journal of Abnormal and Social Psychology, 68 (2), 160-167.

  • Volf, M. (2016). Joy and Human Flourishing. Minneapolis: Fortress Press.

Maria Weevs