Alergia primaveral: remedios para prevenir sus síntomas

7 months ago

Maria Weevs

¿Picor en la nariz, congestión nasal y dificultad para respirar en primavera? Puede que sufras alergia primaveral por el polen.

Los síntomas de la alergia al polen son picor en la nariz, congestión nasal e irritación en los ojos.
Los síntomas de la alergia al polen son picor en la nariz, congestión nasal e irritación en los ojos. Fuente: Unsplash

Está llegando la primavera y con ella el sol, el buen clima, más energía, más ánimo, los días más largos, las ganas de estar afuera al aire libre con los amigos, las flores que vuelven a crecer en sus miles de colores y los árboles que se llenan de hojas nuevamente; pero también trae consigo la molesta alergia primaveral que sufren muchas personas.

Si ya te estás sintiendo los ojos irritados, tienes picor en la nariz y congestión nasal, probablemente se trate de la alergia primaveral que produce nuestro amado polen. Te contamos de qué se trata y algunos remedios para que la alergia no te quite las ganas de disfrutar de la primavera.

¿Por qué tenemos alergia en primavera?

La primavera es la estación del año que viene después del invierno, en la que el clima empieza a mejorar, vemos más el sol y las plantas vuelven a florecer. Con este florecimiento de las plantas, el polen está por todas partes transportándose en el aire y es posible que a muchos de nosotros nos haga estornudar y nos genere la famosa alergia primaveral.

La alergia primaveral la causa el polen, que es el alérgeno que nos afecta a través de las vías respiratorias. Es tan diminuto que no podemos percibirlo cuando está en el aire, a menos que nos fijemos en los rincones de las calles donde a veces se acumula, en esa especie de polvillo de color amarillo que vemos. Se trata de una partícula que producen las plantas masculinas para fecundar a las femeninas y una sola planta puede producir miles de granos de polen.

Como dato curioso te contamos que no es el polen de todas las plantas el que nos genera alergia, de hecho cuanto más grandes sean las plantas y las flores, menos alergia nos causan, pues estas plantas son polinizadas por insectos y no a través del aire.

Es más bien el polen de plantas más pequeñas y de las hierbas que vemos crecer a los lados de las carreteras y las praderas el que nos puede causar alergia; y si bien parecen plantas rurales, afecta más en las zonas urbanas por mezclarse con la contaminación atmosférica.

Identifica los síntomas de la alergia primaveral

Los síntomas de la alergia primaveral son bastante similares a los del resfriado común, sin embargo hay ciertas características que te pueden ayudar a identificar con mayor facilidad si se trata de alergia primaveral o de un resfriado.

Los síntomas básicos de la alergia primaveral son congestión nasal, estornudos, picor en la garganta, en la nariz y en el paladar, dificultad para respirar, tos, irritación en los ojos y hasta conjuntivitis. Parece la misma descripción de un resfriado, pero fíjate en lo siguiente:

Cuando tenemos alergia primaveral, nuestra mucosidad nasal es transparente, ligera, líquida y sale por la nariz continuamente; en cambio, en el caso de un resfriado la mucosidad nasal es más densa, de color verde o amarillo y muy rara vez te genera picazón, pues esto es algo muy propio de las alergias.

Ahora bien, la molestia en los ojos que hace que piquen, lagrimeen, estén irritados y un poco enrojecidos es algo típico de los procesos alérgicos más que de los resfriados. Del otro lado, si has presentando momentos de fiebre entonces probablemente se trate de un resfriado esporádico, pues la fiebre no es un síntoma de la alergia primaveral.

¿Qué puedo hacer para evitar la alergia al polen de la primavera?

Hay ciertas medidas que podemos tomar en nuestro día a día si ya sabemos que somos propensas a sufrir de alergia al polen y podemos tratar que en esta primavera no nos agarre, o por lo menos que sus efectos sean más llevaderos.

No te diremos que mantengas tus puertas y ventanas cerradas cuando hacen estos días tan espectaculares, pero sí debes hacerlo durante la noche y el amanecer, pues es en estos momentos en los que el nivel de polen en el aire es más elevado. Si haces alguna escapada a un lugar en coche, procura viajar con las ventanas cerradas para que no respires el polen.

Otras cosas que puedes hacer es usar gafas de sol para que tus ojos no se afecten por el polen y el sol, no secar tu ropa al aire exterior para que no les lleguen partículas de polen del aire y cambiarte de ropa y darte una ducha apenas vuelvas a tu casa de la calle.

Tratamientos para la alergia primaveral

Existe un tratamiento para deshacerte de una vez y por todas de la alergia al polen; la inmunoterapia o vacuna de la alergia es un tratamiento que haces acompañada por tu médico en el que se te administran diferentes dosis de la sustancia que te genera la alergia hasta que tu cuerpo se vuelva tolerante a ella.

Otra cosa que puedes hacer es tratar los síntomas y aliviarlos tomando antihistamínicos. Estos son medicamentos que bloquean la acción de la sustancia química que hay en el cuerpo y que en contacto con aquello que te da alergia genera los síntomas.

Ahora que ya conoces todo sobre la alergia primaveral, disfruta del sol y la primavera esquivando esos molestos síntomas que el polen puede generarnos.

Maria Weevs