Alimentos probióticos: qué son y cuáles son los 8 que podemos comprar

2 weeks ago

Dolores Agüero

Conocer qué alimentos probióticos podemos encontrar en el mercado es una gran noticia para nuestra salud

Alimentos probióticos: qué son y cuáles son los 8 que podemos comprar

Los alimentos probióticos están causando una verdadera revolución. Hace años la gran población desconocía las propiedades y beneficios de estos alimentos, pero hoy sabemos que tienen la capacidad de mejorar notablemente nuestra salud.

Los probióticos nos ayudan a mejorar nuestra salud intestinal, y de rebote la salud de todo nuestro cuerpo. La flora intestinal tiene un impacto muy elevado en lo que se refiere al bienestar general de la persona. Pensando en los que seguro que puedes encontrar en tu mercado, hemos preparado una lista de los 8 alimentos probióticos más recomendables para comprar

¿Qué son los alimentos probióticos?

Los alimentos probióticos tienen en su interior microorganismos vivos de una tipología y en unas cantidades que benefician a nuestra salud. La capacidad de adaptación que muestran estos microorganismos para vivir dentro de nuestro organismo es asombrosa. Concretamente, se han adaptado a vivir dentro del intestino, donde viven en unas condiciones a las cuales se han adaptado muy bien.

Para poder pasar de vivir en el alimento probiótico en cuestión a nuestro organismo, obviamente, tenemos que comerlos. Entonces hacen un viaje a través del sistema digestivo desde que los engullimos por la boca y hasta que llegan en el intestino.

Cuando tenemos este tipo de microorganismos en el intestino su acción metabólica nos beneficia. Refuerzan nuestras defensas y compiten contra otros microorganismos patógenos para que estos no puedan quedarse ahí. Además, mejoran el pH digestivo, la absorción de nutrientes, y promueven la síntesis de neurotransmisores tan importantes como la serotonina.

Los 8 principales alimentos probióticos que se recomiendo comprar y consumir

Dados los grandes beneficios que los probióticos tienen para nuestra salud, nuestro consejo es que en cada compra semanal agreguemos uno de estos alimentos. Es especialmente recomendable en el caso de personas que sufren problemas intestinales, pues estos seres vivos ayudan a que tengamos una mejor salud gastrointestinal.

A continuación encontraremos los alimentos probióticos más recomendables que se pueden encontrar en el mercado. Algunos de ellos justo se están empezando a conocer en nuestra gastronomía, pues una parte significativa de los probióticos más interesantes provienen de países asiáticos. Aquí hemos añadido los más relevantes.

1. Queso

Algunos quesos son unos excelentes alimentos probióticos porque contienen estos microorganismos, pero no todos los quesos lo son. Es importante comprobar en las etiquetas si contienen cultivos de estos microorganismos y si están activos.

El queso se obtiene a partir de la fermentación de la leche, pero en algunos casos se pasteuriza la leche y pueden perderse las potenciales propiedades probióticas.

En este caso las bacterias sobreviven el envejecimiento de diferentes quesos, entre los que destacan el cheddar, el Gouda, la mozzarella y el cottage.

2. Yogur

El yogur es otro alimento que se obtiene a partir de leche fermentada y es uno de los más populares y reconocidos. Las bacterias que permiten que así sea son lactobacillus, streptococcus y bifidobacfterias, las cuales dan todas las propiedades probióticas al yogur.

Pero como en el caso anterior, no todos lo yogures contienen microorganismos vivos; tenemos que asegurarnos que el alimento o ha sido pasteurizado. La industria alimentaria usa esta técnica para alargar la vida del producto, pero nosotros debemos comprar yogures que no estén pasteurizados para gozar de las virtudes probióticas del producto.

3. Kefir

El kéfir es otro alimento probiótico elaborado a base de leche fermentada, originario de la zona del Cáucaso. Es algo menos conocido en nuestra cultura que los dos casos anteriores, però podríamos decir que se trata de un tipo de yogur que utiliza otras cepas de microorganismos en el proceso de fermentación.

Esto hace que tomando este otro alimento obtengamos otros tipos de microorganismos y la variedad es riqueza. A diferencia de los dos casos anteriores, no es común encontrarlo pasteurizado, de modo que no debemos preocuparnos por este tema.

4. Tempeh

El tempeh es un producto que se obtiene fermentando soja. Su origen se encuentra en Indonesia, pero se ha hecho muy popular en todo el mundo y podemos encontrarlo en cualquier país. Parte de su popularidad es porque se ha postulado como uno de los substitutos de la carne por su alto contenido en proteínas.

La fermentación de la soja va a cargo de unos microorganismos que resultan probióticos. Además, es interesante que estos aporten vitamina B12 al alimento, pues se trata de una vitamina que normalmente sólo encontramos en productos de origen animal. A los vegetarianos les resulta muy interesante porque pueden garantizar su ingesta a través de alimentos como este.

5. Chucrut

Para hacer el chucrut se fermenta col blanca con azúcares añadios, siendo estos consumidos por lactobacilos y bifidobacterias. Se consume mucho en Alemania y en otros países de Europa del Norte y del Este.

Estos microorganismos realizan su metabolismo en la col a través de una fermentación láctica, dando lugar a este singular y saludable alimento. El chucrut cada vez es más conocido fuera de la órbita de estos países y podemos encontrarlo en cualquier grande superficie.

6. Miso

El miso proviene de la gastronomía japonesa y es un con condimento cada vez más conocido por sus propiedades probióticas. Se obtiene a partir de la fermentación de la soja a través de un hongo que se llama koji. Siempre se le añade sal, y algunas veces lo podemos encontrar presentado con otros ingredientes como centeno, cebada o arroz.

En Japón se usa mucho para acompañar desayunos, y existen diferentes variedades. Se aprecia por su gusto y por sus propiedades probióticas, además de que es una importante fuente de vitamina K, presente en pocos alimentos.

7. Kombucha

Por kombucha se conoce una bebida que tiene sus orígenes en China, pero que se toma mucho en países como Japón y Corea. Se trata de té negro con azúcar añadido fermentado a través de un hongo. Está adquiriendo mucha notoriedad en los últimos tiempos gracias a la gran acción probiótica de sus bacterias y hongos.

8. Pepinillos

Los pepinillos y también otras hortalizas también pueden tener propiedades probióticas. Conservadas en escabeche durante un tiempo en agua, vinagre y sal, se dejan fermentar durante un tiempo para que bacterias propias de las fermentaciones colonizen la mezcla.

Estas bacterias son una fuente probiótica perfecta para nuestro cuerpo, siendo las verduras en escabeche una alternativa más para tomar alimentos probióticos. También estos son una fuente destacable de vitamina K.

Referencias bibliográficas

  • Davidson, J. y Alan, T. (2014). Koji. The Oxford Companion to Food (3 ed.). Oxford University Press.

  • Doron, S, y Snydman, D.R. (2015). Risk and safety of probiotics». Clin Infect Dis, 60 (2), 129-134.

  • Rijkers, G.T., de Vos, W.M., Brummer, R.J., Morelli, L., Corthier, G. y Marteau, P. (2011). Health benefits and health claims of probiotics: bridging science and marketing. Br J Nutr, 106 (9), 1291-1296.

  • Robinson, R.K. (2000). Encyclopedia of Food Microbiology, Volumes 1–3. Elsevier.

  • Shurtleff, W. y Akiko A. (1985). The book of tempeh. New York: Colophon Books.

Dolores Agüero

Nutricionista