Almendras: ¿qué beneficios y propiedades tienen estos frutos secos?

Las almendras tienen muchos beneficios para el cuerpo que debes conocer.
Almendras

Una pequeña cantidad de almendras al día otorga una cantidad importante de nutrientes. Ya los nutriólogos hemos hablado con frecuencia acerca del alto valor nutricional que tienen estos frutos secos, que además tienen un delicioso sabor para acompañar con otros ingredientes.

¿Conoces todos los beneficios y propiedades de las almendras? Hemos enlistado todo lo bueno que tiene para ti este pequeño fruto con tan solo consumir una porción de entre 4 a 6 almendras al día, tal como muchos profesionales de la nutrición recomendamos.

Beneficios de comer almendras

Muchas personalidades han incluido en su dieta diaria el consumo de almendras. El expresidente de los Estados Unidos, Barack Obama, alguna vez declaró que su merienda diaria consistía en tan solo 7 almendras.

Esta afirmación causó mucho interés y en varias ocasiones el expresidente explicó que este hábito se debía a que las almendras le proporcionaban múltiples beneficios a la salud.

Si quieres saber cuáles son estos beneficios, te recomendamos seguir leyendo.

1. Favorecen la salud cardiovascular

Las almendras son una fuente rica de antioxidantes, que favorecen la salud cardiovascular. Los antioxidantes protegen el cuerpo del proceso normal de oxidación, que a su vez es causante de diversas enfermedades, en muchos casos relacionadas al sistema circulatorio.

Para gozar de las propiedades antioxidantes de este fruto es importante consumir también su cáscara, pues es ahí donde se concentran en mayor cantidad. Basta con ingerir de 4 a 6 almendras al día para recibir este excelente beneficio.

2. Reducen el nivel de colesterol

Las almendras son uno de los cinco mejores alimentos recomendados para bajar niveles de colesterol. Múltiples estudios han demostrado que una ingesta importante de almendras repercute en una reducción significativa de colesterol malo en la sangre.

Incluso se recomienda que, ante un diagnóstico de un nivel alto de colesterol, se consuman alrededor de 20 almendras al día para apoyar su reducción. Si los niveles son normales, su ingesta habitual ayuda a mantener el colesterol en equilibrio.

3. Mantener el peso ideal

Si estás llevando un régimen alimenticio para reducir de peso, las almendras son tus aliadas. A pesar de que si algo que caracteriza a las almendras es su alto contenido calórico, un consumo responsable y supervisado puede ayudar a mantener la línea.

Esto se debe a que su contenido de fibra, y las vitaminas E y B2 que contiene este fruto ayudan a la sensación de saciedad, a mejorar el metabolismo y a consumir menos carbohidratos, sobre todo por las tardes.

4. Favorece a la flora intestinal

Los prebióticos presentes en las almendras ayudan a mantener una flora intestinal saludable. La mayor cantidad de prebióticos se encuentra en la cáscara de la almendra, por esta razón es que el consumo de este fruto seco debe ser completo, sin pelar.

En el intestino existen bacterias buenas y necesarias para el organismo, estas ayudan a combatir infecciones. Cuando hay una ingesta adecuada de prebióticos, estas bacterias buenas se fortalecen y con esto disminuye el riesgo de infecciones estomacales.

5. Cerebro joven y saludable

Las propiedades antioxidantes de las almendras favorecen diversas funciones del cerebro. Como parte normal del proceso de envejecimiento, el cerebro comienza a ver disminuidas algunas de sus funciones.

Los antioxidantes ayudan a que los radicales libres no afecten de forma importante a las células cerebrales. El consumo habitual y moderado de almendras ayuda a mantener funciones del cerebro, como la memoria, en condiciones óptimas.

6. Piel radiante

Los antioxidantes, la vitamina E y el manganeso de las almendras, favorecen a tu piel. Esta combinación de antioxidantes y de sustancias que promueven la producción de colágeno dan como resultado que la piel tenga elasticidad y luzca radiante y nutritiva.

El colágeno es el que permite que la piel mantenga su juventud y elasticidad. Después de los 30 años, la producción de esta sustancia se reduce significativamente, dando paso al envejecimiento de la piel, por eso es que consumir almendras ayuda a revertir este proceso.

7. Fuente de energía

Sus vitaminas y compuestos hacen de las almendras una excelente fuente de energía. En los últimos años, estos frutos secos se han popularizado entre deportistas, sobre todo corredores y ciclistas, como una alternativa natural para proveer al cuerpo de energía.

Su contenido de carbohidratos le proporcionan glucosa al cuerpo, que se convierte en energía con la que poder realizar ejercicio durante más tiempo. Para entrenamientos o rutinas que requieren alto esfuerzo físico, un puñado de almendras es un excelente, saludable y un natural aliado.

8. Fortalece huesos y dientes

Consumir almendras diariamente ayuda a mantener huesos y dientes saludables. El fósforo que contienen estos frutos secos ayuda a fortalecer el sistema óseo. Este mineral es necesario también para evitar la aparición de osteoporosis.

Para que el fósforo se fije en huesos y dientes es necesario complementar con una fuente rica de Vitamina C y D, así como proteínas. Por lo que las almendras pueden formar parte de una ensalada o una alimentación que se cuide que sea balanceada.

9. Cabello saludable

Para que el cabello crezca saludablemente hay que consumir almendras. Para gozar de este beneficio, basta con consumir de 4 a 6 almendras al día. Las vitaminas que contiene, así como los minerales, son los que ayudan a este propósito.

Aunque existen productos en el mercado que incluyen aceite de almendras para aplicar en el cabello, lo cierto es que sus efectos son mas efectivos si se hace una ingesta, sobre todo con la cáscara.

10. Alternativa para intolerantes a la lactosa

Con las almendras se puede realizar una bebida que sustituye a la leche de vaca. Ya sea que se padezca de intolerancia a la lactosa, o como alternativa vegana, las almendras son una de las semillas que pueden reemplazar a la leche.

En el mercado se vende leche de almendra, pero también se puede hacer en casa. Basta con moler estos frutos, preferentemente en un aparato especializado para esto. De esta forma se estarán obteniendo proteínas y vitaminas pero por medio de una alternativa más saludable y sostenible.

Referencias bibliográficas

  • Spiller G.A., Jenkins D.A.J., Bosello O., Gates J.E., Cragen L.N., Bruce B., (1998). Nuts and plasma lipids : an almond-based diet lowers LDL-C while preserving HDL-C., J. Am. Coll. Nutr.

  • Wien M.A., Sabaté J.M., Ikle D.N., Cole S.E., Kandeel F.R., (2003). Almonds vs. complex carbohydrates in a weight reduction program., Intl. J. Obesity.

Dolores Agüero

Dolores Agüero

Nutricionista

Dolores Agüero (Valencia, 1988) es graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Valencia. Es Máster en Nutrición y Salud, esta vez por la Universitat Oberta de Catalunya. Posee distintos cursos de posgrado sobre Trastornos de la alimentación, Diabetes y Dietética aplicada.