Los 10 beneficios del Taichí (físicos y psíquicos)

El Taichí es una técnica que combina fuerza, estabilidad y paz mental, por ello amarás realizar esta práctica.
Beneficios Taichí

Las prácticas físicas saludables son necesarias justamente para mantener una salud óptima, no solo para ayudar a tener una figura ideal y un cuerpo fuerte, sino una mente activa, energía motivadora y un sistema inmune a prueba de todo.

El movimiento es esencial para gozar de un organismo dinámico, es decir, el funcionamiento completo del organismo interno, de manera que los resultados favorables puedan verse en el exterior.

Sin embargo, muchas personas dejan a un lado la importancia de dedicar una parte de su tiempo diario para enfocarse en el ejercicio físico. Bien sea porque están ocupados, agotados o las opciones que existen no les interesan o no se acomodan a sus necesidades. Pero si eres de estas personas, ¿alguna vez habías pensado en practicar Taichí?

Si no conoces esta técnica física milenaria o te intriga saber un poco más de ella, quédate en este artículo porque hablaremos de los beneficios que puede tener el Taichí en tu estilo de vida.

¿Qué es el Taichí?

También conocido como Tai-chi o Tai chi chuan (que significa etimológicamente “sublime puño definitivo”), es considerado como una práctica de arte marcial e incluso como deporte físico en China, el cual es su lugar de origen, desarrollo y evolución. Siendo una actividad muy popular y respetada que se practica en todo el mundo actualmente. Era considerado como un arte marcial interno, desarrollado para la lucha cuerpo a cuerpo, pero con el tiempo evolucionó a una actividad que conecta el cuerpo con el espíritu y la mente de la persona.

Se compone de una serie de secuencias de movimientos que representan a elementos de la naturaleza conectados al ser humano. Los mismos trabajan el equilibrio y la fuerza física, así como la concentración mental y la tranquilidad emocional para realizar correctamente dichos movimientos. Esta característica espiritual se debe gracias a la influencia del taoísmo, donde quienes lo practicaban podían tener un mejor control de su energía interna o ´chi´, manejarla, redireccionar y fortalecerla en cualquier ocasión que lo necesite.

¿Cómo se practica el Taichí?

Esta secuencia de movimientos continuos traen múltiples beneficios para la salud de aquellos que lo practican, debido a que pueden trabajar todos los músculos de su cuerpo, activar las funciones cerebrales superiores y apaciguar sus emociones en pro de realizar correctamente los ejercicios, trayendo así una mejoría notable en el estilo de vida.

Estos movimientos son fluidos, lentos y suaves, a pesar de que en un principio fue desarrollado para el combate cuerpo a cuerpo. Por ello es necesario que, durante su realización, te encuentres en un estado de relajación y apertura, para que tu cuerpo pueda balancearse a su propio ritmo, sintiendo como la energía se concentra y se va distribuyendo a lo largo del mismo. Aquí no existe ni es válido la rapidez, la agitación o la presión por un movimiento perfecto.

Modalidades del Taichí

Existen dos modalidades de esta actividad física, las cuales pueden ser practicadas dependiendo de tu condición física. Conoce cuáles son.

1. Taichi Yang

Esta modalidad es ideal para aquellas personas que no pueden realizar ejercicios de alto impacto, levantar fuerzas o ser demasiado exigentes. Se componen de movimientos largos, suaves y fluidos, donde la finalidad es fortalecer los músculos y la elasticidad física, mejorar la concentración, liberar preocupaciones y trabajar la respiración.

2. Tai chi Chen

Por otro lado, esta modalidad es más para personas que tienen mayor resistencia corporal y buscan liberar energía o una actividad física dinámica. Se trata de mantener de una forma ininterrumpida un estado de relajación y luego soltar un movimiento firme y fluido. Sin embargo, estos movimientos no son tan exigentes, así que no necesitas tener una alta resistencia física para realizarlo.

Beneficios del Taichí para nuestra salud

Como es una actividad física completa, el Taichí puede traernos diversos beneficios que podemos aprovechar.

1. Actividad diversa

El Taichí es una práctica donde, como ya lo hemos mencionado, trabajas tu cuerpo completo, por lo que puedes observar resultados favorables en tu figura. Pero además ayudas a otras áreas de tu cuerpo como el equilibrio, la orientación, la coordinación y el tono muscular. Sin embargo, no cometas la equivocación de creer que es una actividad sencilla, pues tiene una exigencia que sentirás en todo tu ser cuando termines la sesión.

2. No conlleva complicaciones

Como son rutinas de bajo impacto, no necesitas levantar pesas o tener un alto nivel de resistencia física, es indicado para personas de cualquier edad y por supuesto, no supone un riesgo para la salud o que pueda generar lesiones o desgarres musculares. Siempre y cuando tomes conciencia en realizar de manera adecuada todas las posiciones, en lugar de forzarlas o apresurarte.

3. Meditación en movimiento

De esta manera es también conocido el Tai chi, ya que ejercitas tu mente y tus emociones para conseguir un equilibrio y una estabilidad que te permitan dejar a un lado las preocupaciones y concentrarte en la actividad. Por supuesto, trayendo resultados posteriores de calma y relajación.

4. Equilibrio anímico

Gracias al trabajo emocional y psicológico, consigues una mejoría en el estado de ánimo y en la energía general del organismo. De manera que puedas enfrentar los problemas con una actitud más positiva, evitar desgastarte mientras pasa el día, cambiar tu estilo de vida y tener una mejor disposición a afrontar problemas cotidianos.

5. Mejora tu resistencia

Aunque sean ejercicios sencillos y de bajo impacto, posee la suficiente fuerza para que el cuerpo lo aprecie, ¿de qué forma? reduciendo el cansancio diario, evitando el agotamiento físico producto del estrés, generando mayor resistencia para recorrer largas distancias, aumentar el tono muscular o ayudando a tener esa figura ideal.

Esto se debe a que existe un notable aumento en la circulación sanguínea, en la flexibilidad de la piel, en la oxigenación cerebral y en la regeneración de las células cutáneas. Lo cual además trae el plus de hacer a nuestra piel una maravilla fresca y rejuvenecida.

6. Combate las enfermedades del organismo

Como las enfermedades arteriales, cardíacas, gastrointestinales, problemas para conciliar y mantener un sueño reparador, malestares generales y degeneración mental. De nuevo esto es gracias a que tu cuerpo está en movimiento y una vez que alcance el equilibrio ideal, combatirá por sí mismo las acciones dañinas del estrés.

7. Mejora el sistema respiratorio

Esto se debe al trabajo de respiración profunda y guiada que controla tanto las cantidades de bocanadas de aire que debemos tomar como su correcta expulsión. De igual manera, ayuda a expandir el pecho y enseña nuevas técnicas respiratorias que ayudan a tener un mejor control del mismo y a convertirlo en una herramienta de relajación propia.

8. Desarrollo de una nueva habilidad

Lo mejor de todo, es que es una habilidad que te ayuda con tu salud física y a encontrarte contigo mismo. Lo que te permite un mejor control sobre tu salud y las respuestas emocionales para concentrarte mejor en tu desempeño en el día a día, incluso fuera de las rutinas de Taichi.

9. Ayuda en la orientación

Quizás este beneficio no se observe de gran importancia, pero al no tener un buen control del equilibrio o el balance corporal, estamos propensos a sufrir alguna lesión al caminar, correr o levantar de forma inadecuada algo pesado. De igual manera, esta actividad es ideal para aquellas personas que poseen dificultades de orientación y control motor grueso, ya que fortalece a la mente a concentrarse en el trabajo correcto.

10. Reduce el dolor

Como trabajamos la respiración en conjunto con la relajación muscular y mental, podemos utilizar esta nueva capacidad para controlar nuestra respuesta ante los niveles de dolor automáticos a este, con la finalidad de que disminuya y no cause molestias duraderas.

Consejos extras a tomar en cuenta

No necesitas tener una preparación previa para iniciarte en esta práctica milenaria, pero puedes tener en cuenta los siguientes consejos.

  • Si no te encuentras cómodo o cómoda con tu estado físico actual, entonces puedes realizar caminatas previas por un par de semanas. Esto ayudará a que tengas una mayor resistencia y evites cansarte tan pronto.

  • Si quieres iniciarte en esta práctica pero no sabes como, entonces busca la guía de un experto en Taichi para que te oriente, regístrate en clases de esta actividad o busca videotutoriales guiados para realizar en casa.

  • Practica en un lugar donde no existan elementos distractivos, en cambio busca realizarlo en tu jardín, un parque tranquilo o colocar música relajante para ayudar a concentrarte en los ejercicios.

  • Utiliza ropa cómoda, que permita que tengas libertad de movimientos, que no te cause irritación o produzca tensión en los músculos para evitar alguna lesión.

  • Recuerda ser honesto contigo mismo y realizar la modalidad que más se ajuste a tu situación de salud actual. Luego puedes ir colocándote más exigencias para aumentar tu resistencia.

  • Mantén la mente abierta y deja atrás los prejuicios, la idea es que puedas sentirte mejor con tu interior con un trabajo activo que se refleje en el exterior. No importa si al comienzo no lo haces del todo bien, con la practica vas a ir mejorando, no te preocupes tampoco de que tus compañeros puedan señalarte porque ellos alguna vez fueron principiantes y entenderán tu situación.

Como ves, existen otras alternativas además de los ejercicios en el gimnasio o de resistencia corporal, que puedes disfrutar y obtener grandes beneficios. ¿Te atreverás a unirte al mundo del Taichí?

Elvira Cuesta

Elvira Cuesta

Psicóloga clínica

Elvira Cuesta (Madrid, 1994) es Graduada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y es Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad de Barcelona. Está especializada en periodismo científico, y es colaboradora habitual en revistas como La Guía Femenina y MedSalud.