Tengo un bulto en la ingle: ¿cuál puede ser la causa?

Descubre los motivos por los que pueden aparecer estos molestos bultos.
Causa de los bultos en las ingles

¿Te ha salido un bulto en la ingle y no sabes cuál puede ser la causa? Se trata de algo bastante frecuente, aunque sus causas pueden variar. Así, dependiendo de las características del bulto (color, forma…), la causa será una u otra.

En este artículo hablaremos de 5 posibles causas que originen un bulto en la ingle. Además, mencionaremos algunos remedios naturales para suavizar el bulto o aliviar sus síntomas en el caso de que se trate de un quiste.

Posibles causas de un bulto en la ingle

A muchas personas les ha pasado, el hecho de notarse un pequeño bulto en la ingle casi por casualidad (o debido a una sensación de dolor). Cuando localizamos alguno de estos bultos, nos solemos preocupar. Sin embargo, no todos son motivo de preocupación, ya que, dependiendo de la causa, este bulto no tiene por qué ser grave.

Pero, ¿cuál puede ser la causa de un bulto en la ingle? En realidad existen diversas causas que lo explican. Para conocer la respuesta, deberemos fijarnos en algunas características del bulto: ¿es de color rojo, amarillo o blanquecino?, ¿duele al apretar?, ¿se desplaza si lo presionamos? Las respuestas a estas preguntas nos darán las primeras pistas para saber a qué se debe este bulto en la ingle.

En este artículo hablaremos de 5 posibles causas de esto.

1. Pelo enquistado

Un bulto en la ingle puede estar causado en realidad por un pelo enquistado. Esta causa es bastante frecuente entre los adultos. Este tipo de bultos suelen aparecer con cierta rojez alrededor. Aparecen como consecuencia de la depilación; por eso debemos evitar depilarnos de nuevo esa zona, al menos temporalmente. El aspecto del bulto en este caso es rojizo, y suele doler al tocarlo.

Cuando esto ocurre, no tenemos por qué preocuparnos, ya que no es nada grave. Un consejo es exfoliar la zona. También podemos acudir a la farmacia para que nos den algún producto que pueda aliviar la pequeña inflamación; por ejemplo cremas antibacterianas, cremas con esteroides, etc.

Este tipo de productos pueden evitar que se sobreinfecte el bulto; podemos utilizar también una gasa para cubrir el bulto y evitar su contacto con las prendas de vestir. Sin embargo, siempre deberemos consultar con el/la farmacéutico/a o con un especialista. Si el bulto no desaparece y se vuelve más grande o doloroso, deberemos acudir a un médico.

2. Quiste

Un bulto en la ingle también puede aparecer a consecuencia de un quiste. Los quistes son pequeños bultitos, redondos y de un color blanquecino. En ocasiones también pueden ser amarillo. Estos bultos, a diferencia de los anteriores, no duelen (a no ser que estén infectados), y se pueden mover bajo la piel al presionarlos. Se trata, en realidad, de pequeñas bolas de grasa.

Generalmente no son graves, aunque si se complican (si duelen mucho, si se infectan…) deberemos acudir a un especialista para que lo extirpe. Es por ello que deberemos estar atentos a si cambian de color o de tamaño a medida que pasan los días.

Remedios caseros para los quistes

En el caso de que nuestro bulto en la ingle sea en realidad un quiste o pequeña acumulación de grasa, existen algunos remedios caseros o naturales para tratarlos. Antes, pero, recordemos que siempre deberemos acudir a un especialista que nos confirme el diagnóstico.

Algunos de estos remedios son: utilizar aloe vera; el aloe vera es un ingrediente natural muy beneficioso para la piel. Puede ayudar a luchar contra las bacterias que estén infectando el quiste, y aliviar los síntomas como el dolor. También podemos utilizar aceite de árbol de té, otro ingrediente natural con propiedades antiinflamatorias, que puede ayudarnos a curar la infección.

Otro remedio natural consiste en aplicar calor húmedo al bulto y la zona enrojecida. Podemos optar por usar un paño caliente y un poco húmedo, o una manta eléctrica en el caso de que la tengamos. Estas técnicas pueden ayudar a cicatrizar el bulto.

Finalmente, otro consejo o remedio natural es seguir un estilo de vida saludable. Esto implica seguir una alimentación equilibrada, variada y sana, y practicar ejercicio físico diario (o dos o tres veces a la semana), aunque solo sea caminar media hora al día.

3. Tumor maligno

Un bulto en la ingle también puede estar originado por un tumor maligno; en este caso el bulto es duro al tacto, y no se puede desplazar bajo la piel al presionarlo (a diferencia del caso anterior). Es decir, permanece “anclado”.

Por otro lado, no suele doler, ni siquiera cuando hacemos un esfuerzo físico. Sus causas pueden ser: un linfoma, un cáncer vulvar, un cáncer vaginal, de pene, de recto, de testículos, etc. Para tratarlo deberemos acudir a un médico, y que nos prescriba el tratamiento adecuado (cirugía, quimioterapia…).

Bulto en la ingle

4. Hernia inguinal

Otra posible causa del bulto en la ingle es tener una hernia inguinal. Esta puede ser innata (es decir, de nacimiento) o congénita, y aparecer de más mayor. Pero, ¿qué son las hernias inguinales? Son pequeños bultos que se producen porque una parte de la membrana que recubre la cavidad abdominal o el intestino, sobresale por algún orificio débil situado en el abdomen.

Las hernias inguinales son más frecuentes en hombres que en mujeres. El bulto que se produce suele doler al presionarlo, y también cuando cargamos pesos pesados o cuando tosemos. Su tratamiento suele ser quirúrgico (cirugía).

Por otro lado, los síntomas que causa una hernia inguinal suelen ser, además de los comentados: sensación de escozor en la zona del bulto y sus alrededores, así como sensación de incomodidad y de presión en la ingle. La causa de las hernias inguinales suelen ser desconocidas, aunque se habla de tres: un gran esfuerzo cuando defecamos, padecer una tos crónica o estar embarazada, en el caso de las mujeres.

5. Ganglio inguinal

Un ganglio inguinal inflamado también puede explicar el bulto en la ingle que te ha aparecido. Este tipo de bultos, son en realidad ganglios linfáticos situados en la zona de la ingle.

Se trata de defensas del cuerpo, que se encargan de filtrar la linfa (un líquido que procede de la sangre y que circula entre los vasos linfáticos y las venas) para proteger al organismo de cualquier microorganismo maligno. Es decir, evita que estas sustancias penetren en el organismo.

Un bulto en la ingle en los niños

Aunque a lo largo del artículo hemos hablado de un bulto en la ingle en el caso de los adultos, estos también pueden aparecer en niños. Sus causas suelen ser hernias inguinales, y acostumbran a aparecer a lo largo del primer año de vida.

Es por ello que se suelen detectar fácilmente, especialmente los pediatras en revisiones rutinarias. En estos casos se debe acudir al profesional correspondiente.

Referencias bibliográficas:

  • Arlette Adauy E., Hugo Salinas P., Benjamín Naranjo D., Beatriz Retamales Mª. (2006). Quistes Vaginales. Revista Chilena Obstetricia y ginecología, 71(4): 252-258.

  • Llanos, O. (2004). Historia de la cirugía de la hernia inguinal. Revista Chilena de Cirugía, 56(4): 404-409.

  • SEMG Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia. (2010). Manual de Medicina General y de Familia. Editorial Médica Panamericana.

María González Sanz

María González Sanz

Médico de cabecera

María nació en Terrassa en 1992. Es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona, y actualmente está realizando el periodo de residencia como especialista en Medicina Familiar. Escribe en La Guía Femenina semanalmente enriqueciendo nuestro contenido con temas médicos de gran interés.